Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El uso de la religión por parte de MBS anticipa el desastre

El príncipe heredero de Arabia Saudí Mohammad Bin Salman en Arabia Saudí el 1 de junio de 2019 [BANDAR ALGALOUD/Consejo del Reino Unido/Agencia Anadolu]

El mal uso de la religión se ha convertido en una forma de arte en el medio oriente. Por un lado, muchos de los autócratas y dictadores de la región, pidiendo un mayor laicismo, advierten de los peligros de mezclar la religión con la política, señalando a Daesh y a la Hermandad Musulmana. Por otro lado, los mismos dictadores y autócratas reivindican la religión para promover algunas de las peores formas de represión.

El apoyo del ex Mufti Sheikh Ali Gomaa de Egipto al golpe de Estado de 2013 que derrocó al gobierno de Mohamed Morsi, elegido democráticamente, es quizás el ejemplo reciente más sorprendente de esta unión mortal entre los autócratas de la región y la religión. “Dispárenles en el corazón… Benditos sean los que los matan y los que son asesinados por ellos”, dijo Goma en lo que se cree que es un discurso pronunciado ante los dirigentes militares y policiales egipcios antes de la masacre de Rabaa Al-Adawiya en agosto de 2013.

Unas 1.000 personas murieron en lo que se ha descrito como “la peor matanza masiva” del Egipto moderno. Las escalofriantes palabras de Ali Goma, sobra decir, generaron el tipo de frenesí que se requiere para tal derramamiento de sangre. El alarmismo del clérigo contra su oposición política merece ser citado en su totalidad: “Debemos limpiar nuestro Egipto de esta gentuza… Nos avergüenzan… Apestan. Así es como Dios los ha creado. Son hipócritas y secuaces … Manténgase firme. Dios está con vosotros, y el Profeta Muhammad está con vosotros, y los creyentes están con vosotros … Numerosas visiones han atestiguado que el Profeta está con vosotros. Que Dios los destruya, que Dios los destruya, que Dios los destruya. Amén!”

LEER: EE.UU. cita al príncipe heredero saudí por intento de asesinato

Más recientemente, las instituciones religiosas de Egipto fueron reclutadas en apoyo de la intervención militar en Libia. Tras el anuncio hecho en julio por el presidente Abdel Fattah Al-Sisi de desplegar fuerzas armadas en apoyo del grupo rebelde dirigido por el general Khalifa Haftar en contra del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) reconocido por las Naciones Unidas, las principales instituciones religiosas oficiales de El Cairo ofrecieron un rotundo respaldo. Al-Azhar, una de las instituciones religiosas más respetadas en el mundo musulmán suní, emitió una declaración en apoyo de la intervención militar de Al-Sisi. Una segunda institución, Dar Al-Iftaa, que se describe a sí misma “entre las fundaciones pioneras de la fatwa”, instó a los egipcios a respaldar a su presidente advirtiendo que cualquier oposición sería considerada haram, o prohibida, en virtud de la ley islámica.

Estos ejemplos no son en absoluto raros. Al otro lado del Mar Rojo, en Arabia Saudita, el Príncipe Heredero Mohammed Bin Salman ha demostrado un hábil toque en el mal uso y la explotación de la religión para servir a su propia marca de autoritarismo. El gobernante de facto del reino, de 34 años de edad, conocido popularmente como MBS, obtuvo una fatua autorizando el asesinato extrajudicial de uno de sus críticos. Los detalles de lo que puede ser descrito como nada menos que un asesinato sancionado por la religión, fueron parte de una serie de acusaciones explosivas hechas en un documento legal archivado en los EE.UU. la semana pasada.

En las afirmaciones aún no probadas, se dice que MBS ordenó a un escuadrón asesino que buscara y matara a uno de sus antiguos altos funcionarios de inteligencia, Saad Al-Jabri, en Canadá, sólo 13 días después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi. El caso presentado por Al-Jabri, de 62 años de edad, que vive en un lugar no revelado de la región de Toronto, tiene sorprendentes paralelismos con el asesinato de Khashoggi hace casi dos años en el consulado saudita de Estambul. Se dice que Bin Salman orquestó personalmente el intento de ejecución extrajudicial de Al-Jabri “para cumplir su cruel deseo”. Se alega que el tristemente célebre “Escuadrón Tigre” que mató a Khashoggi fue dirigido por el propio príncipe para asesinar a Al-Jabri.

En una sección que describe cómo “El acusado bin Salman obtiene una fatwa que respalda el asesinato extrajudicial del Dr. Saad” el documento legal afirma que MBS convocó una reunión con asesores cercanos en o alrededor de mayo de 2020, donde se les escuchó decir que había obtenido una fatwa para el asesinato de Al-Jabri. La fatwa que se emitió justificaba la ejecución extrajudicial del ex jefe de inteligencia. Como resultado de la fatwa, descrita como “la más reciente etapa de una campaña de ejecución de varios años” la vida de Al-Jabri “sigue en grave peligro hasta el día de hoy”.

Fuentes canadienses informaron ayer de que Al-Jabri ha sido puesto bajo una mayor seguridad después de que se supo que había una nueva amenaza contra su vida. En el último desarrollo del caso, la Corte de Distrito de Columbia emitió una orden de comparecencia para MBS por el intento fallido de asesinato de Al-Jabri. El mismo tribunal también citó a 13 funcionarios saudíes, entre ellos el ex director adjunto de Inteligencia Ahmed Al-Asiri y el ex asesor de la corte real Saud Al-Qahtani, por su participación en el asesinato de Khashoggi.

LEER: Arabia Saudí inicia un ensayo clínico para la vacuna china para el COVID-19

Tal abuso de la religión y de las instituciones religiosas no es nada nuevo. A lo largo de la historia y en todas las creencias, el uso de la religión ha sido una característica constante de los imperios. En tiempos más modernos los autócratas y déspotas ven en la manipulación de la religión un medio poderoso para cimentar su posición. Las democracias tampoco son inmunes a tales tendencias. Los grupos de cristianos evangélicos, por ejemplo, movilizan el apoyo al partido republicano y al estado de Israel. El estado sionista también tiene su propia marca muy especial de unión entre religión y estado. No sólo sus líderes citan textos bíblicos para justificar el hallazgo del Estado, sino que la narrativa religiosa sigue siendo una fuerza poderosa en la actual toma de posesión de Palestina por parte de los extremistas judíos y los funcionarios israelíes electos.

En todo oriente medio, el impulso de hacer un mal uso de la religión ha tomado una forma única. Personas como MBS hablan, por un lado, de querer crear un país más secular, pero al mismo tiempo han reclutado hábilmente a la religión para justificar sus políticas represivas de una manera sin precedentes. A menudo se ve a prominentes clérigos apoyando a los regímenes declarando que la protesta está prohibida en el Islam, o culpando a las víctimas del colonialismo y la limpieza étnica en lo que parece ser un intento de desviar la atención del terror sancionado por el Estado y el abuso de los derechos humanos.

El Oriente Medio necesita desesperadamente un espacio que permita tanto la libre expresión de la religión como la libre expresión de las ideas. Durante demasiado tiempo los autócratas han utilizado la religión para consolidar su poder y al mismo tiempo utilizar el miedo al Islam para movilizar el apoyo en todo occidente para silenciar a los críticos y la oposición. Su supervivencia a largo plazo depende de este equilibrio.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoOriente Medio
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines