Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La mayor esperanza para Palestina está en su pueblo

La mejilla de una niña está pintada con los colores de la bandera palestina durante una protesta en Gaza el 11 de diciembre de 2016 [Agencia Ali Jadallah/Anadolu]

En el 75º aniversario de la fundación de las Naciones Unidas, el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, tuvo la oportunidad de pronunciar un poderoso discurso y respaldarlo con un cambio en la política palestina. No hizo ninguna de las dos cosas. Por el contrario, las leves críticas de Abbas a la organización internacional fueron suavizadas por otra declaración que era de “esperar”, en lugar de trabajar en una alternativa palestina para poner fin a décadas de diplomacia de intenciones fallidas.

La Resolución 2621 de las Naciones Unidas “Declara que la continuación del colonialismo en todas sus formas y manifestaciones es un crimen que constituye una violación de la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales y los principios del derecho internacional”. También reafirma “el derecho inmanente de los pueblos coloniales a luchar por todos los medios necesarios de que disponen contra las potencias coloniales que reprimen su aspiración a la libertad y la independencia”.

Esa es la teoría. En la práctica, las Naciones Unidas admitieron a Israel en sus filas como Estado colonial -a pesar de que nunca cumplió las condiciones de adhesión- y sigue defendiéndolo mediante el compromiso de dos Estados, que está estructurado para preservar a Israel y su relato de seguridad.

Ni una sola referencia al derecho legítimo del pueblo palestino a resistir el colonialismo fue hecha por Abbas en su discurso grabado ante la ONU. Refiriéndose a Palestina como “la mayor prueba para este orden internacional y su credibilidad”, Abbas continuó afirmando que los palestinos “continuarán esperando que la ONU cumpla con su responsabilidad de lograr un acuerdo pacífico sobre la cuestión de Palestina”. Todo esto porque, según Abbas, los palestinos han “puesto su esperanza en las Naciones Unidas”.

LEER: El club de los Emiratos Árabes Unidos se convierte en el primer equipo árabe que contrata a un jugador israelí

Los palestinos han sido guionizados en una narrativa internacional que elimina sus derechos políticos, y sus líderes no están haciendo nada para oponerse al status quo. Sugerir otra conferencia de paz internacional parece ser la única carta ineficaz que le queda a Abbas. Teniendo en cuenta que la AP no renunciará a su compromiso con el moribundo compromiso de los dos Estados, ¿por qué esperaría Abbas un nuevo enfoque de la comunidad internacional hacia Palestina en un momento en el que EE.UU. ha optado por dar prioridad a los acuerdos de normalización entre los países árabes e Israel, poniendo así a la región a la altura del resto del mundo al profesar un supuesto apoyo a Palestina mientras cimenta sus lealtades políticas con el Estado colonial?

No es que las Naciones Unidas cambien de opinión sólo por las súplicas de la AP de seguir comprometida con planes que son perjudiciales para el pueblo palestino. No ha habido ni un solo caso en el que la AP haya utilizado el derecho internacional como algo más que una referencia con fines retóricos, mientras que Israel y la comunidad internacional han creado focos de impunidad que preservan las violaciones políticas infligidas al pueblo de la Palestina ocupada.

La AP está cumpliendo su papel como una extensión de la comunidad internacional e Israel para reprimir a los palestinos. Mientras tanto, la ONU también es cómplice de esto en lugar de cumplir con su obligación de mantener sus propias cartas y resoluciones. Es abominable sugerir, como lo hizo Abbas, que los palestinos han puesto sus esperanzas en la ONU. Tal subyugación voluntaria no es otra cosa que una admisión de derrota, que el pueblo palestino no concederá. Sin embargo, hay una necesidad urgente de denunciar la duplicidad en las organizaciones internacionales, y un imperativo aún mayor para que los palestinos se unan detrás de un liderazgo que acerque al pueblo a la participación política. La AP ha fracasado en ambos aspectos, como la ONU pretendía desde el principio. La mejor esperanza para Palestina está en su pueblo.

LEER: Los Emiratos Árabes Unidos anuncian su candidatura al Consejo de Seguridad de la ONU

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente Medio

MEMO Staff Writer

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines