Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel se enfrenta a la amenaza existencial más peligrosa desde su creación

Manifestantes se reúnen frente al edificio del Primer Ministro para protestar contra el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu en Jerusalén Occidental el 15 de noviembre de 2020 [Mostafa Alkharouf/Agencia Anadolu].

La preocupación israelí por lo que describen como la crisis interna más grave que el Estado ha presenciado desde su establecimiento está creciendo debido al estado de división, polarización y tensiones partidistas. También han expresado su preocupación por los efectos de estas cuestiones, incluida la fragmentación del frente interno, la difusión de los términos de la guerra civil, el colapso de la sociedad israelí y la guerra de hostilidad y odio.

Los israelíes creen que Israel se enfrenta a una de las crisis más peligrosas de su historia, después de haber perdido la confianza en las instituciones del Estado. Acusan a una persona de ser responsable de esta falta de confianza, a saber, Benjamin Netanyahu.

Es cierto que Netanyahu ha presentado a los israelíes una larga lista de logros, pero como cualquier político, tiene debilidades y fracasos, y su principal problema no es sólo la manera fallida en que insistió en la gestión de la pandemia del coronavirus, sino también en el ataque que ha venido realizando durante años contra las instituciones del Estado y la destrucción de las relaciones entre los israelíes. Durante años, han vivido con la insistencia de algunos de no creer en los medios de comunicación, las instituciones académicas, el sistema judicial, la policía, la fiscalía, el ministerio público y los funcionarios del Ministerio de Finanzas, y al final quedó claro que muchos de ellos no creen en la autoridad del Estado.

Durante muchos años, los israelíes han vivido en un estado de incitación mutua, que ha socavado su confianza mutua, sembrando la discordia y el odio entre la derecha y la izquierda, los árabes y los judíos, los religiosos y los seculares, y los ashkenazim orientales y occidentales. Han considerado a los que no votan por este campo o por aquel un traidor sin papel en Israel, y a cada uno sólo le importa su campo partidista. El resultado es que los israelíes se encuentran en esta grave crisis en la que no creen en el otro.

LEER: Netanyahu flies to Saudi Arabia for secret meeting with MBS, Pompeo

Los israelíes temen que lo que describen como su "hermandad patriótica" se derrumbe y sea sustituido por la hostilidad tribal y el odio interno que puede conducir a la desintegración de Israel, el estallido de una sangrienta guerra civil, la profundización de las divisiones internas, el aumento de los argumentos y el intercambio de acusaciones, utilizando el lenguaje ofensivo y las políticas divisorias. Temen que para que cada líder israelí se gane la lealtad de su bando, trabajen para profundizar la hostilidad entre el resto.

El resultado es que ahora todo está explotando en los rostros de los israelíes, ya que la falta de confianza entre cada uno de ellos les crea dificultades, especialmente en medio de la pandemia y la crisis económica. Esto puede conducir a una catástrofe.

Cabe señalar que Netanyahu, que pudo comprar la confianza de los príncipes del Golfo Árabe y los republicanos americanos, perdió a los israelíes. Después de construir su liderazgo sobre los cimientos de la división y el odio entre los israelíes durante años, su lema se convirtió en "Yo soy Israel, e Israel es yo", y ya no es capaz de distinguir entre sus intereses personales y los intereses del Estado.

En medio de estas nubes negras que rodean a los israelíes, grandes grupos están cada vez más convencidos de que su sociedad se ha vuelto débil, dividida, cobarde y paralizada. Se ha transformado de un país fuerte, estable y unido a una sociedad que descendió al abismo del odio, la parálisis y la separación, y ahora vive los días más difíciles que ha conocido.

Netanyahu y su equipo han logrado dividir a los israelíes, desmantelándolos en pedazos de odio, enemistad y maldad, y transformando a Israel de una democracia moderna en un reino corrupto que estropea todo lo que toca. Cualquiera que se atreva a criticar a este gobierno anárquico es inmediatamente acusado de traición y es clasificado como un izquierdista que odia a Israel.

Uno de los fenómenos que indican esta pendiente que Israel ha bajado es que ya no es capaz de escuchar y respetar las diferentes opiniones o tratar de entender al otro lado. Más bien, una gran ambigüedad lo envuelve debido al terrible odio y a la capa de malicia sobre él que causará el estallido de una guerra civil. Las mentiras se han vuelto profundas, junto con el estallido de la incitación.

Esto llega 25 años después del asesinato del difunto Primer Ministro Itzjak Rabin, cuando los israelíes estaban más divididos que nunca y la incitación interna alcanzó nuevas cotas. El período posterior al asesinato se convirtió en uno de los momentos más dramáticos de la historia de Israel.

LEER: Israel ministers boycott cabinet meetings

Estos días difíciles recuerdan a los israelíes lo que precedió al asesinato de Rabin. El odio y la división que vemos es más peligroso entonces, y las campanas de alarma están sonando, advirtiendo de otro asesinato político. Los activistas del Likud caminan por ahí con camisetas que llaman a los izquierdistas traidores, mientras que el hijo del Primer Ministro, Yair, no deja de twittear contra el Fiscal General, acusándolo de representar una amenaza existencial para Israel, calificándolo de "tan malo como Irán".

La mitad de los israelíes apoyan a Netanyahu, y la otra mitad lo ven como una fuerza destructiva y una verdadera amenaza existencial para el futuro de Israel.

El eslogan anti-Netanyahu es "Go", que contribuyó a alimentar las protestas, pero la mayor parte de la violencia proviene de los seguidores del primer ministro, a través de intentos de atropellar a los manifestantes, disparar gas lacrimógeno, spray de pimienta y lanzarles piedras. La situación es tan tensa que una pequeña chispa desencadenará un infierno.

Las tensiones en Israel indican que se acerca otro asesinato político. Aunque el propio Netanyahu está bien protegido por los servicios de seguridad, el mayor peligro está en las manifestaciones y las calles. La pendiente en la que se encuentra Israel está más resbaladiza que nunca y los frenos se están aflojando hacia una mayor complicación.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines