Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí pide un préstamo para financiar proyectos de megaciudades

Un hombre cuenta billetes de riyal saudí en un mercado de Riad, Arabia Saudita, el 3 de octubre de 2016 [Fayez Nurdeline /AFP/Getty Images]

Se han planteado nuevos interrogantes sobre la salud de la economía saudita tras la revelación de que el príncipe Heredero Mohamed Bin Salman tuvo que pedir un préstamo para financiar partes de su mega proyecto NEOM, una ciudad-estado futurista de 500.000 millones de dólares cerca del Mar Rojo y las fronteras con Egipto y Jordania.

El préstamo fue contratado por la Compañía de Desarrollo del Mar Rojo (TRSDC), el promotor oficial respaldado por el fondo de riqueza soberana del reino, el Fondo de Inversión Pública. Según The National TRSDC está planeando cerrar un préstamo de 3.700 millones de dólares de cinco bancos locales para finales de 2020, a medida que se acelera la construcción del proyecto. El préstamo fue confirmado por John Pagano, el director ejecutivo de TRSDC.

Es probable que este préstamo plantee más preguntas sobre la economía saudí. Como el mayor productor de petróleo del mundo, Arabia Saudita tradicionalmente no ha tenido necesidad de pedir dinero prestado, siempre y cuando el gasto del gobierno y la generosidad real no superen los ingresos. Pero actualmente la deuda del reino está creciendo debido a años de caída de los precios del petróleo.

La propagación del Covid-19 ha contribuido a sus crisis de deuda, lo que ha llevado a Arabia Saudita a pedir prestado 26.600 millones de dólares después de que quemara las reservas de divisas y anunciara un paquete de estímulo de 32.000 millones de dólares.

LEER: Qatar celebrará elecciones al Consejo de la Shura el próximo año

En julio, los problemas económicos de Arabia Saudita eran tales que el reino estaba "considerando todas las opciones" para reforzar su economía, incluida la venta de activos estatales y, por primera vez, introducir el impuesto sobre la renta.

La desgracia del reino se vio agravada por el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi en 2018. Los inversores mundiales que en su día consideraron al príncipe heredero del reino como una apuesta segura se asustaron por el espantoso asesinato que, según los servicios de inteligencia occidentales, fue autorizado por el gobernante de facto.

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines