Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía pretende liberarse de los grilletes impuestos por las importaciones de energía

Fuerzas de la marina turca en Estambul, Turquía, el 12 de julio de 2019 [Muhammed Enes Yıldırım/Anadolu Agency]

El viernes pasado, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan anunció en Estambul que el buque perforador Fatih ha descubierto reservas de 320.000 millones de metros cúbicos de gas natural en el Mar Negro, y que Turquía comenzará a utilizarlo en 2023. Es también el momento en que el país celebrará su centenario como república.

Turquía depende de las importaciones para satisfacer sus necesidades de petróleo y gas. El año pasado, el consumo de gas natural del país fue de 44.900 millones de metros cúbicos, y el 99% de éste procedía de países como Rusia, el Irán y Azerbaiyán. El gas descubierto por el Fatih reducirá esta dependencia total de los suministros de energía del extranjero y reforzará la posición de Ankara en los negocios de energía. Turquía gasta 12.000 millones de dólares anuales en la importación de gas natural, lo que supone un gran agujero en el presupuesto y aumenta la necesidad de dólares estadounidenses. Con el uso de su propio gas, ese agujero desaparecerá gradualmente, y deberíamos ver un superávit presupuestario. Además, la necesidad de Turquía de divisas disminuirá.

El descubrimiento anunciado por Erdogan es un paso importante hacia la autosuficiencia energética y sugiere la posibilidad de descubrimientos similares en los próximos días, ya sea en el Mar Negro o en el Mediterráneo. Los buques de investigación y exploración turcos confían en que se descubran nuevos campos, lo que ayudará a Turquía a pasar de ser un importador de energía a un exportador.

La buena noticia de Erdogan es fruto de los incesantes esfuerzos del Ministerio de Energía y Recursos Naturales de Turquía por descubrir petróleo y gas natural en la “patria azul”. En 2011, Turquía sólo disponía del buque de prospección sísmica Piri Reis fechado; hoy en día cuenta con cinco grandes y avanzados buques que trabajan en los mares Negro y Mediterráneo. Dos son buques de prospección sísmica – el Oruc Reis y el RV Barbaros – con tres buques de perforación: Fatih, Yavuz y Kanuni. Mientras que el Fatih está operando en el Mar Negro, los otros están en el Mediterráneo.

LEER: La UE sancionará a Turquía por los buques en la controvertida zona de exploración del Mediterráneo Oriental

Al ser propietario en lugar de alquilar esos buques, Turquía reduce el costo de la exploración. Según el almirante retirado Jihad Yaji, esto es importante porque hundir un pozo en un barco fletado cuesta 500 millones de dólares, pero utilizar un barco propiedad de Turquía mantiene el costo por debajo de los 38 millones de dólares. Turquía también puede utilizar sus buques y su experiencia en la exploración en colaboración con países amigos, como el Pakistán y Libia, en el futuro.

Todo esto sugiere un fortalecimiento de la economía turca. Ya está mejorando en varios campos, el más importante de los cuales es el complejo industrial militar, creando una economía fuerte basada principalmente en la producción.

La falta de recursos energéticos de Turquía ha sido un punto débil de la economía, pero eso parece que está a punto de cambiar. De hecho, los recursos energéticos de Turquía serán un factor económico importante, a menos que sufra el llamado mal holandés, el fenómeno de la disminución de la producción en la industria, la agricultura y otros sectores debido a la repentina abundancia de recursos naturales. Recibió este nombre debido a su aparición en los Países Bajos tras el descubrimiento de un gran yacimiento de gas natural en 1959.

Turquía está tomando medidas confiadas para liberarse de los grilletes que imponen las importaciones de energía. Busca liberarse de esas restricciones mediante la búsqueda de yacimientos de gas y petróleo, así como mediante la inversión en proyectos de energía renovable, además de plantas nucleares. Se prevé que para 2024 Turquía se encuentre entre los cinco mayores productores europeos de energía renovable. Ankara espera que, tarde o temprano, estos diversos esfuerzos den sus frutos y pongan fin a la dependencia del país del mundo exterior para sus necesidades energéticas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEgiptoGreciaLibiaTurquíaUnión Europea
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines