Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Podría la Primavera Árabe ser realmente una conspiración israelí?

Tunecinos en el aniversario del derrocamiento del Presidente Zine El Abidine Ben Ali en Túnez, Túnez, el 14 de enero de 2020 [Agencia Yassine Gaidi/Anadolu]

Desde el inicio de la revolución tunecina hace diez años, algunos han acusado a las revoluciones populares árabes de ser una "conspiración israelí o americana". La intención ha sido condenar los levantamientos y acusar a los que participaron y pagaron un alto precio por hacerlo de trabajar consciente o inconscientemente como parte de esta conspiración. Es irónico que las partes enfrentadas hagan la misma acusación, dado que se odian mutuamente. Una es partidaria de los regímenes tradicionales de la región, el llamado "Eje de la moderación" (Arabia Saudí, Egipto, Jordania y los Estados del Golfo Arábigo, aparte de Qatar), y la otra es el "Eje de la resistencia" (una alianza política entre Irán, el régimen de Assad en Siria y el Hezbolá del Líbano).

Existe un contexto histórico para el desarrollo de las posiciones de los dos ejes que debe tenerse en cuenta, ya que el primero desconfiaba de las revoluciones y las rechazaba por las propias alianzas de sus miembros con los regímenes amenazados. Había una preocupación generalizada de que se perdieran aliados y las revoluciones se extendieran a todos los países "moderados". Éstos se definieron como los vinculados a los Estados Unidos, por lo que cuando el levantamiento llegó a Egipto se presionó al gobierno de Obama para que apoyara al Presidente Hosni Mubarak y no lo condenara a la misma suerte que el derrocado Presidente de Túnez, Zine El Abidine Ben Ali.

Hipócritamente, cuando los medios de comunicación amigos del régimen en los Estados "moderados" promovían la idea de una "conspiración israelí" para desgarrar a los países árabes a través de las revoluciones, sus equipos diplomáticos se coordinaban con los diplomáticos de Israel para ejercer presión en Washington y otras capitales occidentales para que apoyaran al régimen de Mubarak. Israel no ocultó su apoyo diplomático a Mubarak, y la posición de las capitales árabes "moderadas" también era clara en cuanto a rechazar las revoluciones populares y calificarlas de sabotaje.

¿Cómo, entonces, podemos creer que el "Eje de la Moderación" afirme que las revoluciones fueron una "conspiración israelí" dada la clara posición de los líderes del estado de ocupación? ¿Debemos aceptar que Israel enviaba a sus diplomáticos a apoyar a Mubarak para que la conspiración tuviera éxito?

LEER: 200 personas detenidas en las protestas de Túnez

El "Eje de la Resistencia" y sus partidarios, por su parte, declararon su claro apoyo al comienzo de la Primavera Árabe y consideraron que se trataba de una revolución contra los regímenes conocidos por su normalización con la ocupación y "sumisión al proyecto imperialista". Desde el interior de este eje, Irán anunció la misma posición, y el Guía Supremo Alí Jamenei consideró los levantamientos como una extensión de la Revolución Islámica de 1979 en su país.

Cuando la Primavera Árabe llegó a Siria, las posiciones de este eje comenzaron a cambiar, y la oposición a Bashar Al-Assad fue vista como una conspiración "israelí, americana y cósmica" contra la "resistencia". Todos los que apoyaban el levantamiento en Siria fueron acusados de participar en esta conspiración. Sin embargo, ¿apoyó Israel realmente la revolución popular contra Assad? Un análisis de las declaraciones oficiales de los políticos y militares israelíes, así como de las investigaciones y estudios realizados por los think tanks israelíes a comienzos de la revolución siria, confirma que Tel Aviv no estaba conforme con ella.

No me baso en las explicaciones de algunos partidos pro-revolución, que creen que la "hostilidad" del régimen de Assad hacia el Estado de ocupación es sólo un acto. Tales explicaciones no son mejores que las teorías de "conspiración israelí". Vean lo que los israelíes dijeron en realidad.

Los líderes del estado de ocupación no estaban dispuestos a apoyar la revolución siria porque adoptaron una política de "mejor el diablo que conocemos que el diablo que no conocemos". El régimen de Bashar Al-Assad es una continuación del régimen de su difunto padre y es previsible en lo que respecta a su "disputa" con Israel; este último se ha acostumbrado a ello y sabe cómo tratarlo. Tel Aviv no puede predecir cuál será la política de un gobierno post-Assad.

Además, Tel Aviv es consciente del apoyo de todo el pueblo árabe a la causa palestina y su rechazo a la ocupación israelí y al propio proyecto sionista. Por lo tanto, teme unas elecciones verdaderamente democráticas en Siria y en otros lugares en caso de que produzcan un gobierno popular que tenga un claro mandato para apoyar a los palestinos. Este temor se ve agravado por el éxito de los partidos islamistas en las elecciones egipcias y palestinas.

LEER: Quién teme a los Hermanos Musulmanes y porqué

Finalmente, Israel no quiere ver una democracia exitosa en el mundo árabe, porque esto socavaría su narrativa de que sólo ellos "son la única democracia en Oriente Medio". El estado de ocupación utiliza esta narrativa para ganar apoyo en Occidente, en términos de opinión pública, académica y medios de comunicación, así como a nivel gubernamental.

Por eso Israel teme a la revolución siria; no la apoya, y tampoco aboga en Occidente en nombre de la oposición siria. En cambio, prefiere que la situación en Siria se encamine hacia el desmantelamiento del Estado y el debilitamiento de los enemigos de Israel, tanto el régimen y sus aliados por un lado, como la oposición y las fuerzas populares por otro. Lamentablemente, esto es lo que ha sucedido debido a la violenta respuesta del régimen de Assad en materia de seguridad a las protestas inicialmente pacíficas de 2011, que exigían reformas políticas, y a la interferencia regional que esa respuesta permitió en última instancia.

Pasando a la actualidad, ¿cuál es la posición de Israel sobre los países de la Primavera Árabe? Apoya al régimen de Abdel Fattah Al-Sisi, que representa la derrota de la revolución en Egipto, y apoya al mariscal de campo Khalifa Haftar, el apoderado de la contrarrevolución en Libia. Israel teme la estabilidad en el Yemen y una transformación democrática exitosa en Túnez. Por lo tanto, el Estado de ocupación apoya claramente al campo contrarrevolucionario - el "Eje de la moderación" - y es hostil a las revoluciones árabes por razones totalmente relacionadas con sus propios intereses.

El resultado neto diez años después favorece a Israel. Sin embargo, el conflicto en el mundo árabe entre la gente común que busca la libertad y la dignidad, y las minorías gobernantes cuya legitimidad proviene de Washington y Tel Aviv, continúa.

Lo que más teme la ocupación israelí es la victoria del pueblo en este conflicto, porque todos los pueblos árabes apoyaban a Palestina antes de las revoluciones y seguirán haciéndolo después. Sin embargo, no podrán traducir su apoyo a los palestinos a menos que primero resuelvan su lucha contra la tiranía en sus propias tierras.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 13 de enero de 2021. Ha sido traducido y editado para MEMO.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoIsraelOriente MedioSiriaTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines