Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudita confía en que Biden buscará la estabilidad regional, afirma el ministro de Relaciones Exteriores

El presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, habla después de una reunión con los gobernadores en Wilmington, Delaware, el 19 de noviembre de 2020. [JIM WATSON/AFP vía Getty Images]

El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita dijo el sábado que confiaba en que la próxima administración estadounidense del demócrata Joe Biden aplicaría políticas que ayuden a la estabilidad regional y que cualquier discusión relacionada con ello llevaría a una fuerte cooperación, según informa Reuters.

Riad se está preparando para un nuevo presidente de EE.UU. que se comprometió en la campaña electoral a reevaluar los lazos con Arabia Saudita, un estado que describió como un "paria" en 2019.

"Confío en que una administración Biden continuará aplicando políticas que redunden en beneficio de la estabilidad regional", dijo el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud a Reuters en una entrevista virtual en el marco de la Cumbre de Líderes del G20, que su país está organizando.

"Cualquier discusión que tengamos con la futura administración conducirá a una fuerte cooperación".

El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman disfrutaba de estrechos lazos personales con el presidente Donald Trump y su relación sirvió para amortiguar las críticas internacionales sobre el historial de derechos de Riad tras el asesinato del periodista saudí y residente en Estados Unidos Jamal Khashoggi, el papel de Riad en la guerra de Yemen y la detención de activistas por derechos de la mujer.

LEER: Netanyahu insta a no volver al acuerdo nuclear con Irán

Esas zonas pueden convertirse ahora en puntos de roce entre Biden y Arabia Saudita, un importante exportador de petróleo y comprador de armas de los Estados Unidos.

El príncipe Faisal hizo hincapié en los 75 años de historia de la "fuerte cooperación en materia de defensa" entre los dos países y dijo que esperaba que continuara.

Dijo que sería "totalmente apropiado" para los Estados Unidos designar al movimiento hutí de Yemen, alineado con Irán, como una organización terrorista extranjera.

"Todos sabemos que gran parte de sus armas y una parte significativa de su ideología proviene de Irán. Así que sin duda son una organización terrorista con respaldo extranjero", dijo.

Washington ve al grupo como una extensión de la influencia iraní en la región. La administración de Trump ha estado amenazando con poner al grupo en una lista negra, según han declarado fuentes a Reuters, como parte de su campaña de "máxima presión" contra Teherán. Irán niega haber dado apoyo financiero y militar a los hutíes.

Arabia Saudita presionó fuertemente para la campaña contra su rival Irán, y el tema es cómo abordará Biden los misiles balísticos de Teherán y el apoyo a los poderes regionales en cualquier conversación para revivir un pacto nuclear internacional con Irán que Trump abandonó en 2018.

El príncipe Faisal también dijo que el reino disfrutaba de relaciones "buenas y amistosas" con Turquía, que ha estado en desacuerdo con el reino durante algunos años por la política exterior y las actitudes hacia los grupos políticos islamistas. El asesinato de Khashoggi en el consulado saudí en Estambul aumentó considerablemente las tensiones.

Durante más de un año, algunos comerciantes saudíes y turcos han especulado con que Arabia Saudita estaba aplicando un boicot informal a las importaciones de Turquía.

LEER: Arabia Saudí ha usado a los Hermanos Musulmanes para manipular el Islam

El ministro dijo que no ha visto ningún resultado que apoye la existencia de un boicot.

Comentando la división entre los países del Golfo con Qatar, el príncipe Faisal dijo que Riad buscaba una manera de terminar la disputa con Qatar. La disputa data de 2017 cuando los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Arabia Saudita, Bahrein y Egipto impusieron un boicot a Qatar, rompiendo los lazos diplomáticos y de transporte y acusándolo de apoyar el terrorismo. Qatar niega sus acusaciones de apoyo al terrorismo.

En el período previo al G20, los principales grupos de derechos humanos y las familias de los activistas encarcelados pidieron a las capitales de los países del G20 que boicotearan la cumbre por el historial de Derechos Humanos de Riad.

Al preguntarle si Arabia Saudita estaba considerando la posibilidad de conceder clemencia a las activistas de los derechos de la mujere detenidas, una perspectiva planteada inicialmente por el embajador saudita en el Reino Unido y posteriormente retirada, el príncipe Faisal dijo que la clemencia "no era un problema", dado que las mujeres seguían siendo juzgadas.

Las detenidas están acusadas de perjudicar los intereses saudíes. Pocos cargos se han hecho públicos, pero algunos se refieren a contactos con periodistas, diplomáticos y grupos de Derechos Humanos extranjeros.

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente MedioUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines