Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Atrapados entre la Covid y los colonos: Cómo una escuela de la Ribera Occidental está luchando por sobrevivir

En toda Palestina, las escuelas están cerradas para tratar de detener la propagación del virus, pero la escuela primaria de Al-Maleh se ha esforzado por ofrecer enseñanza a distancia, debido a la falta de Internet y de electricidad en la aldea.

Para los 170 alumnos de la aldea de Al-Maleh en Cisjordania, el viaje de tres horas a la escuela fue arduo. A veces tardaban tres horas después de superar los controles de seguridad israelíes, algunos a pie y otros en burros. Con el tiempo, muchos de ellos simplemente dejaron de ir.

A mediados de 2019, Mahdi Daraghma, presidente del consejo local, instaló dos tiendas de campaña que sirvieron como escuela improvisada para los niños con la esperanza de que tenerla cerca animara a los alumnos a asistir a las clases.

Funcionó, pero había otros desafíos. En los meses de invierno los alumnos temblaban y se frotaban las manos, por lo que Mahdi pidió financiación a las organizaciones internacionales. Cuando llegó un año más tarde, utilizó el dinero para construir cuatro aulas, cada una de ellas de 15 por 20 metros cuadrados, con paredes de ladrillo y techo de hojalata.

Si se mira hacia el norte desde la Escuela Elemental Mixta de Al-Maleh, se pueden ver las montañas de Khirbet Jabaris; al sur están las Montañas de Salama y al este la frontera con Jordania. La hierba artificial bordea el patio de recreo y una valla de malla metálica lo rodea.

En el interior, hay dos grados en un aula y los alumnos comparten pupitres. No hay electricidad ni Internet, pero al menos los niños tienen acceso a las clases: "La escuela es muy importante para los niños y la comunidad de la aldea", dice Mahdi. "Los estudiantes se despiertan ahora a una hora normal y los padres pueden hacer un seguimiento de sus hijos e ir a hablar con los maestros ya que está cerca de sus casas".

LEER: Colonos israelíes piden la demolición de la Cúpula de la Roca

Hanan Dabak comenzó en la escuela como profesora voluntaria, cuando todavía estaba compuesta por tiendas de campaña, enseñando árabe, matemáticas, inglés y educación nacional. Ahora trabaja allí oficialmente y recibe su salario del Ministerio de Educación palestino.

Durante aproximadamente una semana, todo en la nueva escuela iba bien. Luego llegó un aviso a la oficina de Mahdi de la administración civil del ejército israelí - La escuela elemental Al-Maleh iba a ser demolida con el pretexto de que había sido construida en un área arqueológica. Con eso, se convirtió en una de las 44 escuelas en toda la Cisjordania ocupada que actualmente corren el riesgo de ser demolidas.

El propio Mahdi fue arrestado y detenido durante cuatro horas y cuando fue liberado el ejército confiscó su coche y su tractor, que todavía no han devuelto. Ha presentado un recurso ante un tribunal israelí para impugnar la orden de demolición, pero no ha recibido respuesta alguna.

El 17 de diciembre de 2020 se emitió un segundo aviso de demolición en el que se informaba a Mahdi de que en 96 horas el ejército israelí destruiría el nuevo edificio.

"No aumentamos el tamaño de la escuela. Sólo construimos una escuela en la misma zona de las tiendas. Sólo cuatro aulas con ladrillos y hojalata", dice, haciendo una pausa.

El objetivo es que los palestinos no tengan nada.

"La orden de demolición de la escuela forma parte de las políticas de apoyo a los asentamientos, porque si aceptan la escuela, creen que eso dará a los ciudadanos un motivo para quedarse en la zona", añade Hanan. "Porque si la escuela está lejos de donde vive la gente, la gente dejaría la zona para ir a lugares con servicios".

Después de recibir el aviso, los maestros levantaron un cartel fuera de la escuela y lo pegaron a la valla, mostrando el nombre de sus financiadores. La UE, Bélgica y Dinamarca están todos allí. Hanan y los otros dos profesores esperan que esto pueda disuadir al ejército de arrasarlo.

"Como profesores nos sentimos muy tristes cuando nos enteramos de que la escuela será demolida, y que el futuro de muchos alumnos estará en peligro y no hay nada que podamos hacer", dice Hanan. "Por muy tristes que nos sintamos, nunca mostramos a los estudiantes, y los animamos y decimos que nos quedaremos aquí."

"¿Qué peligro supondría para la ocupación israelí que un estudiante de seis o nueve años para emitir una orden de demolición al único lugar donde tienen para asistir a clases, la única escuela a la que pueden llegar?", pregunta.

"El estado psicológico de los niños, el miedo y la ansiedad es preocupante. Muchos estudiantes vienen a hablarme y me dicen: "Srta. Hanan, tengo miedo de que el ejército israelí nos ataque, o los colonos ataquen la zona y nos hagan daño".

LEER: Los saudíes dejan de contactar con Israel por la noticia filtrada de una reunión entre MBS y Netanyahu

Al-Maleh es un pueblo beduino situado en la Gobernación de Tubas y los Valles Septentrionales, que está registrado como Zona C y ha estado bajo el control total de Israel desde los Acuerdos de Oslo.

La zona ha sido clasificada como zona militar y reserva natural, lo que significa que está fuera de los límites de los palestinos. Mahdi dice que mientras que aproximadamente 19 estructuras palestinas, en su mayoría hechas de carpas y tiendas, recibieron órdenes de demolición en 2020, los asentamientos israelíes se han ampliado.

"Desde 1967 hasta ahora, la ocupación israelí ejerce las más atroces violaciones contra los civiles de Al-Maleh", dice Mahdi. "Se prohíbe la construcción, se prohíbe cualquier infraestructura o servicio, la gente del pueblo vive en campamentos".

Al-Maleh es una zona agrícola y la población depende de ovejas y vacas para ganarse la vida, pero no es fácil porque no hay servicios esenciales, incluida la electricidad. Los residentes importan agua por aproximadamente 20 shekels la taza, explica Mahdi.

La aldea está rodeada por cinco puestos avanzados de asentamiento y sus habitantes asaltan y atacan a los palestinos diariamente, informan los lugareños, incluso impidiéndoles entrar en sus campos para atender a sus animales. El ejército israelí ha confiscado unos 30 tractores a los agricultores de la comunidad.

"Durante los dos últimos años, se ha impedido a los agricultores cultivar sus tierras", dice Mahdi. "Confiscan cualquier tractor que entre en la tierra con el pretexto de que es una zona militar. A los colonos, sin embargo, se les permite cultivar y criar su ganado".

A los desafíos que enfrentan estos pobladores se suma la pandemia mundial de coronavirus, que ha hecho bajar el precio de los productos a medida que la demanda ha disminuido. Además, ha hecho más difícil el transporte de leche y productos de queso en medio de las restricciones de viaje.

En toda Palestina, las escuelas están cerradas para tratar de detener la propagación del virus, pero la escuela primaria de Al-Maleh ha tenido dificultades para ofrecer enseñanza a distancia, debido a la falta de Internet y de electricidad en la aldea.

Después del aviso de demolición, 30 de los 50 estudiantes originales - de 1º a 3º grado - fueron traídos de vuelta para tratar de disuadir al ejército israelí de demoler la escuela. Mahdi explica que el número de escuelas que están siendo derribadas ha aumentado a medida que el ejército se aprovecha de los locales vacíos.

Mientras tanto, los maestros tratan de asegurar a sus alumnos que podrán continuar con su educación. "¿Cuándo el ejército israelí demolerá nuestra escuela?" preguntan a Hanan. "¿Dónde estudiaremos si lo hacen; continuaremos nuestra educación, tendremos que hacer el largo viaje por la mañana otra vez?"

Los padres también están preocupados. La madre de Mahmoud Zamil, uno de los alumnos de la escuela, dijo que está profundamente preocupada por la escolarización de su hijo y si él tendrá que hacer el difícil viaje una vez más sólo para que pueda aprender a leer y escribir. Otras madres y padres han preguntado a Hanan y Mahdi si tienen un plan para lo que sucederá si la escuela es realmente demolida.

"Si derriban la escuela, construiremos carpas de nuevo en su lugar", dice Mahdi. "Si derriban las tiendas, les enseñaremos bajo los árboles. Los estudiantes se quedarán allí, y seguiremos educándolos."

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines