Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La preocupación de Israel por Turquía: Libia en el oeste, Azerbaiyán en el este

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan (izquierda) y el primer ministro libio Fayez al-Sarraj (derecha) celebran una conferencia de prensa conjunta en el complejo presidencial de Ankara (Turquía) el 4 de junio de 2020. [Metin Aktaş - Agencia Anadolu]

Con el tiempo, las relaciones turco-israelíes se han vuelto cada vez más tensas y sus diferencias se han ampliado. Ello se debe o bien al apoyo de Ankara a Hamas y a su creciente influencia en el mar Mediterráneo en relación con el conflicto de Libia, o bien a que Turquía compite con Israel en la región del Cáucaso, donde la zona de influencia israelí en Azerbaiyán aumenta su polarización y rivalidad.

El hecho de que los turcos estén estacionados en el Mediterráneo es motivo de preocupación para Israel, que alega su impacto negativo en el futuro de su gas, que está en peligro después de que Ankara anunciara su intención de perforar frente a la costa de Libia. Esto indica sus ambiciones de expansión en la región.

Mientras tanto, la lectura israelí de la guerra interna y la polarización externa en Libia sugiere que el presidente turco Erdogan utilizó con cautela la crisis militar y económica del gobierno de Trípoli liderado por Fayez Al-Sarraj, y firmó una serie de acuerdos y cooperación militar. También estableció fronteras marítimas entre ellos, de acuerdo con el derecho marítimo internacional que les permite alejarse más allá de las 400 millas de sus aguas territoriales.

Israel observó los movimientos de Turquía, especialmente con el aumento del descubrimiento de yacimientos de gas en el Mediterráneo oriental, lo que dio lugar a la formación de alianzas y acuerdos entre los países que comenzaron a definir sus zonas económicas marítimas de manera oportuna. De ahí que se iniciara la carrera por localizar y desarrollar los yacimientos de gas, e Israel entró en un grupo de cooperación económica y estratégica con Grecia, Chipre y Egipto.

LEER: La intervención militar de Turquía allanó el camino para el acuerdo político, dice el embajador de EE.UU. y Libia

Israel espera que la audacia de Turquía crezca en el futuro, y esto no es lo que Israel, Egipto, Grecia y Chipre quieren. Incluso si el conflicto se centra en el ámbito diplomático, las posibilidades de un enfrentamiento físico en el mar parecen realistas, ya que lo que ocurre en Libia preocupa mucho a Israel. Esto hace que Israel necesite una campaña organizada hacia Turquía, para que no se sorprenda de repente, ya que las sorpresas pueden venir de varias direcciones, incluyendo la cooperación palestino-turca en el campo de gas frente a la costa de Gaza.

Al mismo tiempo, Israel espera las posibilidades de un enfrentamiento naval entre Turquía y Grecia, en la zona entre Creta y Libia. Dado su acercamiento en los últimos años a Grecia y Chipre, esto puede requerir un aumento de las maniobras con el apoyo que espera de sus aliados en la región, frente a las políticas turcas.

En un contexto relacionado, Israel, Grecia y Egipto se enfrentan conjuntamente a lo que se ha dado en llamar el “desafío turco”, que los enfrenta a duras pruebas. Esto puede llevar a predecir que la escalada del conflicto en el Mediterráneo oriental puede alcanzar el grado de deterioro hacia una confrontación militar, a la luz de la lectura israelí del comportamiento de Turquía en el plano geoestratégico y económico. Esto se centra en la demarcación de las fronteras navales en el Mediterráneo oriental, que es una cuestión de gran importancia para Israel, porque suscita preocupación por los enfrentamientos militares en torno a la actividad económica cerca de las costas energéticas.

El ministro de Defensa turco Hulusi Akar (D) se reúne con el ministro de Defensa de Qatar Khalid Bin Mohammed al-Attiyah (I) y el viceministro de Defensa de Libia Saladin en-Nemrush (C), en Trípoli (Libia) el 17 de agosto de 2020. [Arif Akdoğan – Agencia Anadolu]

Teniendo en cuenta el desafío iraní y el frente norte que enfrenta Israel en estos días, prefiere no ser un socio activo en un posible enfrentamiento militar junto con Grecia o Egipto contra Turquía, pero puede ayudar fortaleciendo la cooperación en materia de inteligencia, compras de seguridad y coordinación política en Washington. Israel no oculta su temor a la expansión de las arenas en las que Turquía está activa, porque ensombrece sus ambiciones estratégicas sobre el futuro del Mediterráneo oriental y la división de sus aguas económicas.

Israel cree que su “batalla” contra las aspiraciones turcas en el Mediterráneo Oriental se enfrenta a una serie de factores regionales y poderosos que afectan al equilibrio de poder. Egipto está bajo una doble presión: la de Etiopía sobre el tema de la presa del Renacimiento y la amenaza de la Hermandad Musulmana en el frente libio. Estas dos cuestiones han adquirido una importancia existencial para el régimen de Abdel-Fattah Al-Sisi, lo que crea la posibilidad de un enfrentamiento entre Egipto y Turquía.

La información de que dispone Israel indica que Grecia apoya plenamente los movimientos egipcios en Libia, pero es dudoso que pueda intervenir en un enfrentamiento militar contra Turquía. En cuanto a lo que podría hacer Israel, si los conflictos en el Mediterráneo oriental se agravaran hasta el punto de convertirse en un conflicto militar, no podrá participar directamente en la lucha contra Turquía, ya sea con Grecia y Chipre, o con Egipto en Libia.

La profundización de la cooperación de la inteligencia israelí con Grecia y Egipto sigue siendo un componente esencial de la preparación adecuada para el desafío que plantea Turquía. Con actividades militares conjuntas centradas en ejercicios de la fuerza aérea y naval, y participando con las fuerzas de los Estados Unidos en el fortalecimiento de las relaciones, manteniendo al mismo tiempo el equilibrio regional de poder, esto permitirá la solidificación de la marina israelí frente al armamento naval turco.

En otro ámbito de enfrentamiento, la polarización entre Turquía e Israel se ha trasladado de Libia a la región del Cáucaso, sobre todo tras descubrir las fallas de los aviones teledirigidos que Azerbaiyán compró a Tel Aviv. Esto podría despejar el camino para que Erdogan abra una brecha entre Bakú y Tel Aviv, y vender su equipo militar a los azeríes.

LEER: Apple compra en secreto la empresa israelí de cámaras de inteligencia artificial

Si bien Israel sigue siendo la principal fuerza en el campo de los aviones teledirigidos, los exitosos movimientos militares de Turquía en Libia y sus drones turcos contra los sistemas de defensa rusos entregados al General Khalifa Haftar, han desencadenado el apetito del ejército turco por esta esfera armenio-azerí que han estado esperando durante muchos años.

Todo ello confirma que la interpretación israelí de la ambición de Turquía durante el gobierno de Erdogan indica que se ha convertido en una potencia central en la región, y sus fuerzas están actualmente estacionadas en Siria, el Iraq, Qatar, Somalia y Libia. Además, en el ámbito de la energía aspira a tener más influencia, y tras firmar el acuerdo de frontera naval con Libia, espera ahora un modelo similar hacia el Estado hermano de Azerbaiyán, lo que puede empujar a Israel a desarrollar la cooperación con él.

Durante muchos años, Turquía ha observado con preocupación la vital cooperación militar y económica entre Israel y Azerbaiyán, el único país musulmán chiíta del mundo que mantiene relaciones diplomáticas plenas con Israel y tiene estrechos vínculos con él. Existen cálidos vínculos entre ambos, que alcanzaron su punto álgido en la primera década del siglo XXI.

Cabe señalar que cuando las relaciones entre Israel y Turquía eran como siempre, a los turcos no les importaba la cooperación en materia de seguridad entre Azerbaiyán e Israel. Pero con el deterioro de las relaciones de Ankara y Tel Aviv, y el aumento de las aspiraciones regionales de Erdogan, las tensiones aumentaron. Es posible que podamos considerar el esfuerzo de Turquía como el primero de su tipo para competir con el mercado de exportación de armas israelí y un intento de sacarlo de la región del Cáucaso, empañando su imagen de proveedor de seguridad eficaz y de alta calidad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónAzerbayánEgiptoEmiratos Árabes UnidosGreciaIsraelLibiaOriente MedioTurquía
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines