Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Abbas facilita la premisa de Israel de "sin condiciones previas" para las negociaciones

El presidente palestino Mahmud Abbas en Ramallah, Cisjordania, el 3 de septiembre de 2020 [ALAA BADARNEH/POOL/AFP/Getty Images]

Gracias en parte a la decisión del líder de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas de restablecer las relaciones con Israel, está aumentando la presión sobre los dirigentes para que reanuden las negociaciones con el Estado de ocupación "sin condiciones previas". Durante una reunión virtual de seguridad regional organizada por Bahrein, el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Gabi Ashkenazi, describió los acuerdos de normalización entre los colonizadores y los Estados del Golfo como una oportunidad para el pueblo palestino.

"Los acuerdos de Abraham no se hacen a expensas de los palestinos", afirmó Ashkenazi. "Todo lo contrario, son una oportunidad que no debe perderse. Hago un llamamiento a los palestinos para que cambien de opinión y entren en negociaciones directas con nosotros sin condiciones previas".

La declaración de Ashkenazi empuja al pueblo palestino a una posición en la que no hay más espacio para maniobrar. Las "negociaciones directas con nosotros sin condiciones previas" es una condición en sí misma. Aunque Israel siempre ha reiterado esta agresión diplomática, la negativa de la comunidad internacional a adoptar una postura contra todas las decisiones unilaterales promulgadas por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en nombre de Israel ha hecho que las cuestiones cruciales del "estatuto final" no sean negociables de todos modos. Cuando se presentan tantos hechos consumados, ¿cuánta "negociación" puede haber?

En el contexto de la normalización, que ha dejado temporalmente al margen los planes de anexión suspendidos, la condición de "sin condiciones previas" se verá reforzada por el hecho de que Abbas no podrá hacer valer su oposición - si es que la tiene, lo cual es poco probable - a la formalización de la expansión colonial de Israel, por no hablar de su presencia como proyecto colonial en tierras palestinas ocupadas.

LEER: Criminales israelíes se desplazan a Emiratos Árabes

Trump e Israel han dejado clara una cuestión: Palestina existe sólo para desaparecer, y lo que queda sólo se interpretará en función del grado de capitulación de la AP a las demandas externas. Abbas ha sido claro sobre esto último, particularmente después del triunfo del presidente electo de EE.UU. Joe Biden en las urnas. La prisa por reanudar la coordinación de la seguridad y normalizar con Israel, después de acusar a los líderes árabes de apuñalar a Palestina por la espalda por hacerlo, es una amplia prueba de que Abbas tenía la intención de mantener la designación internacional fabricada de Palestina, y evitar que los palestinos cambien esta farsa política a una estrategia anticolonial unificada.

Además, la decisión de Abbas de abstenerse de celebrar elecciones palestinas como prometió no será vista como algo regresivo por la comunidad internacional, cuyo apoyo a estos ejemplos de democracia en acción fue muy probablemente una fachada ligada a la política de dos estados y a la ilusoria construcción de un estado que la UE, más notablemente, financia. Con la aceptación de Abbas de un compromiso adicional -el paradigma de dos Estados se ve reforzado por las políticas estadounidenses que Biden se negará a revocar- la comunidad internacional se limitará a cambiar su enfoque, pasando de apoyar el concepto de unidad política palestina a asegurarse de que el octogenario Abbas reciba suficiente poder para encadenar a los palestinos a la permanente ocupación y colonización israelí.

Si Abbas acepta las negociaciones sin condiciones previas, haría bien en recordar todas las condiciones previas que Israel ya ha impuesto al pueblo palestino. La declaración de Ashkenazi no es un requisito, sino una afirmación de hecho, reforzada por el conocimiento de que ninguna entidad diplomática involucrada en las negociaciones contradirá la agenda expansionista de Israel.

VER: La primera mujer taxista en Gaza

Muchas de las decisiones políticas de Abbas avergüenzan a la AP. Esta capitulación a los EE.UU. simplemente porque va a haber un nuevo hombre en la Casa Blanca, sin siquiera saber qué cambios, si alguno, tiene Biden en mente, es la mayor traición de la AP al pueblo palestino hasta ahora.

En todo esto, hay otra cosa que debemos considerar: ¿cuánto se opuso Abbas realmente a las políticas de Trump a favor de Israel, si su primera acción después del resultado de las elecciones de EE.UU. fue anunciar un retorno al status-quo con total consentimiento de normalizar las relaciones con el estado de ocupación? Tiene mucho por lo que responder.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestina

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines