Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Argelia necesita cambios serios después de un verano lleno de ‘conspiraciones’

Miles de argelinos participan en una manifestación antigubernamental en Argel, Argelia, el 5 de noviembre de 2019 [Agencia Farouk Batiche/Anadolu]

El pueblo de Argelia ha sido testigo de varios problemas durante el verano, la mayoría de los cuales el presidente Abdelmadjid Tebboune ha calificado de conspiraciones. Muchos aspectos de la vida política y social se ven afectados, y es necesario examinar a fondo para determinar cuáles pueden atribuirse a las conspiraciones y cuáles se deben a los efectos de decenios de mala política y a la entrega de responsabilidades a los incompetentes. La corrupción estropea todas las políticas públicas y es probablemente la verdadera razón de todos estos problemas.

La crisis económica provocada por la fuerte disminución de los precios del petróleo tiene naturalmente un impacto en la satisfacción de las necesidades básicas de la mayoría de los argelinos. No existe ninguna estrategia seria que pueda superar esto, así como la elevada tasa de desempleo del país y el déficit estructural de la balanza comercial. Décadas de gasto público en proyectos improductivos contaminados por la corrupción han dejado su huella. Si se añaden los efectos de la pandemia de Covid-19, la economía argelina parece peligrosa.

Los problemas de gestión han llevado a los argelinos a amontonarse frente a los bancos y las oficinas de correos para recibir sus salarios o pensiones sin tener en cuenta el distanciamiento social para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus. También han sufrido cortes de electricidad en las principales ciudades, cortes en el suministro de agua e incendios forestales. El presidente Tebboune y el primer ministro Abdelaziz Djerad han dicho públicamente que es una extraña coincidencia que todos estos problemas hayan surgido de esta manera.

Tenemos que leer entre líneas cuando los políticos hablan así. El contexto regional es importante, sobre todo la difícil situación de Argelia y la vecina Libia.

LEER: Túnez: Mechichi anuncia la formación de un gobierno tecnocrático

Tebboune ha insinuado con firmeza en dos discursos recientes que hay restos del antiguo régimen que tratan de hacer fracasar las reformas en Argelia. Para que el cambio sea efectivo y se logren progresos, es necesario que esas personas sean destituidas de sus cargos y que se les exija responsabilidades por su mala gestión. El pueblo de Argelia tiene derecho a esperar servicios honestos y eficientes de los funcionarios públicos. Además, la política pública debe basarse en el análisis de los problemas para encontrar las causas profundas y luego encontrar soluciones que no impidan el funcionamiento regular de las instituciones públicas, especialmente las relacionadas con la economía.

Los funcionarios deben ser nombrados sobre la base de su competencia y eficiencia, con la debida diligencia y controles para garantizar el fin de la corrupción. Si se hace de manera adecuada, ello debería garantizar que el pueblo de Argelia disponga de una gobernanza y unos servicios públicos eficaces.

A pesar de los esfuerzos del presidente y el primer ministro, los restos del régimen de Bouteflika al parecer han podido pasar de contrabando millones de dólares al extranjero. Esos fondos saqueados se han utilizado para tratar de encubrir su imagen. El ex presidente del Foro de Dirigentes Empresariales de Argelia, Ali Haddad, por ejemplo, está en prisión pero aún así pudo pagar enormes sumas de dinero a una empresa de relaciones públicas estadounidense para mejorar su imagen con la esperanza, tal vez, de influir en las autoridades de Argelia para que redujeran su condena o revocaran la decisión de confiscar sus bienes.

La principal conspiración, sugeriría, es continuar con el mismo tipo de enfoque para socavar la eficiencia de las funciones del Estado que tienen un impacto en los asuntos cotidianos de los ciudadanos argelinos. Algunos medios de comunicación parecen haber ocultado deliberadamente problemas aún más graves que los que han afectado a Argelia este verano. Este hábito de no examinar ni cuestionar a funcionarios incompetentes o corruptos es lo que ha colocado a Argelia en esta posición.

En política, la conspiración es sinónimo de mala gestión, nombramientos inapropiados y la ausencia de un escrutinio y una supervisión estrictos. En ausencia de esta última, los problemas seguirán existiendo. Los problemas son de esperar en cualquier esfera de la vida, y en cualquier país, por supuesto. Sin embargo, no es razonable permitir que se cometan los mismos errores una y otra vez debido a razones identificables como la corrupción y la ineficiencia. Argelia necesita un cambio inmediato de este tipo de enfoque y la eliminación de quienes siguen impulsando políticas públicas fallidas.

LEER: El ex presidente de Mauritania fue liberado bajo libertad condicional

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArgeliaArtículosArtículos de Opinión
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines