Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía y los Estados del Golfo

Banderas turcas en Izmir, Turquía, el 17 de marzo de 2019 [Agencia Evren Atalay/Anadolu].

La felicidad de la reconciliación y la vuelta a la cooperación entre los Estados del Golfo no se limitó a los ciudadanos, sino que se extendió también a los países de la región. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía publicó una declaración al respecto, en la que transmitió que acogen "con beneplácito la demostración de una voluntad común para resolver el conflicto del Golfo y el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Qatar, que se anunció al final del 41º período de sesiones del Consejo de Cooperación del Golfo, en Al-Ula, en el Reino de Arabia Saudí".

En la declaración se expresó la esperanza de Turquía de que: "La declaración de Al-Ula firmada al final de la cumbre entre los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo y Egipto conducirá a una solución definitiva del conflicto". Añadía: "Como hemos subrayado en varias ocasiones, Turquía concede gran importancia a la unidad y la solidaridad del Consejo de Cooperación del Golfo. Junto con el restablecimiento de la confianza entre los Estados del Golfo, anunciamos nuestra disposición a hacer esfuerzos para mejorar nuestra cooperación institucional, con los países del Consejo de Cooperación del Golfo, del que Turquía es un socio estratégico".

No cabe duda de que esta medida adoptada por los países del Consejo de Cooperación del Golfo, a la luz de los grandes cambios y los numerosos problemas que se plantean a nivel mundial, puede contribuir a la reactivación del Consejo. Es un paso valiente y merece ser apreciado hacia este bloque, que se encuentra congelado desde 2017, y que se ha enfrentado al riesgo de división debido a las diferencias. No se puede negar la verdad sobre los esfuerzos realizados por Kuwait para asegurar la unidad de los Estados del Golfo, y para evitar la ruptura que ha ido aumentando durante tres años. En cuanto a Qatar, que ha estado sometido a un bloqueo muy duro durante tres años, su paciencia y sabiduría para hacer frente a esta situación es una posición respetable. Esta sabiduría quedó demostrada explícitamente en el discurso del Emir del país, el jeque Tamim Bin Hamad Al-Thani, en el que expresó: "Percibiendo la responsabilidad histórica en este momento decisivo en el camino del Consejo de Cooperación, y en cumplimiento de las esperanzas de nuestros pueblos, participé junto con nuestros hermanos en la cumbre de Al-Ula para sanar la ruptura, y todos tenemos esperanzas de un futuro mejor para la región".

LEER: Los Emiratos Árabes Unidos expresan su voluntad de normalizar los lazos con Turquía

El acuerdo del Golfo no es el primero en el mundo. Hay acuerdos similares que hemos visto recientemente, porque todos los países han estado lidiando con muchos problemas y desafíos, como la pandemia de coronavirus, la sequía, las crisis económicas y la falta de alimentos y agua, lo que ha llevado a los países a limitar las crisis políticas y a buscar soluciones. En este contexto, Turquía está trabajando en la revisión de sus relaciones con los países con los que se han producido tensiones y problemas en el último período. De hecho, Turquía tiene mucho interés en no romper inmediatamente las relaciones con otros países como resultado de las controversias, a menos que la otra parte las rompa, e incluso si las corta políticamente en ocasiones, apoya la continuación de las relaciones en el ámbito económico. Por ejemplo, la ocupación de Crimea no provocó una ruptura de las relaciones diplomáticas con Rusia, ni Turquía cortó sus relaciones con otros países como Grecia y Francia, incluso cuando se enfrentó a los conflictos y crisis más graves.

Los países del Consejo de Cooperación del Golfo deben aprender una gran lección de la crisis que ha vivido la región en los últimos tres años y adoptar medidas más serias para evitar que se repitan entre países hermanos en el futuro. Todo el mundo se dio cuenta de la magnitud de los daños causados por la crisis del Golfo a los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo y a la región. Los únicos dos ganadores de eso son, sin duda, los EE.UU. e Israel. Todos deben estar atentos y ser cautelosos para que no surjan crisis similares más adelante. Turquía siempre ha dado gran importancia a sus relaciones con los Estados del Golfo. El aumento del interés de la parte turca en el Golfo obedece a dos razones importantes: la primera es la Revolución Islámica en Irán en 1979, y la segunda está relacionada con el estallido de la guerra entre Irán e Iraq en 1980, que duró ocho años. En medio de estos acontecimientos, específicamente en 1981, se estableció el Consejo de Cooperación del Golfo. Las relaciones de Turquía con el Golfo comenzaron también durante este período, pero su alcance fue limitado. En cuanto a la etapa de establecimiento de fuertes alianzas, que condujo a la firma de importantes acuerdos en todos los ámbitos con el Golfo, empezó con el comienzo del tercer milenio.

LEER: La reconciliación del Golfo es un retorno a la razón y al pragmatismo

Esperamos que los vientos de paz que han vuelto al Golfo soplen sobre todos los pueblos de la región. Debe haber un enfoque común para producir soluciones concretas con respecto a lo que está sucediendo en el Yemen, Libia, Siria y Palestina. Todo el mundo sabe que si las crisis políticas continúan sin solución, los problemas que esperan al mundo en los próximos años convertirán a la región en un anillo de fuego. Turquía y los Estados del Golfo también deben tomar medidas urgentes en muchas cuestiones para consolidar la paz y la estabilidad en la región. De lo contrario, cualquier retraso afectará a todos sin excepción.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosEuropa y RusiaOriente MedioQatarRegiónReportajes y AnálisisTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines