Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Bin Salman rechaza las acusaciones sobre el complot para matar al ex jefe de inteligencia

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad Bin Salman, en Arabia Saudita el 5 de noviembre de 2018 [Agencia de Prensa de Arabia Saudita]

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad Bin Salman, ha rechazado todas las acusaciones de haber enviado un escuadrón asesino para asesinar al ex jefe de los servicios de inteligencia en el exilio, Saad Al-Jabri. El gobernante de facto del Reino está siendo demandado por Al-Jabri, de 62 años, en los tribunales estadounidenses.

Se alega que el intento de secuestro y asesinato fue planeado pocos días después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul.

Según el caso presentado por Al-Jabri, Bin Salman controlaba personalmente un equipo de mercenarios conocido como el Escuadrón Tigre "para cumplir sus deseos asesinos" y hacer que lo asesinaran en Canadá. En la denuncia de 106 páginas presentada por Al-Jabri en Washington D.C. en agosto se afirma que el príncipe lo quería muerto porque posee "información incriminatoria". Se afirma que el heredero al trono saudí ha obtenido una fatwa (opinión) religiosa que autoriza el asesinato del ex alto funcionario de los servicios de inteligencia.

Al-Jabri busca reparación a través de la Ley de Agravios a Extranjeros de Estados Unidos y la Ley de Protección de las Víctimas de Tortura de 1991, en virtud de la cual los extranjeros pueden presentar denuncias en Estados Unidos por violaciones de los derechos humanos.

El Tribunal de Distrito de Columbia emitió una orden de comparecencia para Bin Salman en agosto. El Tribunal Real de Riad lo calificó como un acto de "meras relaciones públicas".

LEER: EE.UU. añade a Arabia Saudita a la lista de estados que violan la libertad religiosa

Los detalles de la respuesta del príncipe se dieron a conocer en nuevos documentos de la corte. Bin Salman dice que Al-Jabri está tratando de encubrir sus propios crímenes, que incluyen el malgasto o el robo descarado de unos 11.000 millones de dólares de fondos gubernamentales. Al-Jabri lo niega.

"Los fallos de esta denuncia son tan evidentes y profundos que sólo puede considerarse como un intento de desviar la atención del robo masivo del demandante", afirma la última presentación saudí, según informa la BBC. "El príncipe heredero es el hijo del rey y su sucesor designado. Junto con el Rey, se sienta en la cúspide del gobierno de Arabia Saudita. Tiene derecho a la inmunidad ante cualquier demanda en un tribunal de EE.UU.".

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines