Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Tawakkol Karman pide a Biden que aplique "máxima presión" a los hutíes de Yemen

Tawakkol Karman el 10 de diciembre de 2011 [Flickr]

La Premio Nobel de la Paz yemení Tawakkol Karman ha instado al presidente estadounidense Joe Biden a ejercer la "máxima presión" sobre el gobierno dirigido por los hutíes de Yemen "para que se repliegue de su intento de golpe" y vuelva a lo que, según ella, se acordó en la Conferencia de Diálogo Nacional (CDN) de 2014.

Karman hizo estos comentarios en un artículo de opinión publicado en el Washington Post la semana pasada, en el que pedía al gobierno de Biden que mantuviera su promesa de poner fin a la devastadora guerra en Yemen y su apoyo y suministro de armas a la coalición liderada por Arabia Saudí, lo que califica de error por parte de Washington.

"Ahora mismo no hay ningún problema en Yemen o en Arabia Saudí que se resuelva con más bombas", observó Kamran. En lugar de más bombas en Yemen, que han contribuido a la peor crisis humanitaria del mundo, que incluye hambre, pobreza y enfermedades, sostiene que Yemen necesita soberanía e independencia.

Sin embargo, la premio Nobel, que en su día fue miembro del partido Islah, apoyado por Arabia Saudí, habiendo sido suspendido en 2018 por sus críticas a la coalición, también cree que más sanciones al gobierno de facto con sede en la capital, Saná, serán una solución para acabar con el conflicto y poner fin a la injerencia de Irán en el país.

LEER: Irán celebra la disposición de Arabia Saudí a negociar

La decisión de designar al movimiento hutí, formalmente conocido como Ansarallah, como organización terrorista fue aprobada por el predecesor de Biden, Donald Trump, como uno de los últimos actos de su administración, a pesar de las amplias críticas de organizaciones de ayuda, analistas e incluso algunos altos funcionarios estadounidenses que argumentaron que será contraproducente y socavará los esfuerzos humanitarios, sobre todo porque el gobierno liderado por los hutíes controla la mayoría de los centros de población del país.

Ayer se informó de que 22 grupos de ayuda que trabajan en Yemen se han sumado a los crecientes llamamientos al gobierno de Biden para que revoque la designación del movimiento hutí, afirmando que pone en peligro millones de vidas.

"Esta designación llega en un momento en que la hambruna es una amenaza muy real para un país devastado por seis años de conflicto, y debe ser revocada inmediatamente. Cualquier interrupción de las operaciones de ayuda para salvar vidas y de las importaciones comerciales de alimentos, combustible, medicinas y otros bienes esenciales pondrá en peligro millones de vidas", señala la declaración de los grupos de ayuda, entre los que se encuentran firmantes como Mercy Corps, el Consejo Noruego para los Refugiados, Oxfam, Save the Children y el Comité Internacional de Rescate.

El NDC, al que Karman ha dado su apoyo, formaba parte de la Iniciativa del Consejo de Cooperación del Golfo que vio cómo el presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi se convertía en presidente interino dos años antes, tras unas elecciones sin oposición en las que fue el único candidato, lo que provocó la oposición tanto de los separatistas del sur como de la toma conjunta del ejército hutí de la capital, Saná. El movimiento hutí también rechazó los resultados del CDN argumentando que dividía a Yemen en regiones pobres y ricas.

Categorías
NoticiasOriente MedioSmall SlidesUSYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines