Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Se cumplen 10 años del inicio de la Primavera Árabe en Egipto

Una multitud se reúne durante la revolución egipcia que tuvo lugar el 25 de enero de 2011 [Egypt Is The Gift Of The Nile/Facebook].

Hoy hace diez años, millones de egipcios se reunieron en la plaza Tahrir para protestar contra el dictador Hosni Mubarak, que gobernó Egipto durante 30 años.

Se enfrentaron a matones respaldados por el gobierno el 2 de febrero durante la Batalla del Camello, cuando los trabajadores turísticos cargaron contra la multitud y se enfrentaron a ellos fuera de la plaza.

La policía y el ejército les lanzaron gases lacrimógenos y dispararon contra la multitud, a pesar de ello, los que pudieron permanecieron en las calles.

El 11 de febrero, tras 18 días de protestas, el presidente Hosni Mubarak dimitió.

A pesar de la euforia inicial que siguió a ese acontecimiento, el ejército llevó a cabo una serie de movimientos orientados a recuperar el poder que culminaron en el golpe de Estado de 2013, que allanó el camino para el ascenso al poder del general Abdel Fattah Al-Sisi.

Al-Sisi pasó a dirigir la más dura represión contra los manifestantes en la historia moderna de Egipto, encarcelando a miles de miembros de la oposición en venganza por la revolución.

Los revolucionarios han sido calificados de terroristas a los ojos del Estado y de sus medios de comunicación. Muchos están en prisión o en el exilio.

LEER: La interpretación israelí en el décimo aniversario de la Primavera Árabe

Decenas de miles de críticos del gobierno están detenidos por cargos de motivación política y en prisión preventiva.

Varias mujeres influyentes han sido detenidas y encarceladas por cargos de "moralidad", como la violación de los valores familiares.

Los opositores desaparecen por la fuerza, son sistemáticamente torturados y se les niega la atención médica mientras están en la cárcel.

Al-Sisi ha intentado promocionarse como un defensor del terrorismo en la región y un ancla de estabilidad para ganarse el favor de los líderes occidentales.

Sus críticos dicen que no es ninguna de las dos cosas y que, de hecho, la represión continuada es la causa fundamental de la inestabilidad en Egipto.

LEER: El ciudadano estadounidense-egipcio Moustafa Kassem sobrevivió al furgón de la muerte de Abu Zabaal

Categorías
ÁfricaEgiptoEgiptoNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines