Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

In memoriam: Resolución 194 de la ONU

El palestino en Gaza protesta por el derecho a regresar a su tierra natal el 14 de mayo de 2018 [Mahmoud Khattab/Apaimages]

El 15 de mayo de 1948, bandas terroristas que actuaban en nombre del naciente Estado de Israel atacaron ciudades y pueblos palestinos. Se produjeron casi 70 masacres en las que murieron más de 15.000 palestinos y otros 800.000 fueron desplazados. Esta carnicería llevó a la Asamblea General de la ONU a emitir la Resolución 194 el 11 de diciembre de 1948.

La resolución consta de 15 cláusulas. El undécimo párrafo estipula que los refugiados que deseen regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos deben ser autorizados a regresar lo antes posible, y que se debe pagar una compensación por las propiedades de aquellos que decidan no regresar a sus hogares y por cada persona desaparecida o herida. La Asamblea General aprobó esta resolución en su 186ª sesión plenaria, con 35 votos a favor, 15 en contra y 8 abstenciones.

A pesar de tal reconocimiento internacional, y del hecho de que permitir el regreso de los refugiados era una condición para que Israel fuera miembro de las Naciones Unidas, la resolución sigue siendo sólo un ejercicio sobre papel. Esto ha agudizado el sufrimiento de los refugiados palestinos y ha creado una realidad complicada para ellos.

LEER: El sionismo amenaza a todos los estados árabes, y la normalización es parte de la trama

Después de más de 70 años desde la Nakba (catástrofe) de la creación de Israel en tierra palestina, hay ahora 13,5 millones de palestinos; había 1,04 millones en 1948. Este crecimiento natural de la población no es el problema; el verdadero problema radica en los siguientes hechos:

  • El 51% de los palestinos viven fuera de Palestina y se les impide regresar.
  • El 49% de los palestinos viven en la Palestina ocupada.
  • El 43% del total de la población palestina dentro de la Palestina histórica son refugiados.2 millones de refugiados palestinos están registrados en el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS); miles de ellos siguen sin estar registrados en el organismo.
  • El 7% de los refugiados viven en 58 campamentos: 10 en Jordania, nueve en Siria, 12 en el Líbano, 19 en la Ribera Occidental y ocho en la Franja de Gaza.

Esta amarga realidad ha sido causada no sólo por la ocupación israelí, sino también por el incumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas, lo que ha llevado a los palestinos a cuestionar la viabilidad de las instituciones y decisiones internacionales. ¿Puede la ONU ser el paraguas internacional que preserve los derechos de los pueblos oprimidos, especialmente porque la Resolución 194 no es la única resolución internacional que las autoridades israelíes han ignorado?

Se puede ver a los palestinos huyendo de sus hogares durante la Nakba de 1948, también conocida como "La Gran Catástrofe" [Foto de archivo]

De hecho, hay muchas, pero varias resoluciones clave han sido ignoradas por las autoridades de ocupación, en particular la resolución 242 (1967), en la que se pedía a Israel que se retirara de los territorios ocupados a las fronteras anteriores a la guerra de 1967; la resolución 465 (1980) en la que se exigía el desmantelamiento de los asentamientos existentes y se suspendía la planificación y la construcción de asentamientos en las tierras ocupadas, incluida Jerusalén; y la resolución 2334 (2016), en la que se afirmaba que los asentamientos israelíes construidos en los territorios palestinos ocupados desde 1967 -incluida Jerusalén oriental- no tenían legitimidad, y se exigía la suspensión inmediata de las actividades de asentamiento, al tiempo que se negaba a reconocer cualquier cambio en las fronteras del 4 de junio de 1967 (que eran, en realidad, la Línea "Verde" del Armisticio de 1949).

Estas y otras resoluciones y decisiones internacionales no sirvieron al pueblo palestino. Tampoco aliviaron el sufrimiento de los refugiados, sino que empeoraron la vida y convirtieron su desplazamiento en una tragedia humanitaria.

LEER: Los Emiratos Árabes Unidos pactaron con los colonos israelíes antes de la normalización

La aparente falta de seriedad mostrada por la ONU al acordar tales resoluciones, y el hecho de que todo el mundo sabe que nunca se aplicarán, ha animado a Israel a ignorarlas. En lugar de ello, sigue utilizándolas como pretexto para usurpar los derechos legítimos del pueblo palestino. Así pues, la cuestión de las resoluciones de las Naciones Unidas siempre ha estado destinada únicamente al consumo de los medios de comunicación; como un ejercicio de relaciones públicas para salvar las conciencias internacionales y, se argumenta, aliviar la tensión sobre el terreno.

Así pues, si bien es cierto que la causa fundamental de los sufrimientos actuales de los refugiados palestinos es su limpieza étnica a partir de mayo de 1948 y las consiguientes políticas racistas del Estado sionista, la comunidad internacional también debe aceptar su responsabilidad por no aplicar las sucesivas resoluciones.

Para que las resoluciones de la ONU tengan algún significado y valor, la organización internacional debe permitir el retorno de los refugiados palestinos a sus hogares, de acuerdo con la Resolución 194; tomar medidas prácticas para obligar a Israel a cumplir todas las resoluciones internacionales; y hacer que Israel rinda cuentas por sus sangrientos crímenes y abusos de derechos. No hacerlo significa, literalmente, "In memoriam": Resolución 194 de la ONU".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines