Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El hackeo de los teléfonos de los periodistas de Al Jazeera debería ser de gran preocupación para Qatar

Al Jazeera Media Network [Foto de archivo]

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto iniciaron el bloqueo al Estado de Qatar a mediados de 2017. Acusaron a su vecino, entre otras cosas, de "apoyar el terrorismo y crear inestabilidad en la región".

Más tarde, Qatar ha participado en los esfuerzos de reconciliación encabezados por el ex Emir de Kuwait, el jeque Sabah Al-Ahmed Al-Sabah, pero el jeque Al-Sabah falleció en septiembre, dejando un vacío en el proceso. El levantamiento del bloqueo y la normalización de las relaciones con sus vecinos, especialmente Arabia Saudí, es importante para Qatar, porque sus ciudadanos no sólo comparten una frontera con los saudís, sino que también tienen fuertes lazos familiares.

"Hay dos tipos de fulares que usan los hombres en Qatar", me dijo una vez un colega qatarí. "El pañuelo blanco liso y el rojo y blanco punteado. Este último refleja la herencia y la ascendencia saudí de los qataríes". Intentaba impresionarme por los estrechos lazos familiares entre Qatar y Arabia Saudí.

A pesar de la frecuente minimización del bloqueo por parte de los políticos qataríes, la mayoría es consciente de que los lazos familiares entre Qatar y Arabia Saudí son más importantes que la política y que si no se gestionan bien podrían causar un desastre político en Qatar. Saben que si se llega a un punto en el que los qataríes se ven obligados a elegir entre las preferencias políticas, las posiciones en materia de política exterior y el restablecimiento de las relaciones con Arabia Saudí, la mayoría podría optar por esto último.

Además, los qataríes son generalmente religiosos y les gustaría transmitir esos rasgos a las generaciones futuras, y la peregrinación a los lugares más sagrados del Islam en La Meca y Medina es esencial para su religiosidad. Aunque todavía pueden viajar a Arabia Saudí, las complicaciones debidas al bloqueo han impuesto mucha tensión a un gran número de personas, en particular a los ancianos. Mientras que antes un viaje a Arabia Saudí duraba poco menos de una hora, ahora se tarda entre cinco horas y un día entero en llegar a partes de Arabia Saudí en avión.

LEER: Egipto confirma no haber alcanzado acuerdos para poner fin al bloqueo de Qatar en el Golfo

Por lo tanto, existe una sensación de creciente descontento y presión sobre el gobierno de Doha para que se reconcilie con sus vecinos, en particular con Arabia Saudí. Si no lo hace, podría aumentar la negatividad que algunos qataríes tienen hacia Al Jazeera. Algunos de ellos culpan al medio de comunicación de los problemas actuales del país, un sentimiento que se amplifica particularmente en las plataformas de redes sociales del país, especialmente en árabe.

En las últimas semanas han habido rumores de que la reconciliación entre Arabia Saudí y Qatar es inminente. Fuentes dijeron a Al Jazeera que los dos gobiernos están a punto de llegar a un acuerdo preliminar para poner fin a la disputa que ha enfrentado a los vecinos del Golfo. Esta es una buena noticia para la política interna de Qatar, sobre todo porque se beneficiará de la reducción de las restricciones comerciales y de viaje. Se cree que Qatar corresponderá insistiendo en que Al Jazeera debe "atenuar su crítica cobertura del príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman y del país en general".

Además, Qatar preferiría reconciliarse primero con Arabia Saudí mientras presiona por ciertas reformas en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Quiere que el CCG conceda a sus estados miembros más independencia en cuanto a las posiciones de política exterior. El CCG ha sido, hasta cierto punto, el motor de las decisiones regionales en materia de política exterior, de defensa y militar en la región. No obstante, Qatar desea seguir manteniendo sus relaciones exteriores independientes con Irán y Turquía, en particular. Ambos han permanecido junto al gobierno en Doha durante el bloqueo en lugar de seguir los dictados del CCG.

Sin embargo, la reconciliación entre Arabia Saudí y Qatar se ha visto afectada esta semana cuando se ha sabido que los Emiratos Árabes Unidos y los saudíes han utilizado programas espía comprados a una empresa israelí para piratear los teléfonos de varios empleados de Al Jazeera. El periodista Tamer Almisshal notó algunas anomalías en su iPhone y descubrió más tarde que su teléfono fue hackeado por lo que los expertos dicen que es un software espía desarrollado por la empresa israelí NSO. "Basándonos en esto, entregamos el teléfono a Citizen Lab, que descubrió que el teléfono fue hackeado por un spyware de Pegasus", explicó.

LEER: Un banco de Luxemburgo ayudó a MBZ de Emiratos Árabes Unidos a eludir las sanciones de EE.UU. y atacar a Qatar, según revela un informe

Una de las trece condiciones presentadas a Qatar por los países bloqueadores fue el cierre de Al Jazeera. Qatar rechazó todas las condiciones. Las acusaciones de piratería informática son quizás una señal de lo que vendrá y del posible objetivo de Al Jazeera como institución. A este respecto, la apertura de la frontera entre Qatar y Arabia Saudí podría ser perjudicial no sólo para Qatar sino también, y en particular, para los empleados de Al Jazeera en Qatar. Pase lo que pase, parece que el pirateo y el espionaje contra las autoridades de Qatar será la nueva norma.

Lo que es aún más preocupante para muchos, especialmente para los periodistas, es lo que sucederá con el tipo de periodismo crítico que ha prosperado en Qatar a lo largo de los años. Las consecuencias son muy preocupantes, dado que Arabia Saudí asesinó al periodista disidente Jamal Khashoggi en su consulado de Estambul en octubre de 2018. Podría argumentarse que el bloqueo ha proporcionado un elemento de comodidad y protección a los periodistas y otras personas en Qatar que son críticos con Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Por lo tanto, no es descabellado creer que podría haber un aumento de las actividades nefastas a medida que Qatar avanza en la normalización de las relaciones y la reapertura de la frontera con su vecino más grande.

El Gobierno tendrá que aumentar su capacidad de inteligencia en el plano nacional y reforzar la seguridad por el bien de todos sus ciudadanos y residentes. Si no se aplican ni siquiera estas medidas básicas, podrían salir del país varios periodistas y otros profesionales. El escándalo de la piratería informática debería ser una gran preocupación para Qatar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónKuwaitNoticiasOriente MedioQatarRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines