Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La israelización de la política exterior estadounidense es difícil de revertir

Una delegación israelí encabezada por el asesor de seguridad nacional Meir Ben-Shabbat, y el asesor de seguridad nacional estadounidense Robert O'Brien y el asesor principal del presidente estadounidense Trump, Jared Kushner (L), abordan la aerolínea de la compañía de bandera israelí El Al el 31 de agosto de 2020 [Aeropuertos de Israel / Sivan Farag/Anadolu Agency].

Una de las normas de la política exterior de Estados Unidos es apoyar a Israel a todos los niveles, incluso si eso significa violar las leyes y normas internacionales.

Es probable que cada nuevo presidente estadounidense, antes de ser elegido, ya haya hecho ciertas promesas a favor de Israel durante su campaña electoral. En cuanto ese presidente toma posesión, esas promesas se convierten en acciones prioritarias, que suelen aplicarse en su primer año.

Además, es muy difícil que un nuevo presidente revierta cualquier medida adoptada por el presidente saliente, a menos que sea desfavorable para Israel -una rareza en la política exterior estadounidense-.

Joe Biden no es una excepción. El demócrata, que fue investido el miércoles, ya se ha comprometido a no revertir muchas de las políticas de su predecesor hacia Israel, aunque sean ilegales y contravengan abiertamente el derecho internacional. Por ejemplo, Biden ya se ha comprometido a no volver a trasladar la embajada de Estados Unidos a Tel Aviv después de que se trasladara a Jerusalén en mayo de 2018. Eso también supone reconocer la ciudad santa como capital de Israel. Biden sabe que esto es ilegal y va en contra de las resoluciones de las Naciones Unidas (ONU), pero no hará nada al respecto.

El traslado de la embajada a Jerusalén y la aceptación de la ciudad como capital de Israel no sólo son controvertidos, sino que violan varias resoluciones de la ONU, incluida la Resolución 242 de 1967, que consideraba a Jerusalén como una ciudad ocupada.

Biden tampoco retirará el reconocimiento de EE.UU. de los Altos del Golán como parte de Israel, a pesar de que su principal candidato a Secretario de Estado, Antony Blinken, en sus audiencias de confirmación, pareció comprometer a EE.UU. con la solución de los dos estados al declarar: "La única manera de garantizar el futuro de Israel como Estado judío y democrático y de dar a los palestinos un Estado al que tienen derecho es mediante la llamada solución de dos Estados". Definir a Israel como un Estado judío se convirtió en la política de Estados Unidos hace mucho tiempo, a pesar de ser una política de apartheid hacia los palestinos.

LEER: Joe Biden insta a realizar una "revisión exhaustiva" de la política estadounidense hacia Bahrein

Este tipo de política exterior, si se analiza con detenimiento, revela un patrón en el que la política exterior estadounidense suele seguir la de Israel, especialmente en Oriente Medio.

La primera prueba real de esta práctica puede surgir una vez que la administración Biden dirija su atención a Irán. Biden prometió llevar a Estados Unidos de vuelta al acuerdo nuclear iraní que el ex presidente Trump abandonó en 2018. Israel se opone firmemente a esta posible medida. El acuerdo está garantizado por la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada en 2015.

Durante el gobierno de Ronald Reagan (1981-1989), la política exterior estadounidense se alineó tanto con la de Israel. Podría decirse que la era Reagan fue el comienzo de la influencia de largo alcance de los partidarios de Israel en casi todas las administraciones posteriores, hasta la de Trump.

En su mayoría sionistas conservadores, como el ex secretario de Defensa Caspar Weinberger y el director de la Central de Inteligencia William Casey, rediseñaron por completo la política exterior de Estados Unidos, convirtiéndola en una imagen de la de Israel, aunque no sirviera a los intereses de Estados Unidos o molestara a sus aliados.

Durante la época de Reagan, por ejemplo, Israel amplió su política de "asesinatos selectivos", un término más suave para referirse a los asesinatos contundentes, especialmente dirigidos a altos dirigentes palestinos como Khalil Al-Wazir, conocido como Abu Jihad, que fue asesinado por agentes israelíes en su casa de Túnez en 1988.

Con el paso de los años, esa política se convirtió en una práctica normal de Israel, sin que Estados Unidos hiciera nada al respecto. De hecho, durante la administración Reagan, el propio EEUU adoptó la práctica ilegal israelí.

El ejemplo más famoso de la política de asesinatos fue el intento de matar al difunto líder libio Muammar Gaddafi en la noche del 15 de abril de 1986. El presidente Reagan ordenó la Operación Cañón de El-Dorado, que incluía ataques aéreos en varios lugares de Trípoli (Libia), incluida la casa de la familia de Gadafi. Unos 50 civiles murieron y decenas resultaron heridos en las incursiones nocturnas.

El uso más reciente de los "asesinatos selectivos" como herramienta de política exterior por parte de Estados Unidos, fue el asesinato del comandante iraní Qasem Soleimani el 3 de enero del año pasado, mientras visitaba Irak. Esa operación violó el derecho internacional dos veces: en primer lugar, por el asesinato en sí mismo, y en segundo lugar, por la violación de la soberanía de Irak, donde tuvo lugar el asesinato. Cuando se trata de violar el derecho internacional, Israel da el ejemplo y Estados Unidos casi siempre sigue su ejemplo, siempre y cuando esas violaciones sirvan a sus intereses. Durante los años de Trump, esto se convirtió en la norma. Retiró a Estados Unidos de los principales acuerdos internacionales, como el Acuerdo Climático de París de 2016. Dentro de su lema político "América primero", Trump también dio la espalda a la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Educación (UNESCO), que Estados Unidos abandonó en 2017, un año después de salir del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Su salida de la Organización Mundial de la Salud sigue pendiente. Sin embargo, no se efectuará tras la toma de posesión de Biden.

LEER: Los palestinos condenan las declaraciones de Blinken sobre la embajada de EEUU en Jerusalén

Retirarse de los acuerdos bilaterales y regionales se convirtió en otro rasgo de la política exterior del ex presidente Trump. Su administración cerró la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Washington, a pesar de reconocerla como representante del pueblo palestino que firmó los infames Acuerdos de Oslo de 1993 entre la OLP e Israel, bajo los auspicios de Estados Unidos. A Trump también se le atribuye la salida de la Asociación Transpacífica, un grupo comercial regional de una docena de países. También es famosa su amenaza a Canadá y México de anular el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, a menos que acepten renegociar sus términos, lo que hicieron en 2017.

Es probable que la política exterior del nuevo presidente estadounidense difiera drásticamente de la de su predecesor, pero el daño ya está hecho. Estados Unidos ya ha perdido su credibilidad internacional y su autoproclamado estatus de "guardián de las libertades civiles y líder del mundo libre".

Sin embargo, cuando se trata de Israel, es probable que el patrón continúe: se puede violar el derecho internacional siempre que sirva a Israel en primer lugar, y a Estados Unidos en segundo lugar. Estados Unidos seguirá dando cabida a todas las políticas israelíes, ya sean demoliciones de viviendas o el bloqueo de Gaza. Seremos testigos de una mayor israelización de la política exterior estadounidense en el futuro.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUS

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines