Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Pompeo busca poner fin a la disputa en Sudán antes de las elecciones presidenciales de EE.UU.

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump, junto con el secretario de Estado Mike Pompeo, celebra una conferencia de prensa sobre China el 29 de mayo de 2020, en el jardín de rosas de la Casa Blanca en Washington, DC. [MANDEL NGAN/AFP vía Getty Images]

El secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo está en una carrera contra el tiempo para resolver la disputa de su país con Sudán, semanas antes de que se celebren las elecciones presidenciales de EE.UU.

Como suele ocurrir en la diplomacia de EE.UU., Israel no está lejos de los motivos ocultos de Trump.

“Los Estados Unidos tienen una oportunidad única de garantizar que se indemnice finalmente a las víctimas de los atentados terroristas de 1998 perpetrados por Al-Qaeda contra las embajadas de los Estados Unidos en Kenya y Tanzanía”, escribió Pompeo en una carta a los senadores.

Añadió: “También tenemos una ventana única y estrecha para apoyar al gobierno de transición dirigido por civiles en Sudán que finalmente se ha librado de la dictadura islamista”.

El tema central relacionado con este expediente es la inclusión de Sudán en la lista negra de los Estados Unidos de países que patrocinan el terrorismo.

Este castigo, que llevó a obstaculizar las inversiones en el país del noreste de África, se remonta a 1993. La crisis se agravó con los atentados de 1998, que provocaron la muerte de más de 200 personas.

En ese momento, cuando Omar Al-Bashir, que fue acusado de dar refugio al líder de Al-Qaeda, Osama Bin Laden, durante años, todavía era presidente, los Estados Unidos trataron al Sudán como un paria.

Sin embargo, en los últimos años, Washington cambió de opinión cuando Al-Bashir comenzó a cooperar con la administración de EE.UU. en la lucha contra el terrorismo y aceptó la independencia del sur de Sudán.

El ex presidente demócrata de EE.UU. Barack Obama, y luego su sucesor republicano, se aseguraron de volver a conectarse con Jartum. Incluso antes de la caída de Al-Bashir, los EE.UU. entablaron un diálogo para eliminar a Sudán de su lista negra.

LEER: EE.UU. pide a los hutíes que detengan los ataques de los Maribs y acaben con la hostilidad contra los saudíes

Negociaciones entre bastidores

El levantamiento popular que derribó el antiguo régimen sudanés en la primavera de 2019 aceleró la iniciativa diplomática mencionada, ya que Pompeo no escatimó esfuerzos para apoyar al jefe del gobierno de transición Abdalla Hamdok.

Sin embargo, las negociaciones han tropezado con la espinosa demanda de pagos de indemnización a las familias de las víctimas de los ataques de 1998.

Una portavoz del Departamento de Estado de los Estados Unidos reveló que el Secretario de Estado cree ahora que hay una solución a la vista, y ha hecho de este expediente “una de sus principales prioridades”.

El plan de Pompeo estipula que Jartum deposite los fondos en una cuenta bloqueada, que sólo se pagará a los EE.UU. para compensar a los demandantes. Los medios de comunicación de EE.UU. informaron de que el importe total de los pagos es de 335 millones de dólares.

Como condición, el entendimiento requiere la eliminación de Sudán de la lista de estados que patrocinan el terrorismo y la adopción de un proyecto de ley que proclame la paz legal con Jartum, para evitar el riesgo de nuevos enjuiciamientos en el futuro.

En su carta, Pompeo presionó al Congreso de los EE.UU. para que votara sobre esta disposición.

Explicó: “Esta ley debe entrar en vigor a mediados de octubre a más tardar para garantizar que el dinero de las indemnizaciones pagadas a las víctimas tan pronto como Sudán sea retirado de la lista de Estados que patrocinan el terrorismo”.

Esto indica claramente que la administración de Trump está dispuesta a levantar el castigo simbólico de Sudán antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Senadores de todas las afiliaciones declararon su apoyo a la petición de Pompeo. Sin embargo, hay preocupación dentro de la administración de EE.UU. por una potencial resistencia a este proyecto por parte de influyentes demócratas.

Pero, ¿por qué tal afán por parte de un secretario de estado de EE.UU. que no ha mostrado ningún interés en el continente africano antes de esto?

Es probable que haya otro archivo importante para la administración de Trump que se esconde detrás de este.

Pompeo fue a Jartum a finales de agosto en la primera visita de un secretario de estado de EE.UU. en 15 años, durante una gira para persuadir a los países árabes para normalizar las relaciones con Israel.

El campo del candidato presidencial republicano pretende beneficiarse de los dos acuerdos históricos firmados durante su mandato entre Israel, por un lado, y los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, por otro, lo que se considera un logro que faltaba en su historial diplomático. Cuanto más apoyo reciba el programa de Trump de los intereses israelíes, más probable será que motive a los votantes evangélicos.

Al parecer, Hamdok frustró las esperanzas de los Estados Unidos cuando afirmó que su gobierno “no tiene un mandato” para tomar una decisión sobre esta delicada cuestión. Pero según varios observadores, las conversaciones continúan entre bastidores.

Categorías
ÁfricaNoticiasSudánUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines