Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El acuerdo EAU-Israel sirve a los EE.UU. e Israel solamente

El presidente de los EE.UU. Donald Trump habla durante una reunión con los líderes de Israel y los Emiratos Árabes Unidos anunciando un acuerdo de paz para establecer relaciones diplomáticas con Israel y los Emiratos Árabes Unidos, en la Oficina Oval de la Casa Blanca el 13 de agosto de 2020 en Washington, DC [Doug Mills-Pool/Getty Images]

El anuncio de los Emiratos Árabes Unidos e Israel de estrechar lazos entre ellos el 13 de agosto no me sorprendió. Fue el último acontecimiento en la creciente relación israelí con los Estados del Golfo, incluidos Qatar y Arabia Saudita, en los últimos tres decenios.

El nuevo acuerdo es el comienzo de una ola de normalización entre los estados árabes e Israel. Al menos 15 estados árabes mantienen relaciones con Israel de una forma u otra. Los Emiratos Árabes Unidos son el tercer país árabe, después de Egipto y Jordania, que establece relaciones diplomáticas plenas con el Estado de ocupación.

El verdadero culpable de todo esto, sin embargo, es una sección del liderazgo palestino liderado por Fatah y la Organización para la Liberación de Palestina que abrió la puerta a la “normalización” con los desafortunados Acuerdos de Oslo de 1992-93. Esto ayudó a Israel al permitirle consolidar su control sobre los territorios ocupados, convirtiendo a los palestinos en defensores de la ocupación israelí a través de la cooperación en materia de seguridad entre Israel y la Autoridad Palestina. Esto también abrió las compuertas para que el estado de Israel fuera reconocido por los países de todo el mundo cuyos gobiernos suponían que la cuestión palestina estaba resuelta. Según Oslo, un Estado palestino independiente y soberano iba a ser una realidad en los cinco años siguientes al acuerdo; 28 años después, esto sigue siendo un espejismo debido a que Israel ignora sus obligaciones y un “proceso de paz” aparentemente interminable que requiere cada vez más concesiones por parte de los palestinos pero nada de los israelíes.

Toda esta normalización tuvo lugar mientras el status quo se mantenía sobre el terreno. Israel pudo reforzar su control sobre los territorios ocupados y seguir apoderándose de tierras palestinas para construir asentamientos judíos ilegales. Nuevos “hechos sobre el terreno” han aparecido, especialmente en la Jerusalén ocupada.

LEER: El jefe del Mossad israelí se reúne con un alto funcionario de Sudán en los Emiratos Árabes Unidos

Los Emiratos Árabes Unidos han intentado vender su trato con Israel con la pretensión de detener la anexión israelí de jure de tierras palestinas en la Ribera Occidental, mientras que Israel mantiene el control de facto sobre las mismas. Esta afirmación simplemente no es cierta. La decisión israelí de posponer la anexión de territorio de Cisjordania se debe a la tremenda presión de los palestinos y a la reacción internacional al plan, así como a la condición de los Estados Unidos de que sólo puede hacerlo un gobierno israelí verdaderamente representativo. Los Emiratos Árabes Unidos no gozan de ninguna influencia real o autoridad geoestratégica para obligar a Israel a hacer nada. Israel está ganando todo con este acuerdo, mientras que los Emiratos Árabes Unidos no ganan nada.

Además, el acuerdo no hace nada para aliviar la presión israelí sobre la Franja de Gaza, que sigue estando bajo un bloqueo de 13 años dirigido por Israel; ha sido descrita como la mayor prisión al aire libre del mundo. Los palestinos de Gaza se han enfrentado a importantes ofensivas militares israelíes en 2007, 2008, 2012 y 2014, e Israel ha estado bombardeando Gaza durante los últimos diez días o más.

Además, el acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel sirve a la campaña electoral presidencial de Donald Trump, que lo reivindica como un logro de política exterior de su administración. Parece ser parte del llamado “Acuerdo del Siglo” de Trump, que pretende enterrar para siempre la cuestión palestina.

Bahrein se está preparando para seguir el movimiento de los Emiratos Árabes Unidos. Omán ya tiene relaciones casi normales con Israel, sin una embajada. El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu visitó Omán en octubre de 2018. Además, altas personalidades saudíes, entre ellas el Príncipe Turki Al-Faisal y el General Anwar Ishqi, han visitado Israel en repetidas ocasiones en los últimos seis años. El año pasado, Abu Dhabi acordó financiar el gasoducto Israel-Europa. Sin embargo, todo esto fracasará mientras el pueblo palestino se niegue a aceptar la ocupación israelí y la gran mayoría de la población árabe ordinaria rechace la normalización con Israel hasta que un Estado palestino soberano se haga realidad según las resoluciones de la ONU.

LEER: Israel vendió programas espía a los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Omán y Bahrein

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosIsraelOriente MedioPalestinaUS

El Dr. Zafarul-Islam Khan es el editor de The Milli Gazette, Nueva Delhi, India.

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines