Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Para Palestina, las acciones de Arabia Saudí dicen más que sus palabras

El príncipe saudí Turki Al-Faisal, ex embajador saudí en EE.UU. y ex director de los servicios de inteligencia saudíes el 27 de abril de 2009 [MANDEL NGAN/AFP/Getty Images]

El príncipe Turki Al-Faisal, que dirigió el organismo de inteligencia saudí durante más de dos décadas y fue embajador en los Estados Unidos y el Reino Unido, ha descrito a Israel como una potencia "colonizadora occidental".

Dijo: "Israel ha encarcelado a palestinos en campos de concentración bajo las más endebles acusaciones de seguridad - jóvenes y viejos, mujeres y hombres, que se están pudriendo allí al no poder recurrir a la justicia. Están demoliendo casas como quieren y asesinan a quien quieren".

Los comentarios del príncipe Turki llegaron días después de negar un inminente acuerdo de normalización saudí con Israel. También negó que se hubiera celebrado una reunión entre el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman (MBS) y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, calificando a este último de "mentiroso".

Por el contrario, MBS ha anunciado un gran entusiasmo en comprometerse discretamente con Israel para contrarrestar a su rival común, Irán, e impulsar la inversión extranjera en el reino.

El príncipe Turki ya no ocupa ningún cargo oficial, pero se cree que está cerca del rey Salman y, por lo tanto, proporciona un espejo de las posturas del monarca. Mientras los que van en contra de MBS languidecen entre rejas, sería ingenuo asumir que el príncipe está cantando una melodía diferente a la del príncipe heredero. Es más probable que el príncipe Turki haya sido enviado para enviar un mensaje político a ciertos partidos.

LEER: El AIPAC no tiene "ningún problema" con la venta de armas de EE.UU. a los Emiratos

Parece haber un resentimiento generalizado entre las autoridades saudíes después de que los medios israelíes deliberadamente filtraran la noticia sobre la reunión de MBS con Netanyahu. No es un secreto que el príncipe heredero saudí busca asociarse con Israel para contrarrestar la supuesta amenaza regional de Irán. Sin embargo, la familia real sabe que tal camino debe ser recorrido con cautela.

Los comentarios del príncipe Turki son un recordatorio para Netanyahu de no menospreciar al reino. "Israel está ofreciendo amistad al Reino de Arabia Saudita. Sin embargo, no ha dejado de desatar a sus secuaces políticos y sabuesos mediáticos de todos los países para denigrar y demonizar a Arabia Saudita", añadió, recordando al estado de ocupación que sus acciones no han sido olvidadas.

MBS ha sufrido un revés como resultado de la inminente salida del presidente estadounidense Donald Trump, el príncipe heredero había invertido en Washington como parte de sus planes a largo plazo. Se espera que el presidente electo Joe Biden sea blando con Irán y evite las políticas de máxima presión de Trump.

El príncipe heredero saudí Mohammad bin Salman Al Saud (L) se reúne con el presidente de EE.UU. Donald Trump en la Casa Blanca en Washington, EE.UU. el 14 de marzo de 2017 [Consejo del Reino Saudí/Agencia Anadolu]

Mientras tanto, en Israel, Netanyahu podría perder las elecciones que se espera sean convocadas el próximo año tras el fracaso del gobierno de coalición para acordar un presupuesto estatal.

Los saudíes no quieren estar aislados, con todos sus ahorros en cestas que han desaparecido.

LEER: Bin Salman rechaza las acusaciones sobre el complot para matar al ex jefe de inteligencia

Esto también explica los recientes intentos de Arabia Saudita de reconciliarse con Qatar y Turquía.

El rey Salman había ordenado el envío de "ayuda urgente a los hermanos afectados por el último terremoto en la ciudad de Izmir en Turquía". Más tarde, el rey llamó por teléfono al presidente turco y subrayó la importancia de eliminar todos los malentendidos y problemas pendientes.

El ministro de Asuntos Exteriores del reino, Faisal Bin Farhan Al Saud, proclamó que las relaciones con Turquía son "buenas y amistosas", negando que hubiera un boicot informal de los productos turcos en el país.

Saud tiene una tendencia a reorganizar las estrategias y recalibrar las políticas exteriores. Tras el atentado del 11 de septiembre, los dirigentes saudíes dijeron que estaban comprometidos con la lucha contra la financiación del terrorismo. Lamentablemente, este compromiso arrojó oscuras sombras sobre las organizaciones benéficas y humanitarias saudíes que han respaldado y apoyado al pueblo palestino durante décadas.

Si los comentarios del príncipe Turki son genuinos, un gesto de buena voluntad posterior sería permitir que estas agencias de ayuda humanitaria ayuden y apoyen a las personas necesitadas que viven bajo lo que él llamó "una ocupación" que impuso prácticas de apartheid en contra de ellos.

Sería tranquilizador que las autoridades saudíes pusieran en libertad a las docenas de palestinos que llevan décadas viviendo en el reino y que fueron detenidos en los últimos años por acusaciones infundadas de apoyar a los movimientos de resistencia en Palestina.

Esperemos que las ardientes declaraciones saudíes se traduzcan algún día en acciones concretas. Sin embargo, lo que hemos aprendido de Riad es que la única constante en su política es el cambio. Todo depende del próximo presidente de los Estados Unidos. Si Joe Biden se ablanda con Arabia Saudita, sus intentos de reconciliación con Turquía y Qatar se desvanecerán junto con los comentarios punzantes sobre los crímenes de Israel y los derechos de los palestinos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines