Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La política israelí está llena de conexiones militares

Los partidarios del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se reúnen en Tel Aviv en la noche electoral del 9 de abril de 2019 [THOMAS COEX/AFP/Getty Images]

El número de partidos políticos en Israel aumenta de forma inédita en vísperas de las próximas elecciones generales de marzo. Serán las cuartas elecciones en menos de dos años.

Quizá el más destacado de estos partidos sea Kahol Laffan, fundado por el alcalde de Tel Aviv, Ron Khaldaei. A él se han unido el ministro de Justicia, Avi Nissenkorn, que se separó del partido Azul y Blanco y dimitió de su cargo, y el ex jefe adjunto del Estado Mayor del ejército israelí, el general de división Dan Harel.

El lunes, Khaldaei presentó las líneas generales del programa de Kahol Laffan. Se aseguró de dar a conocer su servicio militar como piloto de caza en la Fuerza Aérea israelí, subrayando que participó en cuatro guerras lanzadas por Israel y que si eso lo califica para ser afiliado a la derecha, eso lo haría feliz.

Por supuesto, Khaldaei no es el primer israelí que entra en política y se comercializa a través de su historial militar, y no será el último. La política israelí está llena de antiguos soldados. Benjamín Netanyahu, por ejemplo, terminó su servicio militar como capitán, mientras que Benny Gantz fue Jefe del Estado Mayor.

Cuando se fundó Israel en la Palestina ocupada en 1948, su primer Primer Ministro, David Ben-Gurion, marcó la pauta para que el Primer Ministro ocupara también la cartera de Defensa. Esto duró hasta el nombramiento del General Moshe Dayan como Ministro de Defensa en vísperas de la Guerra de los Seis Días (1967). Este fue un punto de inflexión en dos sentidos: la separación de las funciones de primer ministro y ministro de defensa, y el nombramiento de una persona con un importante historial militar como ministro en un gobierno civil.

LEER: Reino Unido critica a Israel por la aprobación de nuevos asentamientos

El precedente establecido por Dayan se ha convertido desde entonces en la norma. Los antiguos oficiales superiores de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han ocupado el cargo de ministro de Defensa en la mayoría de las ocasiones desde 1967, paralelamente a la entrada de oficiales retirados en la política en mayor número.

Este hecho ha sido controvertido y ha planteado una serie de cuestiones, la principal de las cuales es la línea divisoria entre las actitudes y posiciones civiles y militares. ¿Hasta qué punto el personal militar mantiene y promueve una ideología militar después de pasar a la política civil?

Hay quienes creen que un militar siempre será un militar; el rango se mantiene siempre a partir de cierto nivel, incluso en la jubilación. Teniendo en cuenta esto, no cabe duda de que tiene una gran importancia en Israel, y el traslado habitual de altos oficiales del ejército a puestos de liderazgo político es un indicio de la militarización de la política israelí. Otra cuestión es si los antiguos militares se involucran en la política más allá de sus áreas de experiencia en un esfuerzo por aumentar la influencia de las FDI.

Esto sugeriría no que el ejército es relativamente fuerte, sino que las instituciones civiles en Israel son relativamente débiles, dejando un vacío que los militares pueden llenar. Muchos creen que esto último explica por qué la política israelí está llena de conexiones militares.

Traducido de Arab48, 13 de enero de 2021, y editado para MEMO.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines