Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel es un estado de "apartheid", concluye un importante grupo de derechos humanos

Muro de Graffiti [Vida en General/Wikipedia]

Israel ha sido calificado como un estado de "apartheid" que "promueve y perpetúa la supremacía judía entre el Mar Mediterráneo y el Río Jordán". El grupo de derechos humanos B'Tselem ha detallado en un nuevo documento de posicionamiento de cómo el estado sionista promulga una política de separación étnica en todo el territorio bajo su control.

Haciéndose eco del informe de la ONU de 2017 que concluía que Israel practicaba el apartheid, B'Tselem descartó la idea popular errónea de que es una democracia dentro de la Línea Verde (Armisticio de 1949). Argumentó que después de más de medio siglo de ocupación, el estado debería ser tratado como una entidad única guiada por el principio organizativo racista central de "avanzar y perpetuar la supremacía de un grupo - los judíos - sobre otro - los palestinos".

B'Tselem dijo que había llegado a la conclusión de que se había cumplido el criterio para definir a Israel como un régimen de apartheid y que esa determinación se había alcanzado teniendo en cuenta la acumulación de políticas y leyes que se habían ideado para afianzar su control sobre los palestinos. Citó la Ley del Estado Nación Judío de 2018 que los críticos insisten en que ha formalizado el apartheid en el país.

"La herramienta clave que utiliza Israel para aplicar el principio de la supremacía judía es la ingeniería del espacio geográfico, demográfico y político", dijo el grupo de derechos. "Los judíos llevan sus vidas en un espacio único y contiguo donde disfrutan de plenos derechos y autodeterminación. Por el contrario, los palestinos viven en un espacio que está fragmentado en varias unidades, cada una con un conjunto diferente de derechos - dados o negados por Israel, pero siempre inferiores a los derechos concedidos a los judíos".

VIDEO: Israel excluye a los palestinos de la vacuna Covid

La organización israelí documentó cómo el gobierno ha estado persiguiendo su principio organizativo racista central en cuatro áreas principales: tierra, ciudadanía, libertad de movimiento y participación política.

La tierra como recurso está destinada principalmente a beneficiar a la población judía, dijo B'Tselem, señalando que desde 1948 el estado sionista se ha apoderado de la tierra y ha construido cientos de comunidades exclusivamente judías dentro de la Línea Verde. Una historia similar se ha desarrollado en el resto de la Palestina histórica donde, desde 1967, el estado de ocupación ha construido más de 280 asentamientos sólo para judíos para unos 600.000 ciudadanos israelíes.

En marcado contraste, señaló B'Tselem, "Israel no ha construido ni una sola comunidad para la población palestina en toda la zona que se extiende desde el mar Mediterráneo y el río Jordán (con la excepción de varias comunidades construidas para concentrar a la población beduina tras despojarla de la mayor parte de sus derechos de propiedad)".

Israel ha aprobado la Ley del Estado-Nación convirtiéndose oficialmente en un Estado de Apartheid - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente Medio]

Además, Israel ha concedido a los judíos que viven en cualquier parte del mundo, a sus hijos y nietos - y a sus cónyuges - el derecho a la ciudadanía israelí al llegar al aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv. Los palestinos, por su parte, tienen prohibido regresar a sus hogares y tierras y al territorio controlado por Israel, aunque ellos, sus padres o sus abuelos hayan nacido y vivido allí.

Los ciudadanos judíos de Israel gozan de libertad de circulación en todos los lugares controlados por Israel (con la excepción de la Franja de Gaza) y pueden entrar y salir libremente del país. Los ciudadanos palestinos de Israel, sin embargo, necesitan un permiso especial para viajar entre, por ejemplo, las diferentes "unidades fragmentadas" controladas por el Estado (y a veces dentro de ellas). También requieren la aprobación de Israel para viajar al extranjero.

B'Tselem observó que, aunque los ciudadanos palestinos de Israel pueden votar y presentarse como candidatos, los políticos destacados socavan constantemente la legitimidad de sus representantes políticos. También señaló que los cinco millones de palestinos que viven en los territorios ocupados, incluida Jerusalén oriental, no pueden participar en el sistema político que rige sus vidas y determina su futuro. Se les niegan también otros derechos políticos, incluida la libertad de expresión y de asociación, sostuvo.

"Israel no es una democracia que tenga una ocupación temporal", explicó el Director Ejecutivo de B'Tselem, Hagai El-Ad. "Es un régimen entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, y debemos mirar el cuadro completo y verlo como lo que es: apartheid. Esta mirada aleccionadora a la realidad no tiene por qué llevar a la desesperación, sino todo lo contrario. Es un llamado al cambio. Después de todo, la gente creó este régimen, y la gente puede cambiarlo".

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines