Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

VIDEO: A 6 meses de la explosión de Beirut, y aún no hay esperanza de justicia

Los ciudadanos libaneses nunca olvidarán que en ese momento, el 4 de agosto de 2020 a las 18:08 horas, se perdieron 204 vidas inocentes, más de 6.500 personas resultaron heridas, 200.000 hogares fueron destruidos, 300.000 personas se quedaron sin hogar y 70.000 trabajadores perdieron sus empleos.

Han pasado seis meses desde la explosión en Beirut que destrozó toda la ciudad, y las autoridades libanesas no han hecho justicia a los afectados.

Tras la explosión, la gente se vio obligada a levantarse cada día y recoger los pedazos de su ciudad para reconstruir lo que quedaba de Beirut, y levantarla de nuevo. Los ciudadanos libaneses nunca olvidarán que en ese momento, el 4 de agosto de 2020 a las 18:08 horas, se perdieron 204 vidas inocentes, más de 6.500 personas resultaron heridas, 200.000 viviendas quedaron destruidas, 300.000 personas se quedaron sin hogar y 70.000 trabajadores perdieron su empleo.

Nadie esperaba que se produjera una explosión masiva en un almacén, la magnitud de la explosión conmocionó al mundo entero. Los expertos han estimado que la onda expansiva en Beirut podría ser una de las explosiones no nucleares más fuertes jamás registradas. Los medios de comunicación locales chipriotas informaron de que la explosión pudo sentirse a más de 200 kilómetros de distancia en Chipre.

La pesadilla del 4 de agosto provocó escenas que "parecían una película de terror", dijo Khalil Haddad, residente en Beirut, esposo y padre de un niño. Khalil estaba siendo sometido a una operación menor en el hospital Al Roum, también conocido como Hospital San Jorge, a menos de un kilómetro del puerto. Relata pequeños detalles que no creyó importantes en ese momento pero que acabaron salvándole la vida. Minutos antes de la explosión se puso los zapatos para ir al encuentro de su mujer, que le esperaba en el vestíbulo de la recepción, para tomar un café antes de la operación. Nunca pudo imaginar que una tarea que realizaba a diario -ponerse los zapatos- le salvaría de que los restos del hospital se clavaran en sus pies descalzos.

LEER: El empresario sirio Haswani niega sus vínculos con los productos químicos de la explosión de Beirut

"Por cierto, no conocía la palabra 'trauma' hasta la explosión, ¿sabes? Es un término nuevo para mí", explica.

Los libaneses han estado lidiando con el aumento de la pobreza en todo el país, junto con la parálisis política, una crisis económica extrema y un cierre estricto debido al agresivo brote de coronavirus que ha puesto a todo el país bajo una presión extrema.

"Nuestra historia no terminó ese día. Nuestra historia para reconstruir y volver a ponernos de pie va a llevar años".

Sarine Dermesrobian, de 32 años, solía despertarse con la vista de los barcos que atracaban y salían del puerto, pero ese día, la fuerza de la explosión la arrojó al otro lado de su apartamento y los cristales rotos le cortaron el cuerpo. Sarine caminó descalza sobre los cristales rotos para llegar a un hospital, ya que ningún coche o ambulancia podía atravesar las zonas afectadas. Tenía un brazo roto, el estómago abierto y heridas abiertas por todas las piernas, pero no sentía el dolor; estaba decidida a vivir.

"Sinceramente, a nadie le queda ninguna esperanza, desde los más mayores hasta los recién nacidos. Estos bebés nacen sin esperanza", dice sobre la situación en todo el país.

El bombero Mehyeddine Baghdadi, de 22 años, perdió a todo su equipo de diez personas en la devastadora explosión, que en un principio se creyó causada por fuegos artificiales. Baghdadi fue una de las primeras personas en llegar al lugar de los hechos para empezar a cavar entre los escombros y encontrar a los miembros de su equipo, formado por nueve hombres y una mujer.

Los bomberos de Beirut habían recibido la orden de responder a un incendio que pensaban que había sido causado por fuegos artificiales que ya no estaban controlados, no tenían idea de que se dirigían a una escena devastadora de carnicería y destrucción.

Aunque se prometió una investigación sobre la explosión, que se esperaba que concluyera en cinco días, seis meses después los ciudadanos libaneses no están más cerca de recibir justicia. La investigación se ha estancado después de que dos ex ministros acusados en el caso presentaran una moción pidiendo al Tribunal de Casación del Líbano que sustituyera al juez asignado para encontrar a los responsables y hacerlos rendir cuentas.

Human Rights Watch se ha sumado a los llamamientos para que se lleve a cabo una investigación independiente sobre la explosión, ante el temor de que los políticos libaneses no permitan nunca una investigación que haga rendir cuentas a los responsables.

Casi siete años después de que se permitiera la entrada de 2.750 toneladas de nitrato de amonio altamente explosivo en el puerto de Beirut y se dejara en un almacén que no estaba diseñado para almacenar un material tan volátil, Beirut ha cambiado para siempre. Seis meses después, quienes viven con las cicatrices de aquel día están perdiendo la esperanza de que las autoridades les hagan justicia.

LEER: 10 muertos en Somalia tras un ataque de Al-Shabab a un hotel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioVideos y Fotos Historias

Charline Bou Mansour es una cineasta y periodista británica de ascendencia libanesa, que vive y trabaja en Londres.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines