Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía se prepara para la era Biden con más desafíos por delante

El ex vicepresidente de EE.UU Joe Biden (R) se dirige al primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan en Washington, DC el 16 de mayo de 2013 [LADEN ANTONOV/AFP vía Getty Images]

Uno de los principales asistentes del presidente turco Tayyip Erdogan, y fundador del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (Partido AK), renunció la semana pasada al alto consejo asesor del gobierno citando desacuerdos y descontentos por las prácticas judiciales. Bulent Arinc pidió una reevaluación integral y una reforma radical del mandato, la independencia y los poderes de la estructura judicial.

Arinc criticó en particular la actual detención de Salahuddin Demirtas, el ex jefe del Partido Democrático del Pueblo Kurdo (HDP) de la oposición y Osman Kavala, un prominente magnate de los negocios. Ambos están detenidos por un caso relacionado con los múltiples intentos de golpe de estado llevados a cabo por el grupo terrorista gülenista FETÖ. Tanto Demirtas como Kavala fueron detenidos a raíz del intento de golpe de Estado en 2016 que se atribuye a los gülenistas.

En respuesta, Erdogan reiteró su creencia de que nadie podía defender a los terroristas que causaron la muerte de miles de personas. Sin embargo, se comprometió a hacer de la reforma judicial una prioridad el próximo año.

El yerno de Erdogan y el Ministro de Finanzas Berat Albayrak también dimitió, justo un día después de que el presidente destituyera al gobernador del banco central. Sin embargo, el contexto de la dimisión de Albayrak es muy diferente al de Arinc. El primero fue criticado por su gestión de la economía en crisis, que ha sido un palo con el que la oposición y los inversores internacionales han golpeado al gobierno. La lira turca ha caído en picado frente al dólar americano. Algunos analistas estiman que Turquía ha gastado unos 100.000 millones de dólares de sus reservas de divisas en defender la moneda.

LEER: Turquía denuncia el asesinato del científico nuclear iraní

Estas renuncias fueron precedidas por la salida de los fundadores del Partido AK, Ali Babacan y Ahmet Davutoglu. Sus nombres han brillado juntos en las dos áreas más logradas del partido, la política exterior y la economía. Ambos han establecido formalmente sus propios partidos políticos y, naturalmente, es probable que sus partidarios sigan el ejemplo y abandonen el Partido AK en el momento de las elecciones.

"Profundas diferencias" fueron citadas para las retiradas. El ex Primer Ministro Davutoglu promete que su Partido del Futuro (GP) impulsará una nueva constitución y el retorno al sistema parlamentario que Turquía abandonó tras el referéndum de 2018 para aumentar los poderes presidenciales. Babacan, por su parte, es un ex ministro de Economía y afirma que su Partido de la Democracia y el Progreso (DEVA) dará prioridad a los derechos de los medios de comunicación y a la libertad de expresión.

Por lo tanto, hay serias grietas en la estructura del partido gobernante, el AK, que ha hecho sonar las alarmas, con el temor de que el gobierno se debilite a medida que su popularidad disminuya. El declive fue muy evidente en las elecciones municipales de 2019, en las que el partido perdió el control de las cuatro grandes ciudades, incluidas Ankara y Estambul.

Y ahora está la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, lo que supone un cambio de juego para Turquía. Existe la percepción generalizada de que la salida de Trump aumentará la exposición de Turquía a las sanciones de EE.UU Trump se ha abstenido de imponer sanciones a Turquía por la compra del sistema de defensa de misiles S-400 ruso. Con el presidente electo Biden dirigiéndose a la Casa Blanca, esto probablemente va a cambiar.

Biden dijo al New York Times que los EE.UU. debe adoptar un nuevo enfoque para el "autócrata" Presidente Erdogan y apoyar a la oposición para expulsarlo en las urnas. "Tiene que pagar un precio", insiste el ex vicepresidente de los EE.UU. Las próximas elecciones generales de Turquía se celebrarán en junio de 2023. Será un desafío crucial y sin precedentes para Erdogan y su partido.

El "precio" que Biden mencionó podría ser significativo. Los analistas predicen que Turquía debe prepararse para un duro futuro de cuatro años. La administración entrante de EE.UU discutirá la reactivación de las fuertes sanciones suspendidas impuestas al Banco Halk de Turquía por supuesto fraude y lavado de dinero en el curso de ayudar a Irán a evadir las sanciones de EE.UU por un valor de 20.000 millones de dólares. También hay puntos de vista divergentes no resueltos sobre la situación de las organizaciones terroristas proscritas en Siria. Los derechos marítimos de Turquía en el Mediterráneo y otras zonas pueden profundizar la brecha entre los dos aliados de la OTAN.

LEER: Turquía y Qatar firman acuerdos de cooperación e inversión

Para Ankara, Siria podría ser el desafío más importante en sus relaciones con la administración Biden. El Presidente electo dijo durante su campaña electoral que prefiere mantener las Fuerzas Especiales de EE.UU. junto a los elementos del YPG kurdo que Turquía considera una extensión del grupo terrorista proscrito PKK. Trump retiró algunas de esas tropas en 2019, desde entonces las fuerzas turcas han limpiado las zonas fronterizas de todos los combatientes terroristas.

No hay una solución mágica para muchos asuntos polémicos entre Estados Unidos y Turquía. El Presidente Erdogan y su partido sobrevivieron a la administración Obama-Biden con sus tumultuosos incidentes. Erdogan sobrevivió al intento de golpe de estado en 2016, logró equilibrar la incierta política de Obama y sus vacilaciones en Siria, y luego observó la falta de una auténtica política estadounidense en Oriente Medio tras las revoluciones de la Primavera Árabe. Sin embargo, la magnitud de los desafíos actuales es mucho mayor, especialmente con los complicados cálculos internos que hay que considerar. La buena noticia económica para el gobierno es que Turquía disfrutó de un rápido crecimiento entre julio y septiembre, ya que Ankara alentó una oleada de préstamos que se produjo a costa de una caída en el valor de la lira.

Erdogan es conocido como un maestro de las elecciones y tiene tres años para planificar la próxima. Su prioridad será centrarse en una reforma general de las estructuras de su partido, las alianzas, la difusión pública, la visión económica y la política exterior. Mientras tanto, su país debe prepararse para la era Biden.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines