Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es hora de hacerlo oficial y marcar a Israel como un estado de apartheid

Los palestinos participan en una manifestación contra el apartheid en la ciudad de Hebrón, en la Ribera Occidental, el 14 de septiembre de 2012 [Mamoun Wazwaz/Apaimages].

Nadie debe lanzar acusaciones de racismo a la ligera porque, si se demuestra, entonces debe actuar rápidamente. El movimiento sindical en Gran Bretaña, que representa a más de seis millones de trabajadores británicos, llegó recientemente a la conclusión de que Israel es un Estado racista que practica el apartheid contra el pueblo palestino.

El Congreso de Sindicatos (TUC) aprobó la moción 66 - "Solidaridad con Palestina y resistencia a la anexión" - que identifica la anexión como "otro paso significativo en la creación de un sistema de apartheid". El TUC resolvió "enviar una carta al primer ministro exigiendo que el Reino Unido tome medidas firmes y decisivas, incluyendo sanciones, para asegurar que Israel detenga o revierta la anexión ilegal, ponga fin a la ocupación de la Ribera Occidental y al bloqueo de Gaza, y respete el derecho de los refugiados palestinos a regresar". Además, se comprometió a "comunicar su posición a todas las demás centrales sindicales nacionales de las Confederaciones Sindicales Internacionales y Europeas e instarlas a que se unan a la campaña internacional para poner fin a la anexión y al apartheid".

Los palestinos y sus partidarios en Gran Bretaña y en otros lugares acogieron con beneplácito este importante paso en la lucha por exponer el racismo israelí y su propia marca de apartheid. La autoproclamada "nación emergente" ha sido pionera en el diseño y la aplicación de políticas y leyes que discriminan a los palestinos tanto en la Palestina histórica como en el exilio desde su creación en su patria en 1948.

LEER: Israel se acerca a las elecciones anticipadas debido a las diferencias entre Netanyahu y Gantz

Adalah, el Centro Jurídico para los Derechos de la Minoría Árabe en Israel, ha identificado más de 65 leyes israelíes que discriminan directa o indirectamente a los ciudadanos palestinos de Israel y/o a los residentes palestinos de los Territorios Palestinos Ocupados (TPO) por su identidad no judía. Estas leyes limitan los derechos de los palestinos en todos los ámbitos de la vida, desde los derechos de ciudadanía hasta el derecho a la participación política, los derechos a la tierra y la vivienda, los derechos a la educación, los derechos culturales y lingüísticos, los derechos religiosos y los derechos al debido proceso durante la detención. En cada una de estas áreas favorece a los judíos sobre los palestinos y otros habitantes no judíos de la tierra que ha controlado desde 1967. Esto incluye la Franja de Gaza, que a pesar de las proclamaciones israelíes de que se "retiró" del territorio en 2005, sigue controlando las fronteras, el espacio aéreo y las aguas territoriales; la mantiene bajo asedio y registra todos los nacimientos y las muertes.

Además, Israel impide que los refugiados palestinos regresen a sus tierras y hogares, en contravención de la Resolución 194 de las Naciones Unidas, que les otorga el derecho al retorno. Ha acogido a cientos de judíosetíopes sin conexión alguna con la Palestina histórica, mientras que niega a los ahora 5 millones de refugiados palestinos el derecho legítimo a regresar a los lugares de los que ellos o sus padres o abuelos realmente vinieron. Lo que esos judíos que ahora se trasladan a Israel desde Etiopía deberían entender es la naturaleza racista del Estado que ahora llaman hogar; su racismo no sólo se dirige contra los palestinos, sino también contra los tipos de judíos "equivocados".

Los judíos etíopes se reúnen para una solemne oración colectiva en una pequeña sinagoga el 23 de febrero de 2019 [Agencia Minasse Wondimu Hailu/Anadolu]

Para mantener la proporción de judíos negros a un nivel particular, un informe sobre la inyección de Depo-Provera a mujeres etíopes concluyó que era "un método para reducir el número de nacimientos en una comunidad que es negra y mayormente pobre". Los judíos etíopes también han enfrentado la discriminación y la falta de aceptación, lo que los ha llevado a tomar las calles en protesta.

Sin embargo, es contra los palestinos que Israel se reserva sus políticas más discriminatorias. ¿Esto justifica que se le etiquete como un estado de apartheid?

LEER: La Asamblea General de las Naciones Unidas vota a favor de Siria sobre la soberanía de los Altos del Golán

La respuesta más completa e independiente a esta pregunta se dio en un informe encargado por la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia Occidental (CESPAO) en 2017, en el que se concluía que "Israel ha establecido un régimen de apartheid que domina al pueblo palestino en su conjunto". Conscientes -como yo- de la gravedad de tal alegación, los autores del informe declararon que "las pruebas disponibles establecen más allá de toda duda razonable que Israel es culpable de políticas y prácticas que constituyen el crimen de apartheid, tal como se define legalmente en los instrumentos del derecho internacional".

Explican que el uso de la expresión "el crimen de apartheid" para "incluir políticas y prácticas de segregación y discriminación racial similares a las que se practican en el África meridional, se aplicará a... los actos inhumanos cometidos con el fin de establecer y mantener la dominación de un grupo racial de personas sobre cualquier otro grupo racial de personas y de oprimirlos sistemáticamente".

Quienes apoyan a Israel, a pesar de sus crímenes, llenarán la sección de comentarios de este artículo con afirmaciones de que el informe fue retirado por el secretario general de las Naciones Unidas de la página web de la CESPAO bajo la presión de Israel y de los Estados Unidos. Sin embargo, la Dra. Rima Khalaf, que encargó el informe cuando era la jefa de la CESPAO y renunció después de negarse a ceder a la presión de retirarlo ella misma, confirmó recientemente que sigue siendo un documento válido de la ONU, y que la cuestión estaba relacionada con el proceso y no con el fondo. También es importante señalar que el informe fue revisado por académicos independientes, al igual que cualquier otra revista académica reconocida o informe importante antes de su publicación.

LEER: El primer ministro suplente de Israel da la bienvenida a la llegada de cientos de judíos de Etiopía a Israel

Si los profesores Richard Falk y Virginia Q Tilley, los autores del informe de la CESPAO, pensaban que Israel practicaba el apartheid en 2017, entonces Israel confirmó que sus políticas son racistas cuando su parlamento, el Knesset, aprobó la Ley del Estado Nacional en 2018. Esta Ley establece que, "El ejercicio del derecho a la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del pueblo judío". Esto no se aplica a ningún otro grupo en Israel, un estado que aún no ha definido sus fronteras. De un golpe, esto negó tal derecho a la mitad de los que habitan la tierra controlada por Israel: sus ciudadanos palestinos, los que están bajo asedio en Gaza; y los que están bajo ocupación en la Ribera Occidental, incluyendo Jerusalén Oriental.

La ley también indignó a la población drusa que, a diferencia de sus conciudadanos palestinos de Israel, sirven en el ejército israelí. En 2018 quedó claro que su estado no los considera iguales a los judíos. El estatus del idioma árabe también fue degradado de idioma oficial del estado a sólo tener un "estatus especial" dentro del estado.

En Israel, a diferencia de cualquier otro país que yo conozca, los Comités de Admisión en comunidades de hasta 400 hogares están "autorizados por la ley israelí a rechazar a los solicitantes de residencia basándose en los criterios de 'idoneidad social' y el 'tejido social y cultural' de la ciudad". En otras palabras, los residentes judíos que forman parte de dichos comités pueden, y de hecho lo hacen, negarse a permitir que los ciudadanos árabes se trasladen a la zona.

Me conmovió escribir este artículo porque un tribunal israelí citó la Ley del Estado Nacional al rechazar un caso en el que los padres de niños palestinos, todos ellos ciudadanos de Israel, exigían que el Consejo de Karmiel financiara una escuela de lengua árabe o pagara los gastos de transporte de los niños para ir a una escuela adecuada en una ciudad vecina. En su sentencia, el secretario principal del Tribunal de Magistrados de Krayot, Yaniv Luzon, dijo: "Karmiel, una ciudad judía, debía establecer un asentamiento judío en la Galilea". Añadió que, "Establecer una escuela de lengua árabe... [y] financiar paseos escolares para los estudiantes árabes... podría cambiar el equilibrio demográfico y dañar el carácter de la ciudad". Actualmente, la población de la ciudad es aproximadamente un 6% árabe, así que eso es poco probable.

LEER: La detención de niños palestinos por parte de Israel es equivalente a la tortura, según un nuevo informe

Una de las siete razones que dio para rechazar el caso fue el artículo 7 de la Ley del Estado-Nación, que establece que "el Estado considera el desarrollo del asentamiento judío como un valor nacional y trabajará para fomentar y avanzar en su establecimiento y consolidación" y que "el principio del asentamiento judío como valor nacional está consagrado en la ley básica, y por lo tanto constituye un factor 'apropiado y dominante' que debe considerarse en el contexto de la adopción de decisiones municipales, que incluye el establecimiento de escuelas y políticas de reembolso de los viajes fuera de la ciudad".

Comentando el resultado, uno de los padres cuyos hijos se ven afectados por la decisión, Qassem Bakri, dijo: "Lo que es terrible es la explicación. Es una ciudad judía', como si no hubiera otros residentes en Karmiel. Hay residentes de primera clase y residentes de segunda clase. Es el fruto podrido de [el primer ministro Benjamín] Netanyahu y la Ley del Estado-Nación".

Si Israel fue evaluado como un estado de apartheid en 2017, entonces a raíz de la aprobación de la Ley del Estado-Nación en la Ley Básica y el uso de la ley para consagrar la discriminación dentro del estado y sus instituciones debería ser motivo suficiente para que los escépticos vean que es, en efecto, un estado de apartheid. No se necesita más debate, y si algunos se sienten incómodos con la etiqueta de Israel de esta manera, el problema está en ellos, no en los académicos que han investigado sus políticas o en los palestinos que experimentan el apartheid a diario. Si necesitas más convicción, entonces ve a Hebrón y ve y huele el apartheid israelí por ti mismo.

Cuando se aprobó la Ley del Estado Nacional, pregunté si el mundo respondería, pero no lo hizo. Sin embargo, a través de su moción, el TUC británico ha abierto el camino para aceptar y exponer a Israel como un estado que practica el apartheid. Es un paso muy importante que debería alentar a otros a "salir del armario" y reconocer y aceptar las pruebas que se van acumulando. Y luego tomar las medidas apropiadas. Nunca es demasiado tarde, pero no puede suceder demasiado pronto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelPalestina

El profesor Kamel Hawwash es un académico palestino británico de ingeniería con sede en la Universidad de Birmingham. Es comentarista de asuntos de Oriente Medio, vicepresidente del Consejo Británico de Política Palestina (BPPC) y miembro del Comité Ejecutivo de la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC) y ... escribe aquí a título personal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines