Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El decreto para las elecciones simboliza la farsa democrática en Palestina

Palestinos portan carteles con la imagen del presidente palestino Mahmud Abás con una cruz roja durante una protesta contra él en Gaza 22 de marzo de 2018 [Ashraf Amra/Apaimages].

Las elecciones legislativas y presidenciales palestinas se celebrarán en mayo y julio, respectivamente, y la Autoridad Palestina está siguiendo meticulosamente el camino diplomático del presidente estadounidense Joe Biden. Se está preparando un barniz democrático que pretende reinstalar al actual líder de la AP, Mahmud Abbas, y Al Fatah se muestra complaciente.

El gobierno de Biden ha pedido a la AP que celebre elecciones. No para una representación democrática y libre del pueblo palestino, sino "para renovar la legitimidad en la Autoridad Palestina". ¿Renovar la legitimidad? El mandato de Abbas expiró en 2009. Preside una entidad corrupta que no tiene nada que ver con el compromiso de los dos Estados, que sólo garantiza más pérdidas territoriales para los palestinos para asegurar que "un Estado palestino independiente y viable" no vea la luz. ¿Legitimidad? ¿En serio?

Según los informes, Abbas se presentará a las elecciones como candidato presidencial de Fatah. Tiene 85 años, pero si hay que creer al primer ministro Mohammad Shtayyeh, la decisión de que se presente fue acordada por unanimidad, aunque algunos funcionarios de Fatah han expresado su desaprobación. Está muy lejos de 2011, cuando Abbas declaró que no se presentaría a la reelección durante uno de los anteriores intentos de unidad y reconciliación con Hamás.

Los palestinos están acostumbrados a la previsibilidad de Abbas en cuanto a faltar a su palabra. La era Trump puso de manifiesto la duplicidad de Abbas, ya que utilizó la retórica de la resistencia y "detuvo" la coordinación de seguridad con Israel, para luego dar marcha atrás cuando se conocieron los primeros resultados de las elecciones presidenciales estadounidenses.

LEER: Fatah quiere recuperar el control de Gaza antes de las elecciones

Su candidatura supone la normalización de la pérdida palestina. Bajo el gobierno cada vez más autoritario del presidente de la AP, los palestinos han sido silenciados por la diplomacia. La comunidad internacional ha financiado a la AP y la ilusión de la construcción del Estado hasta el punto de que la política palestina se ha convertido en sinónimo de Mahmoud Abbas, y no de forma positiva. Sin financiación externa, la AP no es nada. Con dinero en el banco, no es más que una extensión de la diplomacia internacional en Palestina, una ventaja para Israel y un desastre para el pueblo palestino. Sin embargo, incluso en su "nada", la AP sigue causando estragos, porque se niega a reimaginar Palestina a través de una visión del pueblo palestino.

Todo lo que Abbas se atribuye es contrario a la lucha anticolonial palestina. Sus decisiones políticas han reflejado la política estadounidense, israelí e internacional, pero nunca una sola demanda palestina. Por supuesto, para poner de relieve esas demandas sería necesario revisar la política palestina y disolver la AP. Abbas tiene mucho que perder si se decide, como mínimo, a intentar contrarrestar la narrativa internacional sobre Palestina, influida por Israel y Estados Unidos.

Además, la presidencia de Biden -que probablemente utilizará el legado de Trump en lo que respecta a Palestina, aunque insistiendo en el compromiso de los dos Estados- complementará el enfoque de Abbas. El líder de la AP, recuérdese, no tiene ningún poder o influencia real para insistir en una reversión de las políticas que impiden el establecimiento de un Estado palestino.

Las elecciones, o al menos su anuncio (pues quién sabe si se celebrarán alguna vez), complacerán a la comunidad internacional. Sin embargo, Palestina ha salido definitivamente del radar con los acuerdos de normalización, y habrá poca desaprobación en el extranjero si Abbas decide, una vez más, posponerlos indefinidamente.

La emisión de un decreto presidencial para convocar las elecciones simboliza la farsa democrática en Palestina. Sin embargo, esta ilusión de democracia será suficiente para la comunidad internacional, que no vería con buenos ojos la idea de un nuevo presidente elegido democráticamente, listo y dispuesto a sacudir la política palestina y desafiar a quienes no quieren ver representada la voluntad del pueblo en su liderazgo.

LEER: La israelización de la política exterior estadounidense es difícil de revertir

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónNoticiasOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines