Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El nuevo gobierno yemení es lo que Arabia Saudí quería, no lo que Hadi pretendía

El presidente yemení Abdrabbuh Mansur Hadi habla durante una reunión el 7 de diciembre de 2011 [AFP via Getty Images]

El gobierno de los tecnócratas fue finalmente declarado ante el presidente yemení Abdrabbuh Mansur Hadi el sábado. La ceremonia se celebró en Riad, y no en la capital política temporal de Yemen, Adén. Esto significa que el gobierno ya ha caído por debajo de las expectativas yemeníes desde el primer día en que asumió sus funciones oficiales. La ceremonia también puso de relieve la naturaleza del papel de Arabia Saudí, que sigue representando una amenaza existencial para el Yemen basada en una superioridad antinatural, y no puede garantizar la estabilidad entre dos Estados unidos por su entorno y su destino.

Este logro puede describirse como frágil, inmaduro y sin garantías reales, aunque se produjo después de casi catorce meses de disputas diplomáticas, gracias a las cuales Arabia Saudí pudo imponer este gobierno a Hadi. A primera vista, parece cumplir uno de los resultados deseados de la amplia Conferencia de Diálogo Nacional celebrada en 2013 en la capital yemení, Sana'a, ya que se formó según el principio de paridad entre el Norte y el Sur de Yemen. Sin embargo, en realidad no es más que una asociación incompleta, porque los ministros del norte no controlan la toma de decisiones en las provincias del norte, la mayoría de las cuales están bajo el control de los hutíes.

El hecho de que la mayor parte del norte permanezca en manos de los hutíes no se debe a una debilidad de la fuerza de sus adversarios, sino a que éstos fueron víctimas de una conspiración malintencionada, cuyos signos son claramente evidentes hoy en día. Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos han trabajado durante los últimos seis años de guerra para debilitar el ejército nacional de Yemen y el gobierno legítimo de Hadi, así como su influencia conjunta en las provincias del norte, lo que ha permitido a los Hutíes reforzar su control sobre el dominio de la autoridad legítima en Marib. También controlaron completamente el flujo de los recursos necesarios para librar batallas decisivas contra los hutíes en las provincias de Taiz, Ibb y Al-Bayda.

LEER: La coalición liderada por los saudíes ataca la capital del Yemen después de que los ataques a Adén se atribuyeran a los hutíes

Entonces, ¿por qué esta insistencia de Riad en un gobierno formal de igualdad norte-sur? ¿No oculta esto la intención de utilizar a los ministros del norte como falsos testigos de un acuerdo político desigual que terminará por permitir al Consejo de Transición del Sur separatista dividir el país?

Incluso si se retrasa la separación, formar un gobierno 50/50 mientras la mayor parte del norte del país sigue bajo la influencia de una milicia afiliada a Irán no es más que un esfuerzo de Riad y Abu Dhabi para inundar de problemas a la autoridad legítima y hacerla fracasar. Ya no podrá diferenciarse de los separatistas del STC como partido rebelde, armado con el último equipo militar que le ha concedido la coalición saudí-emiratí.

MBS y MBZ guerra sangrienta yemení - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Por lo tanto, podemos entender por qué Arabia Saudí insistió en evitar las decisiones militares y de seguridad, que el Acuerdo de Riad estipulaba que debían aplicarse antes de la formación del gobierno y antes de que éste iniciara sus obligaciones constitucionales desde Adén. Además, las obligaciones militares y de seguridad deben aplicarse sobre la base de los términos del acuerdo de Riad, algo que ninguna otra parte, aparte del gobierno saudí, podría imponer, ya que es el patrocinador del acuerdo. Sin embargo, no lo hizo, dejando el dedo en el gatillo del STC y confirmando que es, como mínimo, una autoridad paralela en Adén. Esto significa que el gobierno legítimo de Hadi seguirá siendo incapaz de cumplir sus principales obligaciones económicas y militares.

No basta con decir que el Presidente Hadi estaba bajo una gran presión para que las cosas avanzaran en esta dirección, ya que una parte importante de este fracaso se debe a sus políticas y posiciones. Siguen siendo ambiguas en cuanto a su compromiso con la integridad constitucional.

Por lo tanto, es lamentable que Hadi haya recurrido a arrojar polvo a los ojos de todos para tapar su fracaso al confiar al Gobierno la tarea de cumplir sus obligaciones militares y de seguridad en virtud del Acuerdo de Riad. Se espera que el gobierno se enfrente a los problemas de cinco de sus miembros que representan la voluntad del STC. Este último debe cumplir el grueso de esas obligaciones de conformidad con el acuerdo, retirándose de Adén y de las provincias meridionales, entregando las armas e integrando a sus combatientes en el ejército y las fuerzas de seguridad del gobierno. Por lo tanto, las obligaciones militares y de seguridad seguirán siendo importantes amenazas existenciales para el gobierno que acaba de jurar.

Uno de los nuevos ministros se abstuvo de ir a Riad para la ceremonia mencionada, insistiendo en que prestara juramento en Adén. Fue una medida valiente por parte del Ministro de Administración Local, Hussein Al-Aghbari, que representa a la Organización Popular Unionista Nasserista. Su posición debería haberse adoptado como pretexto para forzar el regreso del Presidente Hadi a Adén, junto con el posterior cumplimiento de las obligaciones militares y de seguridad.

LEER: El STC se niega a cooperar con la investigación del gobierno de Yemen sobre la explosión de Aden

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 27 de diciembre de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines