Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Árabes israelíes procedentes de la nada

Una foto fechada antes de 1937 durante el Mandato Británico en Palestina muestra a los árabes manifestándose en la Ciudad Vieja de Jerusalén contra la inmigración judía a Palestina. [AFP vía Getty Images]

“israelí de origen árabe” es una frase que he leído varias veces en el contexto de una noticia sobre un palestino árabe que tiene la ciudadanía israelí. Es una descripción que se usa a menudo para presentar a artistas que participaban en competiciones de canto árabe o que actúan en películas, o sobre famosos jugadores de fútbol que firmaban para jugar con equipos extranjeros. Esta descripción suele aparecer al final de la noticia en una frase, como por ejemplo: “Vale la pena señalar que Mu’nis – o Dia – es un israelí de origen árabe.”

Esta definición suele estar reservada a una persona que se convirtió en ciudadano de un país después de que su familia inmigrara a él, como es el caso del ex presidente de Argentina Carlos Menem. Menem es de origen sirio, lo que significa que su familia inmigró a la Argentina hace algún tiempo y se convirtió en argentino.

Lo mismo ocurre con los estadounidenses, la mayoría de los cuales descienden de familias que emigraron de otras partes del mundo, excepto los nativos americanos. Son los habitantes indígenas de América. Este retrato también se aplica a los israelíes, que a menudo se describen como “tal y cual, un judío israelí de origen americano o europeo”. En cuanto a los descendientes de familias judías nacidas en Palestina, se les llama simplemente “tzabar” o “sabra“, en referencia a la planta de cactus que está muy extendida en el país. Este nombre fue inicialmente dado por los nuevos inmigrantes de Europa a los judíos palestinos como una forma de burla. Luego, cada judío nacido en Palestina fue llamado “sabra“, incluso si su padre nació en Rusia o en otro lugar. Esto significa que los hijos de Lieberman de origen moldavo, por ejemplo, son considerados tzabar en el censo israelí.

En cuanto a la descripción de un árabe como “israelí de origen árabe”, no se aplica a los árabes palestinos en Israel porque no viajaron miles de kilómetros para venir a asentarse. Más bien son los herederos de los que nacieron allí, generación tras generación, hace muchos siglos, y algunos de los linajes se remontan a antes del Islam.

LEER: Hamas y Egipto discuten la apertura del cruce de Rafah de forma permanente

El recién llegado es el que es nuevo en la zona, y por eso se le recuerda a la gente su origen para aclarar, como Barack Obama, el presidente americano de ascendencia keniana.

Una vez que un inmigrante en América, Argentina u otro lugar obtiene la ciudadanía, obtiene todos los derechos de un ciudadano, y son iguales ante la ley. Pueden llegar a ser presidente del país y pueden trabajar en todos los cargos, incluyendo el Ministerio de Defensa y operar los botones de las bombas nucleares.

Manifestantes palestinos se enfrentan a las fuerzas israelíes durante una protesta para conmemorar el 53 aniversario de Naksa o el día del retroceso, cerca del puesto de control militar de Jabara en Tulkarm, Cisjordania, Palestina, el 5 de junio de 2020 [Issam Rimawi / Agencia Anadolu]

En cuanto a los árabes palestinos, no son tratados como ciudadanos con igualdad de derechos, sino que están en un estado de contradicción y conflicto. El Estado refuerza su sentimiento de alienación en su propia patria al negarse a reconocer su afiliación nacional, e incluso geográfica, después de borrar el nombre de su patria original: Palestina. Sus funcionarios proponen el intercambio de población con el objetivo de eliminarla, y se consideran un obstáculo, lo que hace que los funcionarios se preocupen por lo que ellos llaman el problema demográfico asociado a estos ciudadanos.

Cuando Occidente y la prensa israelí describen a un palestino en Israel como un “israelí de origen árabe”, están aplicando una política que considera la relación de los árabes con el Estado como una cuestión interna israelí. Sin embargo, cuando los medios de comunicación árabes, algunos de los cuales tienen gran influencia en las generaciones árabes emergentes, utilizan esta descripción, están engañando deliberadamente a la gente, negando a la población autóctona del país.

Es una negación de la existencia de un problema que sufren estos árabes, y es una expresión destinada a aislarlos de su vínculo nacional.

LEER: Un recolector de aceitunas palestino de 75 años herido por colonos israelíes

Este término no es ingenuo, sino poderoso, y tiene por objeto negar la condición de minoría árabe palestina autóctona. Este término menciona la palabra “árabe” e ignora a los “palestinos”, porque si son palestinos, entonces pertenecerían a un lugar llamado Palestina, y a un pueblo llamado los palestinos. Sin embargo, cuando son “israelíes de origen árabe”, vienen de la nada. De la misma manera, el estado no clasifica a estos árabes como tzabar, porque este término sólo se asigna a los judíos.

El uso de este término significa cortar las raíces, fragmentar un pueblo e ignorar la existencia de una causa nacional que une a todos los palestinos.

No, no son extraídos de la nada. Son los árabes palestinos, el pueblo indígena del país, que tienen la ciudadanía israelí. En cuanto a las condiciones para tener esta nacionalidad, esta es la historia interminable.

Traducido del Arab48, 13 de octubre de 2020.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestina
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines