Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Comienza la cuenta atrás para unas cuartas elecciones israelíes anticipadas

El Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu (izquierda) y su esposa Sara (derecha) votaron en las elecciones parlamentarias de Israel en Jerusalén el 9 de abril de 2019 [Haim Zach/GPO/Handout/Anadolu Agency].

Israel está siendo testigo de acontecimientos urgentes tras la aprobación de la disolución del Knesset, así como del inicio de los preparativos para la cuarta ronda de elecciones anticipadas dentro de dos años, en un acontecimiento sin precedentes en la historia de Israel.

Esta sería una ocasión para discutir las razones de la desintegración de la coalición gubernamental y los motivos del desacuerdo del partido Likud con su socio azul y blanco. Podría presentar una lectura anticipada de los resultados de las próximas elecciones, ya sea a favor de la derecha o del centro, y qué impacto podría tener esta repentina evolución en el tratamiento de la administración Biden y la cuestión palestina.

El Knesset israelí votó repentinamente en una lectura preliminar para disolverse, en un paso que allana el camino para unas elecciones anticipadas. Así, el proyecto de ley, por el que votaron 61 diputados y otros 54 se opusieron, tiene que ser aprobado sobre la base de tres lecturas antes de que se convierta en una ley válida.

El proyecto de ley fue presentado para protestar por la actuación del gobierno del Primer Ministro Netanyahu. Por lo tanto, también se presentó una acusación de corrupción contra él.

Mientras tanto, el Ministro de Defensa y jefe del partido azul y blanco Benny Gantz apoyó el proyecto de ley. El movimiento recibió la reacción del partido Likud. Obligó a los líderes del partido a abstenerse de celebrar nuevas elecciones, alegando que el primer ministro está ocupado con las repercusiones de COVID-19 y la crisis económica.

Este hecho indica la escalada de la crisis política entre los componentes de la coalición de gobierno encabezada por Netanyahu, quien ha sido acusado de corrupción y señalado como la principal razón para obstruir la aprobación de un presupuesto estatal hace varios meses. Mientras tanto, Netanyahu pidió a su aliado de la coalición, Gantz, que retirara su apoyo al proyecto de ley para disolver el Knesset.

El 17 de mayo, la Knesset dio confianza al gobierno de coalición, que se esperaba fuera encabezado por Netanyahu y Gantz bajo un mecanismo de rotación. Así, 73 de los 120 diputados votaron a favor de la promulgación de la coalición de gobierno, mientras que otros 46 se opusieron a ella. Sin embargo, la evolución reciente significa que la crisis del gobierno ha entrado en una nueva fase de escalada que podría terminar con la disolución del Knesset y la convocatoria de nuevas elecciones generales.

Leer: Israel se acerca a las elecciones anticipadas debido a las diferencias entre Netanyahu y Gantz

Aunque el partido Azul y Blanco decidió disolver el Knesset, Gantz y Netanyahu todavía tienen tiempo para llegar a un compromiso. Sin embargo, la pregunta que hay que hacerse en esta etapa es: ¿quién se rendirá primero, Netanyahu o Gantz? El partido azul y blanco todavía tiene la última palabra sobre la disolución del Knesset, considerando que el público israelí ha dejado de creer en las mentiras de Netanyahu y estos pasos son el comienzo de su enjuiciamiento por cargos de corrupción.

El líder de la oposición Yair Lapid pidió al partido Azul y Blanco apoyar el proyecto de ley, que será votado por la Asamblea General del Consejo Legislativo el próximo miércoles.

Los últimos datos indican que la crisis de la coalición alcanzó un pico en dos ejes. El primero gira en torno a un desacuerdo entre los dos partidos sobre el presupuesto estatal para 2021, y el segundo se centra en la disputa sobre el comité de investigación del Ministerio de Seguridad, iniciado por Gantz para investigar las circunstancias del escándalo del negocio de los submarinos.

Sin embargo, la intensificación de la crisis política interna que amenaza con disolver la Knesset coincidió con las advertencias sobre el avance hacia la celebración de nuevas elecciones generales, lo que podría dar lugar a problemas más importantes.

La asociación de coalición entre Netanyahu y Gantz es considerada, en efecto, como un fracaso por muchos israelíes. Sin embargo, la peor opción por el momento es disolver el gobierno y celebrar nuevas elecciones.

Esto requiere que Gantz y Netanyahu piensen dos o tres pasos adelante, ya que no saben con precisión lo que sucederá después de las cuartas elecciones en dos años. Todas las deficiencias actuales del gobierno, empezando por la indiferencia de Netanyahu hacia sus socios de coalición, el fracaso en la gestión de la crisis de COVID-19, la parálisis legislativa en curso y el estancamiento en el nombramiento de altos funcionarios plantea una pregunta paralela: ¿qué cambios traerá la disolución del Knesset?

Hay dos escenarios lógicos. El primero terminará con votos iguales para ambos lados, lo que requiere la formación de un gobierno amplio (no el Gobierno de Unidad Nacional). El segundo escenario se centra en la posibilidad de que los sondeos de opinión reflejen la realidad sobre el terreno, y el bloque de derecha de Netanyahu establezca una coalición estable, lo que llevará a la formación de un gobierno con un potencial real para realizar cambios.

Por supuesto, la disolución del Knesset significa que las elecciones se avecinan en el horizonte. Con las crecientes presiones dentro del partido Likud para que el primer ministro rompa la asociación con el partido Azul y Blanco, Gantz, que se siente engañado, comenzó a quemar los puentes con Netanyahu a través de la investigación del sospechoso negocio de los submarinos, mientras intentaba, por otro lado, resolver la cuestión del presupuesto del gobierno.

Esto significa que la celebración de nuevas elecciones generales es probablemente ineludible a la luz de la actual desintegración de las asociaciones y la escalada de ataques y acusaciones mutuas, no sólo entre la coalición y la oposición, lo cual es típico, sino también dentro de la coalición gubernamental. Especialmente cuando la confrontación entre el partido Likud y el partido Blanco y Azul se intensifica cada día.

Leer: Arabia Saudí cancela la reunión con un funcionario israelí tras exponerse su reunión secreta con Netanyahu

Todo este caos significa, de una manera u otra, que todos los caminos llevan a las elecciones. Parece que Netanyahu está listo para dar a la coalición otra oportunidad, mientras se prepara para formular una estrategia en respuesta al movimiento de Gantz.

Por el contrario, la conclusión a la que ha llegado el séquito de Netanyahu indica que, a pesar de todo, el primer ministro israelí no está todavía preparado para las elecciones. Sin embargo, para Gantz, las cosas son un poco más complicadas.

El enfrentamiento de Gantz con Netanyahu puede dar indicios de que el primero se dirige hacia el final de su carrera política en una campaña electoral que puede hacerle perder su estatus, no sólo como sustituto de Netanyahu como primer ministro, sino también como ministro de guerra. Recientes encuestas de opinión sugieren que Gantz será ministro en el próximo gobierno de Netanyahu, si se celebran nuevas elecciones, o miembro de la Knesset y la oposición, lo que es una posibilidad muy cruel para él y puede traer la perdición a su corta vida política.

En conclusión, la escena partidista israelí será testigo de acontecimientos abrumadoramente caóticos en las próximas semanas, no sólo para Netanyahu y Gantz, sino también para los altos miembros del partido Likud y el partido Azul y Blanco.

Si Gantz quiere un calendario vinculante para el presupuesto de 2021 que le permita echarse atrás, Netanyahu no parece tener prisa en cooperar y ya ha rechazado las soluciones propuestas. Por el contrario, el líder del partido Blanco y Azul sabe que Netanyahu se siente intimidado por todo el proceso. Sin embargo, nunca abandonará el mecanismo de rotación y renunciará a favor de su socio de coalición, incluso en aras de las elecciones, a pesar de saber que nunca tendrá su turno para dirigir el gobierno.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Monitor.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines