Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Miles de personas protestan en la mezquita de Al-Aqsa por los comentarios de Macron

Palestinos durante una protesta contra los comentarios del presidente francés Emmanuel Macron defendiendo las caricaturas del Profeta Mahoma (LPSCE), realizada después de la oración del viernes frente a la Cúpula de la Roca en el recinto de la Mezquita Al-Aqsa, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 30 de octubre de 2020 [Mostafa Alkharouf / Agencia Anadolu].

Miles de palestinos se reunieron el viernes en el complejo de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén para protestar por los comentarios antiislámicos del presidente francés Emmanuel Macron.

El imam de la mezquita de Al-Aqsa, el sheikh Ekrima Sabri, condenó la reedición de caricaturas que insultaban al profeta Mahoma (LPSCE), así como las declaraciones de Macron.

"El presidente francés ha declarado su enemistad con los musulmanes de todo el mundo", anunció Sabri.

Después de la oración del viernes, miles de fieles se reunieron en el complejo de Al-Aqsa, sosteniendo pancartas que alababan al profeta Mahoma, criticando a Macron y pidiendo un boicot a los productos franceses.

La policía israelí impidió a miles de palestinos de la Cisjordania ocupada llegar a la mezquita de Al-Aqsa, impidiéndoles realizar la oración del viernes.

Después de las manifestaciones, testigos presenciales dijeron a la Agencia Anadolu que la policía israelí persiguió a los fieles y detuvo a uno de ellos, además de a un camarógrafo.

LEER: La humillación a los árabes

A principios de este mes, Macron describió el Islam como "una religión en crisis" y anunció planes para endurecer las leyes para hacer frente al "separatismo islamista" en Francia.

Los musulmanes franceses lo han acusado de intentar reprimir su religión y legitimar la islamofobia.

Turquía también ha condenado la actitud de Macron hacia los musulmanes y el Islam, y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha declarado que el líder francés necesitaba un "chequeo de salud mental".

La actitud de Macron hacia el islam, la reedición de caricaturas que insultaban al profeta musulmán Mahoma y su proyección en las paredes de los edificios han desencadenado boicots de productos franceses en varios países, entre ellos Qatar, Kuwait, Argelia, Sudán, Palestina y Marruecos.

Categorías
FranciaNoticiasOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines