Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí ordena la revisión de la obra benéfica de MBS tras su participación en diversos escándalos

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin Salman, en Washington, EE.UU., el 20 de marzo de 2018 [Kevin Dietsch-Pool/Getty Images]

El gobierno saudí ha ordenado que se lleve a cabo una revisión de la principal organización benéfica del príncipe heredero Mohammed Bin Salman tras su implicación en una serie de supuestos escándalos, según ha revelado un funcionario saudí.

Según el Financial Times, con sede en el Reino Unido, el funcionario saudí anónimo dijo que la fundación benéfica de Bin Salman, Misk, está siendo revisada después de que el Departamento de Justicia de EE.UU. indicara que estaba involucrada en actividades encubiertas, incluyendo el espionaje en nombre del príncipe heredero mediante el reclutamiento activo de agentes en los EE.UU.

La demanda presentada en noviembre pasado por el ex jefe de la inteligencia saudita Saad Al-Jabri, que ahora está exiliado en Canadá y que, según se informa, fue el objetivo de un intento fallido de asesinato por parte de la inteligencia saudita en 2018, insinuaba una organización de alto nivel dirigida por el príncipe heredero que estaba involucrada en el reclutamiento de espías en el gigante de los medios sociales Twitter.

Aunque el archivo del Departamento de Justicia de los Estados Unidos no menciona a Misk y a su ex Secretario General Bader Al-Asaker por su nombre, insinúa su participación al referirse a la “Organización No 1” que fue fundada por una realeza saudí y dirigida por el “Oficial Extranjero-1”. Esto coincide con el hecho de que tanto Misk como Al-Asaker fueron nombrados como acusados en la demanda del mes pasado, junto con el propio príncipe heredero.

LEER: Arabia Saudita condena a 8 personas a la cárcel en el último fallo sobre el asesinato de Khashoggi

En la demanda se alega que los antiguos empleados de Twitter acusados de espiar para Arabia Saudita en 2014 y 2015 estuvieron en contacto con el Funcionario Extranjero-1, que ofreció “regalos, pagos en efectivo y promesas de empleo futuro a cambio de información no pública sobre los usuarios de Twitter”. Esa información tenía por objeto servir tanto para vigilar y rastrear a los disidentes y críticos sauditas como para buscar a Al-Jabri.

Según el funcionario saudí anónimo, las acusaciones contra Misk han “llevado al escrutinio de algo que ha hecho cosas fenomenales… Estoy bastante seguro de que el príncipe heredero estaba furioso porque esta joya estaba vinculada a esto”.

En la demanda de Al-Jabri se afirmaba que la organización y el funcionario coincidían con la descripción de Misk y Al-Asaker, alegando que habían conspirado con el príncipe heredero para “reclutar encubiertamente a individuos para que sirvieran de agentes y que participaran en la caza” de Al-Jabri en los Estados Unidos. Según la demanda, a los reclutados se les ofreció empleo en Misk como “recompensa”, junto con los demás sobornos.

Además de las acusaciones de Al-Jabri contra la organización benéfica, en la demanda se cita a alguien cercano a su familia que informó de que las sospechas sobre el papel de Misk se levantaron en 2017 cuando algunos de sus empleados preguntaron a un hijo de Al-Jabri sobre los datos de contacto de sus padres y otra información sobre su residencia en los Estados Unidos.

Según se informa, ese incidente coincide con el momento en que el príncipe heredero envió mensajes amenazadores a Al-Jabri después de que huyera del reino, intentando que el ex jefe de inteligencia regresara.

Según el Financial Times, Misk remitió sus preguntas al departamento de medios de comunicación saudí, que no respondió.

LEER: El rey saudí le dice a Trump que el reino está ansioso por lograr una solución justa para la cuestión palestina

Misk, una organización benéfica fundada por Bin Salman “para cultivar y fomentar el aprendizaje y el liderazgo de la juventud para un futuro mejor en Arabia Saudita”, ha sido el centro de su campaña para reformar la imagen del reino y su propia marca a nivel internacional. A lo largo de los años ha logrado establecer asociaciones con organizaciones prominentes como las Naciones Unidas, la Fundación Gates, Bloomberg, la Universidad de Harvard y General Electric.

Tras el asesinato del periodista saudí exiliado Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul en octubre de 2018, junto con otros escándalos emergentes, la Fundación Gates y la Universidad de Harvard cortaron sus vínculos con Misk. Sin embargo, sigue operando con vínculos con las empresas restantes y nuevas.

Categorías
Arabia SauditaCanadáNoticiasOriente MedioUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines