Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

EN EXCLUSIVA: El ciudadano estadounidense-egipcio Moustafa Kassem sobrevivió al furgón de la muerte de Abu Zabaal

El egipcio-estadounidense Mustafa Kassem [Twitter/haythamabokhal1]

Moustafa Kassem fue una de las ocho personas que sobrevivieron encerradas en un furgón policial a las afueras de la prisión de Abu Zabaal en 2013 junto a otros 37 detenidos que murieron asfixiados en su interior, según ha declarado a MEMO uno de los supervivientes en un furgón adyacente.

Kassem se convirtió más tarde en el primer ciudadano estadounidense en morir en una celda de una prisión egipcia tras la constante negligencia médica por su diabetes y su trastorno de tiroides durante su encarcelamiento.

Kassem fue detenido por primera vez poco después de la masacre de Rabaa, el 18 de agosto de 2013, cuando varios manifestantes y transeúntes fueron acorralados y metidos en varios furgones de prisión azules de Egipto.

En el furgón en el que estaba Kassem había 45 presos en un espacio lo suficientemente grande para 24.

Los llevaron a la prisión de Abu Zabaal, en las afueras de El Cairo, y los dejaron en el furgón a la intemperie durante seis horas sin agua, recuerda Ali Ahmed, un activista que participó en el levantamiento de 2011.

Era verano en Egipto y las temperaturas superaban regularmente los 40 grados. Las únicas ventanas de los furgones de la policía egipcia son pequeñas y están situadas muy arriba, con mallas por encima.

Dentro del furgón de Ali, el preso que estaba a su lado había recibido un disparo en el muslo y los guardias de la prisión le golpeaban en la herida de bala con la parte trasera de sus rifles. "Mátame ahora", le dijo el preso a Alí. "No puedo aguantar más".

Los agentes les ordenaron salir del furgón, les rociaron con gasolina y les amenazaron con prenderles fuego a todos, antes de ordenarles que volvieran al furgón.

En el interior, pudieron oír cómo los guardias de la prisión pedían una motosierra para abrir la furgoneta de Kassem, porque después de que las personas que estaban dentro murieran, cayeron contra las puertas que se abrían hacia dentro.

Ali, que ahora vive exiliado en España después de que las autoridades lo persiguieran por su activismo, dijo a MEMO que se informó ampliamente de que los presos murieron por asfixia después de que los guardias de la prisión arrojaran gas lacrimógeno en la furgoneta, pero él cree que murieron mucho antes y que el gas se arrojó para encubrir lo mucho que habían sufrido.

Tras el incidente, Ali y Moustafa Kassem fueron alojados en la misma ala de la prisión de Tora, que constaba de 18 celdas. Durante el tiempo de descanso se les permitía visitar las celdas del otro.

LEER: Egipto frustra el intento de venta de una estatua antigua

Cuando fue detenido, Kassem trabajaba como taxista en Nueva York y estaba en Egipto visitando a su familia. Se le acusó de ser espía y de participar en protestas.

Kassem negó todos los cargos que se le imputaban y dijo que estaba cambiando dinero en un centro comercial cercano a la plaza cuando le pidieron que mostrara su identificación.

Cuando la policía vio su pasaporte estadounidense, lo tiró al suelo, lo estampó, empezó a golpearlo y luego lo detuvo.

Kassem fue condenado a 15 años de prisión en un juicio masivo con más de 700 acusados, tras cumplir cinco años sin cargos.

En septiembre del año pasado, el Comité para la Justicia calculó que alrededor de 958 presos habían muerto por negligencia médica o tortura desde el golpe de Estado de 2013.

Durante el encarcelamiento de Kassem, altos funcionarios estadounidenses abogaron por su liberación, pero nunca la consiguieron. La tragedia no logró romper la relación especial entre Estados Unidos y Egipto y la ayuda militar estadounidense a este país siguió entregándose a razón de 1.300 millones de dólares al año.

Kassem escribió a Trump durante su encarcelamiento y le dijo: "Pongo mi vida en tus manos".

Ali dice que se le pidió a Kassem en múltiples ocasiones que renunciara a su ciudadanía egipcia a cambio de su liberación, una demanda común hecha a los presos políticos, pero él se negó.

El ex preso político Mohammed Soltan, que también estuvo encarcelado con Kassem, fue obligado a renunciar a su ciudadanía egipcia antes de ser liberado en Estados Unidos.

"Estados Unidos debería ayudarme como ciudadano estadounidense", dijo Kassem a Ali. "Soy inocente y me siento oprimido y ellos me ayudarán".

En ese momento todavía continuaban las protestas en las calles, por lo que Kassem tenía la esperanza de que realmente fuera liberado. Fue un acto de resistencia, dice Ali, que le hizo ganarse el respeto de sus compañeros de prisión y que esperaba que beneficiara a la revolución, aunque él mismo aconsejó a Kassem que lo hiciera.

Ali supo por amigos comunes que Kassem intentó más tarde renunciar a su ciudadanía egipcia para sobrevivir, pero la petición fue rechazada. Murió de un ataque al corazón mientras estaba en huelga de hambre en protesta por la injusticia y los malos tratos.

La era Sisi - Caricatura [Carlos Latuff/MiddleEastMonitor]

Categorías
Noticias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines