Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La verdadera crisis de Macron tiene más que ver con los valores franceses que con el Islam (Parte 2)

Manifestantes se reúnen frente a la embajada de Francia en Teherán durante una protesta contra la publicación de las caricaturas del profeta Mahoma (LPSCE) en Francia y contra el presidente de Francia Emmanuel Macron por sus comentarios anti-islámicos, el 28 de octubre de 2020 en Teherán, Irán [Fatemeh Bahrami - Agencia Anadolu]

No hay duda de que Emmanuel Macron está en crisis con su yo racista, primero y sobre todo, seguido por una crisis con su pueblo. La primera está profundamente arraigada. Cuando se presentó a la presidencia se vio obligado a dirigirse a los musulmanes franceses y acogerlos para conseguir sus votos. Hizo falsas promesas, incluyendo la garantía de que podrían practicar su religión libremente y disfrutar de la libertad de expresión. Cuando le preguntaron en la televisión por su visión de las mujeres musulmanas con velo, respondió que las respetaba y las apreciaba y que era una elección personal que todos los franceses debían respetar. Esto, insistió, estaba de acuerdo con los valores de la República Francesa, que garantizan la libertad personal de todos en la sociedad y el derecho a la ciudadanía.

Así pues, engañado, el 92% de los ciudadanos musulmanes franceses con derecho a voto, 6,6 millones de ellos, votaron por él, y Macron se convirtió en Presidente de Francia. Desde entonces ha roto sus promesas que, como dicen los egipcios, era como la mantequilla que cubría una charla nocturna que se derretía cuando llegaba la luz del día.

El grupo de presión pro-Israel también jugó un papel en su victoria electoral. Para devolver el favor, anunció en la cena anual del Consejo de Instituciones Judías en Francia que su gobierno adoptaría un proyecto de definición de antisemitismo que combina el antisionismo con el antisemitismo. Instó al Parlamento a vincular ambos para que la inaceptable hostilidad hacia los judíos se equiparara a la crítica legítima de la política, las políticas y las prácticas de Israel. De un golpe, trató de hacer que esto último fuera ilegal.

De hecho, las Naciones Unidas declararon el sionismo como una forma de racismo y discriminación racial en 1975, antes de que se viera obligado a cancelar la resolución en 1991 como condición para la participación de Israel en la conferencia de paz de Madrid. El sionismo es una ideología política que surgió a finales del siglo XIX y cuyo fundador, Theodor Herzl, quería establecer un hogar nacional para los judíos en Palestina.

LEER: La verdadera crisis de Macron tiene más que ver con los valores franceses que con el Islam (Parte 1)

El anuncio de Macron se hizo en respuesta a las declaraciones del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, quien ha impulsado el argumento de que el antisionismo es igual al antisemitismo, con el fin de que la crítica legítima a Israel sea ilegal en los países que han criminalizado -con razón- el racismo anti-judío. Sin embargo, una medida de este tipo en Francia limita la libertad de expresión y de opinión, que se considera fundamental para los valores de la República Francesa. Macron básicamente sacrificó los valores que elogia y utiliza para justificar sus críticas al Islam y a los musulmanes para apaciguar al lobby pro-israelí. En la Francia de Macron, Israel está por encima de cualquier tipo de crítica, incluso cuando trata el derecho internacional con desprecio. Muchos judíos no sionistas se han opuesto a esto.

Tenemos derecho a preguntar por qué el presidente francés no ha prohibido también la crítica al Islam y a los musulmanes para garantizar el respeto de sus creencias y costumbres y criminalizar a los que les son hostiles. Eso no sólo cumpliría la promesa electoral de Macron, sino que también garantizaría que todos los ciudadanos franceses sean tratados por igual bajo la tan cacareada égalité, liberté, fraternité del país.

Es su racismo inherente, creo, lo que ha hecho que Macron básicamente declare la guerra al Islam. Esto no fue una sorpresa. Es, de hecho, una táctica usada por el lobby pro-Israel para usar los flexibles medios de comunicación y los políticos para demonizar las comunidades musulmanas y así dividir la sociedad. En este caso, se ha hecho para hacer creer a los franceses que su país e Israel comparten un enemigo común en el Islam y la llamada amenaza musulmana.

En muchos sentidos, Macron también está usando esto para desviar la atención de sus fracasos políticos internos e internacionales. Su gobierno tiene problemas con una economía en deterioro. No puede crear nuevas oportunidades de empleo o incluso preservar los puestos de trabajo existentes. Esto ha enfurecido al público francés, como se vio en las manifestaciones del movimiento de los chalecos amarillos del año pasado en las calles de Francia.

En el extranjero, Macron ha fracasado en Siria, Libia y Líbano, así como en su disputa con Turquía, de la que no ha cosechado más que un nuevo descenso de su popularidad. Piensa que puede escapar de esta crisis mediante la promoción del espantapájaros del terrorismo islámico y la explotación de la islamofobia europea.

El grupo de presión sionista en todo occidente ha cultivado alianzas con políticos de extrema derecha y demagogos para poner a los musulmanes de Europa como un chivo expiatorio conveniente para sus propios defectos. Esto ha sido más notable en la respuesta europea al aumento de la migración desde el Oriente Medio y África. Un patrón similar se ha visto en los Estados Unidos bajo el mandato de Donald Trump, quien ha utilizado una retórica racista en su enfoque de la inmigración, especialmente de los países musulmanes.

LEER: En su primera declaración durante meses… Benkirane exige una disculpa a Francia

La retórica hostil al Islam y a los musulmanes se ha escuchado en Washington antes, por supuesto. Tras la caída de la Unión Soviética, se cree que el presidente Ronald Reagan dijo: "Hemos derrotado al rojo y nuestra próxima batalla es contra el verde [Islam]". George W. Bush declaró una famosa cruzada después del 11 de septiembre de 2001; fue un lapsus linguae, se disculpó después. Sin embargo, ese "lapsus" expresaba el enfoque de Bush, ya que estaba aliado con la extrema derecha y los sionistas neoconservadores, así como con los cristianos evangélicos sionistas. Él y sus acompañantes convencieron al mundo de que el problema radica en el "terrorismo islámico" y utilizó la destrucción del 11-S como pretexto para su guerra contra el Islam. Académicos, escritores y profesionales de los medios de comunicación, incluyendo a Samuel Huntington con su libro El choque de civilizaciones y Francis Fukuyama con El fin de la historia y El último hombre, han ayudado a afianzar esta posición.

El Islam ha sido retratado como un enemigo brutal promoviendo una falsa imagen del Islam y los musulmanes, lo que no es sorprendente que haya despertado miedo en occidente hasta el punto de que casi se ha convertido en una profecía autocumplida. Los crímenes cometidos contra los musulmanes en occidente son el resultado de estos temores y el fruto del odio que se ha plantado en la mente de las personas.

Durante la época colonial, el discurso anti-Islam fue usado como pretexto para invadir y desmantelar el Imperio Otomano. La misma mentalidad está siendo revivida y envalentonada hoy en día por el pequeño colonialista Macron. Lo está usando para unir a las potencias occidentales contra los musulmanes, con la esperanza de liderar a los países de Europa en su guerra contra el Islam y restaurar la gloria del Imperio Francés. En otras palabras, quiere ser reelegido y ve esto como la manera de atraer votos de la extrema derecha. Su verdadera crisis tiene mucho más que ver con sus valores, y los de la Francia que defiende, que con el Islam y los musulmanes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines