Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos en Israel se engañan si votan a Likud

Un hombre árabe-israelí llega a un colegio electoral, decorado con retratos de políticos israelíes, para emitir su voto para las elecciones parlamentarias en la ciudad beduina de Rahat, cerca de la ciudad de Beersheba, en el sur de Israel, el 2 de marzo de 2020. [HAZEM BADER/AFP vía Getty Images]

El sufrimiento de los palestinos dentro de Israel no se limita a la injusticia y el racismo a los que están expuestos -como la Ley del Estado de la Nación Judía, por ejemplo- o a la violencia, los asesinatos y los tiroteos a los que se enfrenta la comunidad, incluido el intento de asesinato del Dr. Suleiman Agbaria, ex alcalde de Umm Al-Fahm y uno de los líderes del Movimiento Islámico del Norte encabezado por el jeque Raed Salah. Este último ha sido perseguido por las autoridades durante decenios y actualmente está en prisión. Su sufrimiento ha alcanzado un nivel político en forma de la extraña tendencia a apoyar al partido de derecha Likud, encabezado por Benjamin Netanyahu.

Un artículo titulado "Bibi Habibi" en Yedioth Ahranoth el viernes señaló la posibilidad de que decenas de miles de ciudadanos palestinos de Israel, por primera vez en sus vidas, voten por el partido Likud. El informe mencionaba algunos testimonios sorprendentes y extraños sobre la autenticidad y el patriotismo palestino que exige dignidad y no abandonar la identidad nacional, y ser atraídos por los líderes e iconos de las políticas racistas de Israel con el pretexto de "queremos vivir".

Entre esos testimonios se encuentra el de Mustafa Houboub, que vive en Umm Al-Fahm. "Si Bibi [Netanyahu] consiguió la paz con cinco países árabes y nosotros formamos parte de los árabes, entonces esto significa que nos trata como iguales", dijo Houboub. "Netanyahu ha cambiado para mejor y no me importan sus motivos, lo importante para mí es que quiero igualdad, quiero electricidad, infraestructuras y presupuestos".

Otro ciudadano llamado Hisham Suleiman dijo, "Somos una nación, ¿a quién le importa Mahmoud Abbas? Netanyahu es el mejor. Sin los árabes, ¿cómo construirán sus casas? ¿Quién preparará su comida? ¿Quién hará el trabajo de mantenimiento y reparación? Sin los judíos, ¿cómo podemos tener tecnología avanzada, bancos y una economía?"

LEER: Los partidos de derecha israelíes se unen para excluir al Likud de Netanyahu

Creo que el desarrollo de tales puntos de vista, que son rechazados ampliamente en los círculos palestinos, y que son moralmente repugnantes, es en realidad una forma importante de sufrimiento político para los palestinos dentro de Israel. Sin embargo, esas posiciones pueden haber sido alentadas por Mansour Abbas, de la rama meridional del Movimiento Islámico, que recientemente se ha acercado a Netanyahu. Esto es evidente en el tamaño de la brecha política entre las ramas norte y sur del movimiento.

Se prohíbe a los partidos israelíes filmar en los colegios electorales, en señal de protesta contra el Likud - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Lo que Adam Raz reveló en Haaretz el sábado puede servir de recordatorio para aquellos que piensan en acudir en masa al Likud y caer directamente en las trampas de Netanyahu. Raz escribió sobre el opresivo gobierno militar que prevaleció en las áreas palestinas de Israel después de la Nakba, al que más del 85% de los palestinos estuvieron sometidos durante 18 años. Citó a Yehoshua Palmon, asesor del Primer Ministro David Ben-Gurion, quien declaró que los gobernantes militares del Triángulo de las ciudades árabes utilizaban lo que llamaban "presiones ilegales durante los interrogatorios de los residentes [palestinos], tales como el uso de perros, amenazas y similares".

Raz transmitió otros testimonios sobre el gobierno de Israel con mano de hierro, así como lenguaje insultante y violencia contra niños, específicamente amenazas de votar por un determinado candidato. También reveló las confesiones de algunos policías israelíes:

"¿Se sintió usted imbuido del sentimiento de que los árabes son los enemigos del Estado de Israel?" preguntó a un policía.

"Sí", fue la simple respuesta.

"¿Matarías a alguien? ¿Incluso a una mujer, o a un niño?"

"Sí".

Raz añadió entonces que el aparato del gobierno militar fue desmantelado hace años, pero su espíritu sigue vivo en Israel y fuera de él, sobre todo en los territorios palestinos ocupados.

¿Los palestinos delirantes de Israel que están pensando seriamente en apoyar al Likud en las próximas elecciones no entienden lo que la abrumadora mayoría de su pueblo sabe muy bien; que Israel es un estado de ocupación de colonos y que el Likud es un movimiento racista que no quiere el bien de los árabes y los palestinos?

 

Este artículo apareció por primera vez en árabe publicado por el Centro de Información Palestina el 10 de enero de 2021.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines