Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Chipre acusado de devolver sistematicamente a los refugiados, mientras Grecia acusa a los cooperantes de espionaje

Refugiados vistos en un campamento en Chipre el 5 de noviembre de 2019 [IAKOVOS HATZISTAVROU/AFP/Getty Images]

Las autoridades chipriotas han estado devolviendo rápidamente a los refugiados al Líbano desde principios de septiembre, sin dar a los que llegan la oportunidad de solicitar asilo, según afirma un nuevo informe de Human Rights Watch (HRW).

Cada uno de los 15 migrantes libaneses y sirios entrevistados para el informe dijeron a HRW que las autoridades chipriotas les habían negado la oportunidad de presentar solicitudes de asilo y, en cambio, rechazaron agresivamente sus intentos de migración.

Según el informe, los guardacostas grecochipriotas y turcochipriotas utilizaron técnicas agresivas que incluían rodear las embarcaciones de los migrantes a gran velocidad para hundir o volcar los barcos y abandonar al menos una embarcación en el mar, sin alimentos ni combustible.

Algunos entrevistados dijeron que la policía marítima chipriota, que vigilaba los derechos humanos, los había golpeado, mientras que otros dijeron que los habían engañado para que subieran a bordo de barcos de pasajeros que luego los devolvieron al Líbano.

“El hecho de que los ciudadanos libaneses se unan ahora a los refugiados sirios en embarcaciones para huir del Líbano y solicitar asilo en la Unión Europea es una muestra de la gravedad de la crisis a la que se enfrenta ese país”, se citó en el informe a Bill Frelick, director de derechos de los refugiados y los migrantes de HRW.

“Chipre debería considerar sus solicitudes de protección de manera plena y justa y tratarlos con seguridad y dignidad en lugar de hacer caso omiso de las obligaciones de rescatar embarcaciones en peligro y no realizar expulsiones colectivas”.

LEER: Hariri del Líbano: No soy candidato para formar un nuevo gobierno

En las últimas semanas, el número de intentos de cruzar del Líbano a Chipre ha aumentado considerablemente después de que una explosión masiva devastara Beirut el 4 de agosto dejando a cientos de miles de personas sin hogar y sin empleo.

Sin embargo, la nación insular europea se ha quejado desde hace mucho tiempo de su posición de vanguardia en la crisis de los migrantes en el Mediterráneo y ha tratado de reducir el tráfico de migrantes a través de su territorio.

A principios de septiembre, el parlamento chipriota aprobó planes para reducir de 75 a 14 días el plazo que tienen los migrantes para apelar las solicitudes de asilo rechazadas.

En la misma semana, el ministro del Interior de Chipre, Nicos Nouris, advirtió que el país ya no podía recibir a migrantes por razones económicas “simplemente porque las instalaciones de recepción ya no son, literalmente suficientes, y las capacidades del país están agotadas”, según el Cyprus Mail.

Mientras tanto, Grecia, que también está en la vanguardia de la crisis de los migrantes, acusó ayer a 35 cooperantes europeos de espionaje por haber ayudado supuestamente a los contrabandistas turcos a encontrar lugares de desembarco remotos en las islas griegas.

Los 35, que se cree que proceden de Austria, Suecia y Alemania, supuestamente proporcionaron a los contrabandistas turcos las coordenadas de satélite de calas remotas en las islas griegas. El grupo, según un informe del Times, también utilizó equipo electrónico de interferencia para impedir que la guardia costera griega detectara las embarcaciones de migrantes.

No quedó claro de inmediato si alguno de los 35, que, de ser declarado culpable, se enfrentaba a una pena de hasta 25 años de prisión, se encuentran bajo custodia.

Categorías
ChipreEuropa y RusiaGreciaLíbanoNoticiasOriente MedioSiriaTurquía
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines