Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cómo el conflicto libio expuso el desorden mundial y la hipocresía política

La gente se reúne en la Plaza de los Mártires para celebrar después de que el internacionalmente reconocido gobierno libio tomó el control de las fronteras administrativas provinciales de Trípoli de las fuerzas del renegado general Haftar, el 4 de julio de 2020 en Trípoli, Libia [Hazem Turkia / Agencia Anadolu]

Ahora que la ofensiva militar del General Khalifa Haftar para tomar Trípoli ha fracasado, y que su Ejército Nacional Libio (LNA) fue rechazado, vale la pena examinar cómo los gobiernos occidentales reaccionaron a su ofensiva y las implicaciones en el orden mundial, o más bien en el desorden.

El caso de Libia es de alguna manera único y casi sin precedentes en lo que respecta al derecho internacional y el orden mundial liderado por EE.UU. En 2011, los países occidentales liderados por Francia primero, y luego por la OTAN, se unieron contra el gobierno de Muammar Gaddafi, basándose en lo que llamaron el derecho internacional para proteger a los “civiles”. Sin embargo, los mismos países se complacen en políticas completamente contrarias. Hace nueve años, coaccionaron al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) para que adoptara la Resolución 1973, que les daba casi una mano libre para intervenir militarmente en Libia. El párrafo 4 de la resolución contenía una frase mágica que instaba a todos los Estados miembros de la ONU a “tomar todas las medidas necesarias” para proteger a los civiles. El gobierno libio fue acusado entonces de utilizar una fuerza excesiva e indiscriminada contra “civiles desarmados”. Todas las medidas adoptadas por los gobiernos occidentales se llevaron a cabo en nombre del derecho internacional. Pero a nadie le importa el llamamiento de la Resolución 1973 a un embargo de armas, que sigue vigente.

Hoy podemos establecer fácilmente que en lugar de ayudar al orden internacional, las mismas resoluciones de la ONU están ayudando de hecho a crear un desorden internacional, mientras destruyen la paz. Libia nunca ha sido pacífica desde entonces.

Los poderes de veto de la ONU, incluyendo a Francia, los EE.UU. y el Reino Unido, que se presume son los guardianes de la paz y el orden mundial, han fracasado deliberadamente y siguen fracasando en esa misión.

Entre 2012 y hoy, la ONU adoptó docenas de resoluciones destinadas a poner fin al conflicto de Libia, todas ellas teniendo en cuenta la Resolución 1973. Al menos cuatro grandes conferencias patrocinadas por la ONU se organizaron con el mismo propósito, incluyendo Berlín a principios de este año, París en 2017 y 2018, y el resultado es el mismo: detener los envíos de armas extranjeras y la intromisión política en Libia. Sin embargo, los mismos países han hecho muy poco para hacer cumplir sus propias decisiones, por no hablar de lo que piden las resoluciones de las Naciones Unidas: la aplicación de embargos de armas a Libia como una forma de ayudar a poner fin al conflicto. Además, los mismos países no suelen cumplir los compromisos que asumen en cada conferencia para ayudar a la misión de la ONU en Libia.

LEER: Defensa del Reino Unido: El uso turco de drones “cambia las reglas del juego”

En el año 2020 el conflicto tomó un giro más peligroso: se convirtió en una guerra indirecta entre países de la región apoyados o bendecidos por las principales potencias. Los envíos de armas aumentaron, se desplegaron más drones y miles de mercenarios de al menos media docena de países acudieron en masa para unirse a la guerra de Trípoli. Turquía, con su propia agenda y ambiciones regionales, sorprendió a Europa y a los EE.UU. al tomar la iniciativa militar y política después de firmar un acuerdo de seguridad con el gobierno de Trípoli. A pesar de los compromisos contraídos en la Conferencia de Berlín, Turquía es hoy en día el principal protagonista del conflicto, enviando aviones no tripulados, soldados y mercenarios sirios. Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Egipto intensificaron su apoyo al LNA. Los países occidentales mostraron un desinterés total, mientras seguían viendo cómo el conflicto se volvía más sangriento.

Después de renunciar a su puesto como enviado de la ONU a Libia, Ghassan Salame habló con acritud y enfado sobre cómo Europa y los EE.UU. le decían una cosa, mientras que hacían otra. En dos podcasts recientes, Salame describió un enfoque bastante holístico e hipócrita adoptado por la mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU.

En un podcast publicado por un think tank italiano, habló de cómo el orden mundial se está convirtiendo en un “desorden mundial”, ya que el “multilateralismo” se está volviendo menos relevante en las relaciones internacionales, como él lo dijo. Los países, en particular los más importantes, se están volviendo menos cooperativos en la resolución de conflictos mundiales y en el establecimiento de la paz.

En otro podcast, publicado por el Foro de Oslo, Salame afirmó que la mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas dieron su bendición para el ataque de Haftar a Trípoli desde el principio. Una vergonzosa contradicción, ya que sus posiciones públicamente declaradas piden la paz y el fin de la violencia. El ex enviado reveló que Haftar incluso citó una conversación que tuvo con un funcionario de ese país, durante su reunión con Salame y el Secretario General de la ONU Antonio Guterres el 5 de abril de 2019 – un día después de lanzar su ataque. El antiguo enviado acusó a esos países de “apuñalarle por la espalda” mientras le alababa en la cara. Es muy crítico con lo que él llama un sistema internacional “desregulado” en lo que se refiere al uso de la fuerza. También expresó que los mismos países importantes estaban “conspirando” contra la paz en Libia – una honesta opinión de primera mano sobre el orden mundial en el que el orden está ausente.

LEER: El régimen sirio “puede estar enviando mercenarios” para apoyar a Haftar en Libia

Sin embargo, y en nombre del mismo “sistema”, para citar a Salame, los países occidentales se apresuraron a bombardear Libia hasta convertirla en escombros en 2011, pensando que una vez que Gaddafi se haya ido, el país se recuperará instantáneamente. Incluso querían creer que un cambio de régimen forzoso, sin la autorización de la ONU, era el deseo de toda la población libia. Eso resultó ser un error, y una simple ilusión. Con el paso de los años, Libia se dividió más y se convirtió en un peligro para sí misma y para la región, si no para la paz mundial.

El conflicto se convirtió en un claro ejemplo de fracaso de la ONU, gracias a las políticas hipócritas de sus principales miembros.

El creciente uso de sofisticadas tecnologías de guerra, como los aviones no tripulados y los combatientes privados, reduce el costo para quienes intervienen en Libia. Turquía o los Emiratos Árabes Unidos que apoyan a diferentes bandos, por ejemplo, pueden sostener intervenciones a largo plazo. Al mismo tiempo, siguen aprobando las resoluciones de las Naciones Unidas que prohíben esto, con su charla vacía de respetar el orden mundial. Por la misma razón, los llamados líderes mundiales son indiferentes, si no bendecir lo que ven. Ahora, el desorden mundial por el conflicto en la nación norteafricana rica en petróleo se ha convertido en un ejemplo de fracaso en el que la ONU está paralizada.

Al describir la falta de medidas punitivas contra los violadores de las resoluciones de las Naciones Unidas sobre Libia, Salame indicó una vez que “no hay palos” sobre la mesa. La falta de palos fomenta el desorden, y Libia es un ejemplo perfecto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEmiratos Árabes UnidosFranciaItaliaLibiaRusiaTurquía

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba