Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Soldados de Myanmar confiesan el asesinato y la violación en masa de musulmanes rohingya

Una niña lleva sus zapatos cerca de un campo de refugiados rohingya en Cox's Bazar, Bangladesh, el 8 de diciembre de 2017 [REUTERS/Damir Sagolj]

Dos soldados de Myanmar han confirmado por primera vez las atrocidades cometidas por el ejército contra la minoría musulmana rohingya del país. Los dos desertores dijeron en cámara que se les ordenó llevar a cabo asesinatos masivos y violaciones en 2017, lo que, según un grupo de derechos humanos, corresponde a los relatos de los sobrevivientes de los ataques en el estado de Rakhine.

La ONG Fortify Rights dice que el testimonio, que también afirma que hombres, mujeres y niños fueron enterrados en fosas comunes, podría ser utilizado como prueba de crímenes contra la humanidad en la Corte Penal Internacional (CPI). El grupo de derechos dijo que los dos soldados huyeron del país el mes pasado y se dice que están bajo la custodia de la CPI en La Haya.

Myo Win Tun y Zaw Naing Tun, según se informa, dieron “los nombres y rangos de 19 perpetradores directos del ejército de Myanmar, incluidos ellos mismos, así como seis altos comandantes… que afirman haber ordenado o contribuido a los crímenes atroces contra Rohingya”.

LEER: Cachemira y Palestina: La destrucción del patrimonio cultural nativo

Según Myo Win Tun, el comandante del 15º Centro de Operaciones Militares dio la orden de “disparar a todo lo que se vea y a todo lo que se oiga” al asaltar las aldeas musulmanas. Aparentemente mataron y enterraron “ocho mujeres, siete niños y 15 hombres y ancianos” en una sola operación.

“También violamos a mujeres musulmanas antes de dispararles”, explicó. “Estaban los cabos, sargentos y oficiales que violaban a las mujeres musulmanas. Yo también violé una vez”.

El gobierno de Myanmar ha negado sistemáticamente las acusaciones de genocidio contra la minoría musulmana. A principios de este año afirmó que las acusaciones se basan en una “imagen distorsionada de la situación” después de que la Corte Internacional de Justicia ordenara a Myanmar que impidiera la limpieza étnica de los rohingya.

La ONU afirma que al menos 10.000 personas han sido asesinadas y más de 700.000 han huido del estado de Rakhine desde la represión militar de 2017, tras los ataques del Ejército de Salvación Arakan Rohingya (ARSA) el año anterior. Se dice que miles de mujeres y niñas rohingya fueron violadas, y entre 2017 y 2019, alrededor de 200 aldeas rohingya fueron arrasadas.

El ARSA se formó después de los disturbios del Estado de Rakhine en 2012, en los que se produjeron ataques a aldeas musulmanas que dejaron a decenas de miles de personas desplazadas. Human Rights Watch describió los incidentes, que fueron apoyados por las autoridades de Myanmar, como “limpieza étnica”.

Categorías
Asia y AméricaMyanmarNoticias
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines