Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El racismo en Israel no desaparece, empeora

Los manifestantes se reúnen para apoyar a los palestinos en Jerusalén el 5 de septiembre de 2020 [Agencia Mostafa Alkharouf/Anadolu]

El racismo que parece ser inherente al estado de Israel no está desapareciendo, está empeorando. Aunque los árabes palestinos son sus principales objetivos, otros también se ven afectados.

Esto fue implicado recientemente por la ex MK de origen ruso, Ksenia Svetlova. En una entrevista con Haaretz, cuando su libro "Sobre los talones en Oriente Medio" fue publicado a principios de este año. Ella comentó que experimentó el racismo de primera mano como alguien de origen ruso, basándose en la idea que prevalece en Israel de que la mayoría de los rusos que emigraron de la antigua Unión Soviética en la década de 1990 no son judíos "reales". Por consiguiente, sus derechos siguen siendo incompletos en un país que se define como judío. Como miembro del Parlamento, dice, experimentó más racismo que nunca.

Es interesante que Svetlova utilice la palabra racismo para describir la exclusión que caracteriza las relaciones entre las diferentes comunidades judías de Israel. Esto refleja la nueva división sectaria que afecta a los inmigrantes judíos de los países de la antigua Unión Soviética y a los inmigrantes judíos de Etiopía. La antigua fórmula sigue siendo el núcleo de la nueva versión, que es el sectarismo entre los judíos ashkenazis occidentales y los judíos sefardíes orientales.

Lo que parece ser una política formal de exclusión se ha afianzado durante el mandato de Benjamin Netanyahu desde 2009. Según este principio, todo el que esté en contra de él es un enemigo que debe ser silenciado, y todo el que esté con él puede tenderle la mano, aunque sea del "campo enemigo".

LEER: El BDS condena las acusaciones de antisemitismo de Washington

Al mencionar este tema, Svetlova insinúa la doctrina sionista, que en realidad se basa en el racismo. Reveló que durante su época universitaria comenzó a darse cuenta de que la historia del sionismo de que Palestina es una tierra vacía que sólo espera que los judíos la colonicen, lo cual hicieron; y que vivieron allí en paz hasta que los asesinos árabes los atacaron en 1948, es un mito. Entonces empezó a sentir que necesitaba conocer el lugar donde vive y aprender el idioma árabe por curiosidad, y no como un idioma enemigo utilizado para ladrar órdenes en los puestos de control militares.

Su libro es un intento de presentar información sobre la tierra con la esperanza de que el conocimiento supere la ignorancia. La mayoría de los israelíes, cree ella, llegan al país con ideas preconcebidas basadas en la ignorancia más que en cualquier otra cosa.

Su testimonio sobre los judíos rusos es indicativo de la magnitud de la política de exclusión del gobierno israelí, que impulsa a personas como ella a alzar sus voces de protesta. Una de las manifestaciones más graves del racismo israelí es la "Ley del Estado-Nación Judío" introducida en 2018. De golpe, los legisladores israelíes excluyeron a los ciudadanos no judíos del Estado y dieron a una élite relativamente pequeña el derecho a definir el "judaísmo" y la afiliación religiosa. Esta es una peligrosa mezcla de lo profano y lo religioso que se utiliza con fines políticos. El racismo en Israel está vivo, coleando, y empeorando.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 25 de noviembre de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines