Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Bosnia Herzegovina y sus desafíos regionales

File:Bosnian President Alija Izetbegovic and Croatian President Franjo Tudjman sign the Croat-Muslim Federation Peace Agreement - Flickr -

“Lo que llamamos Bosnia no es sólo un pedazo de tierra en los Balcanes; para muchos de nosotros, Bosnia es una idea, una creencia de que personas de diferentes religiones, nacionalidades y tradiciones culturales pueden vivir juntos.” – Alija Izetbegović

Entre los deseos estratégicos de Bosnia y Herzegovina está el de unirse a la Unión Europea (UE) y a la OTAN. La UE tiene como objetivo avanzar en el progreso y la prosperidad de las naciones europeas, mientras que la OTAN se preocupa en gran medida por la seguridad del continente. No va a ser fácil unirse a la UE y a la OTAN debido a la naturaleza de la política en Bosnia y Herzegovina. El desafío que enfrenta Bosnia y Herzegovina es la reforma de sus políticas internas y externas. Enfrentada a una mezcla de complicaciones sociopolíticas, Bosnia y Herzegovina se enfrenta a una batalla ascendente. Esas políticas deben abordar la respuesta al creciente fascismo de ciertos sectores de Belgrado y Zagreb, incluidos, lamentablemente, algunos círculos académicos. Lamentablemente, las divisiones dentro del sistema de gobierno bosnio podrían obstaculizar el progreso. En consecuencia, Bosnia y Herzegovina tiene que adoptar un nuevo paradigma que beneficie a su pueblo en lugar de intereses políticos estrechos, tiene que luchar contra la corrupción en honor de su gran pueblo, incluso honrando el legado de Alija Izetbegović.

Esta es una amenaza existencial para una Bosnia y Herzegovina unitaria, ya que, la UE no otorgará a Bosnia su condición de miembro mientras los partidos nacionalistas estén en el poder. Por lo tanto, Bosnia y Herzegovina tiene que adoptar una política exterior renovada, tiene que seguir la línea del difunto presidente Alija Izetbegovic, esa política debe comprender formas y métodos que sean más aceptables para la UE. La política exterior de Alija Izetbegovic después de la guerra se basó en la ofensiva diplomática con el objetivo de reconocer a la recién establecida República Bosnia y Herzegovina creando relaciones bilaterales con estados amigos en el éste y el oeste, incluso con los vecinos bosnios Croacia y Serbia cuya desastrosa política en los noventa trajo un sufrimiento extremo al pueblo bosnio. Alija Izetbegovic dedicó toda su vida al Islam luchando por los nobles principios humanos que son de hecho el núcleo del dogma del Islam. Estaba extremadamente orgulloso de su identidad musulmana y europea, considerándola inseparable.

LEER: Frustrado un plan para asesinar a Erdogan antes de su visita a Bosnia

Bosnia y Herzegovina tiene que cambiar urgentemente el discurso de la política exterior con el fin de lograr sus objetivos, es decir, la integración euroatlántica. En los últimos 20 años la política exterior bosnia fue ineficaz, debido a los complejos procesos de toma de decisiones dentro de la Presidencia (los tres miembros de las naciones consensuales tienen que tener consenso) pero también debido a que los ministros de Asuntos Exteriores no tienen vision. La importancia de la pertenencia a la Unión Europea se reflejó claramente en su respuesta a la crisis de Covid-19, cuando adoptó un enorme paquete de estímulos económicos para sus Estados miembros. La política bosnia tiene que ser dirigida con objetivos y resultados definidos, y no con la demagogia de los funcionarios de menor rango del partido. Esos resultados pueden lograrse mediante una presión constante en todo el mundo, en particular en Washington y Bruselas. El socio clave de Bosnia y Herzegovina en su camino hacia la integración euroatlántica son los Estados Unidos (EE.UU.), que no sólo se basan en los intereses de Bosnia y Herzegovina sino también en sus intereses en los Balcanes occidentales, y Bosnia tiene que aprovechar ese impulso ahora. Para Bosnia, no hay amigo más grande, pero el pueblo de la República de Turquía y el Presidente Erdogan, así como las políticas exteriores de los EE.UU. como Trump en los Balcanes Occidentales están a favor de una Bosnia y Herzegovina unitaria.

La crisis del Covid-19 está poniendo al descubierto las verdaderas intenciones de las políticas de la UE hacia Turquía, cuya economía se está debilitando intencionadamente, y sabiendo que el 10% del PIB de Turquía procede del turismo, las medidas que la UE está adoptando en la actualidad están demostrando claramente que existe el objetivo de bloquear el camino de Turquía hacia la prosperidad, construido bajo el liderazgo del presidente Erdogan.

Sin embargo, frente a Bosnia y Herzegovina, Turquía, geopolíticamente, tiene alternativas de las que Bosnia carece. Bosnia y Herzegovina tiene que distanciarse claramente de la rígida y radical afinidad clerical de ciertos líderes del partido. La idea de Bosnia y Herzegovina que creó el difunto Alija Izetbegovic se basa en una Bosnia y Herzegovina unitaria, multinacional y multiconfesional con igualdad de derechos para todos los ciudadanos.

Bosnia y Herzegovina tiene una cantidad de tiempo cada vez menor y una cantidad de presión cada vez mayor. Los trastornos sociales son casi inevitables teniendo en cuenta que el país se enfrenta a un completo colapso económico.

LEER: Grecia califica de ilegal el estudio sísmico de Turquía en el Mediterráneo

Bosnia y Herzegovina puede y debe hacerlo mejor.

El nivel de antagonismo ejercido hacia los partidos líderes ha alcanzado sus límites. La política bosnia ha iniciado procesos, pero sin una visión clara. Me temo que los enemigos de una Bosnia y Herzegovina unida nunca están dormidos y que se están encendiendo de nuevo odios centenarios. Bosnia y Herzegovina tiene que ser particularmente cuidadosa hoy en día, con la cuestión de Kosovo que se está resolviendo en la región y las recientes amenazas secesionistas de Milorad Dodik, y la aprobación silenciosa de Aleksandar Vučić, que se está volviendo aún más preocupante. Lo que se necesita es una fuerte ofensiva diplomática para detener a los poderes oscuros que se ciernen sobre Bosnia y Herzegovina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBosniaEuropa y RusiaOTANTurquíaUnión EuropeaUS

Professor of world literature with MSc Diplomacy

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines