Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Francia abandona a Haftar y arremete contra Wagner

Mariscal de campo libio Khalifa Haftar, 17 de enero de 2020 [Ministerio de Relaciones Exteriores/Flickr]

Después de haber sido uno de los países europeos que más apoyo diplomático y logístico ha prestado, y de haber guardado silencio ante los miles de muertes y masacres cometidas por sus tropas, Francia ha abandonado finalmente al general Khalifa Haftar. ¿Pero no es demasiado tarde? ¿Y por qué ahora? El presidente francés Emmanuel Macron, que ha apostado por Haftar para defender los intereses de su país y sus compañías petroleras en Libia, está ahora a punto de perder sus últimas cartas.

En una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana Angela Merkel, Macron negó claramente su apoyo a Haftar y anunció su decepción por el ataque de esta última a la capital de Trípoli, el 4 de abril de 2019. Macron criticó por primera vez a Rusia, su anterior aliado en el apoyo a Haftar, y a su compañía de seguridad Wagner. Indicó que había hablado con el presidente ruso Vladimir Putin sobre el tema.

El ministro libio de Asuntos Exteriores Mohamed Taher Siala se dirigió al presidente francés con palabras pertinentes: “Si eso fuera hace 14 meses”. El margen de tiempo hace toda la diferencia. De hecho, hace 14 meses, Trípoli luchó sola en la batalla por la supervivencia, frente a la traicionera conquista de la milicia de Haftar. Trípoli había previsto una conferencia de paz internacional, pero varios países, entre ellos Francia, se unieron para apoyar el golpe de Haftar y destituir al gobierno internacionalmente reconocido. La negación de Macron de que su país no apoyaba a Haftar y su ataque a Trípoli, en realidad provoca perplejidad.

Hace apenas un año, París reconoció que los misiles Jabalina estadounidenses descubiertos por el ejército libio tras la liberación de Gharyan (100 kilómetros al sur de Trípoli), pertenecían al ejército francés.

París se retrasa 14 meses en declarar la condena del ataque de Haftar a Trípoli y 12 meses en condenar las armas en Gharyan. Además, Francia no condenó a la empresa rusa Wagner que participó en la agresión de Trípoli durante nueve meses, por lo que ¿qué impulsó a Francia a cambiar su postura y condenar tan severamente a Haftar y Wagner?

LEER: EE.UU. advierte a Haftar sobre el grupo Wagner y el suministro de petróleo en Libia

La causa más obvia es que Haftar sufrió una aplastante derrota en su guerra contra Trípoli, retirándose del este y el sur de un círculo de más de 400 kilómetros de diámetro. Debido a que “el vencido no tiene ningún aliado”, Francia abandonó a Haftar, al igual que Sudán y Grecia, como lo hizo Italia antes que ellos.

Pero la verdadera razón detrás del ataque de Macron a Wagner y de plantear el tema a Putin, es el movimiento de los mercenarios de Wagner al campo petrolero de Sharara en el extremo suroeste de Libia, incautado la semana pasada, después de que las unidades aliadas con el gobierno libio casi lo recuperaron.

Este campo es el mayor campo petrolífero de Libia. Su producción puede alcanzar los 300.000, o incluso 400.000, barriles por día durante los períodos de máxima actividad, y sus reservas se elevan a tres millones de barriles.

Sin embargo, el detalle más importante en relación con esta cuestión es que la empresa petrolera francesa Total tiene acciones en el proyecto del campo de Sharara, que es administrado por la Corporación Nacional de Petróleo de Libia, en asociación con las empresas españolas Repsol, la austriaca OMV y la noruega Equinor.

Cuando una empresa de seguridad rusa se acerca al campo de Sharara, en el que el gigante francés del petróleo y el gas invirtió grandes cantidades de dinero durante muchos años, esto significa entrar en la esfera de influencia francesa en Libia, lo que explica la furia de Macron contra Wagner.

Por lo tanto, Macron llamó a Putin el viernes para condenar la actividad de Wagner en Libia, mientras que Putin le informó que los “empresarios privados” (mercenarios de Wagner) no representan a Rusia.

Macron comentó la repulsa de Putin hacia Wagner, afirmando que él era: “Jugando con esta contradicción”. Pero Putin no es el único que actúa por incoherencia, ya que Macron también está en una terrible contradicción con respecto a Libia. ¿Cómo puede un país democrático apoyar a un general que ha organizado un golpe de Estado para tomar el poder por la fuerza militar y establecer una dictadura que heredarán sus hijos?

En otro contexto, los sitios de tráfico aéreo especializado siguieron por primera vez el lanzamiento de aviones de carga sirios y rusos en la base de Al-Khadim, operada por los Emiratos en Libia. El movimiento del avión muestra que partió de Damasco a Latakia, y luego a Egipto. Quedó fuera del radar después de llegar al oeste de Alejandría. Sin embargo, FlightAware, un sitio web especializado en la vigilancia de la aviación, publicó fotos que muestran la trayectoria de vuelo de la aeronave después de entrar en Egipto, donde se dirigió a la base aérea de Al-Khadim en Libia. El avión apareció de nuevo el martes pasado, al oeste de Alejandría, cuando salió de Egipto y regresó a Siria.

LEER: Túnez confirma su apoyo al gobierno libio

El sitio también detectó un avión de carga ruso del mismo modelo, que salía de Moscú al aeropuerto de Hmeimim en Latakia (Siria), y del aeropuerto a Egipto, y luego a la frontera con Libia.

El embajador de Turquía en Francia, Ismail Hakki Musa, confirmó que el embargo de armas contra Libia no se vigila ni se respeta en el este de Libia: “Y [la decisión de prohibición] está siendo violada diariamente por Egipto y los Emiratos Árabes Unidos (EAU)”.

En un discurso pronunciado ante la Comisión de Asuntos Exteriores y Defensa del Senado francés, el embajador turco confirmó que su país se encontraba en Libia en respuesta a una invitación oficial del gobierno legítimo libio reconocido por las Naciones Unidas (ONU). Musa declaró: “No entiendo por qué Europa y Francia están interesadas en prohibir el suministro de armas sólo por mar, mientras hacen la vista gorda al suministro de armas por tierra y aire. La resolución de la ONU a este respecto es violada diariamente a través de las fronteras terrestres de Egipto y por aire cuando se envían aviones de los Emiratos Árabes Unidos a Libia”.

El ex enviado de la ONU a Libia, Ghassan Salameh, denunció lo que denominó “la hipocresía política de ciertos países en el Consejo de Seguridad de la ONU”, acusándolos de “apuñalar por la espalda” al apoyar a Haftar en su fallido ataque a Trípoli.

“Ya no tengo ningún papel en Libia”, anunció el diplomático libanés en una entrevista con el Centro para el Diálogo Humanitario. “El día que atacó Trípoli, Haftar contaba con el apoyo de la mayoría de ellos [miembros del Consejo de Seguridad], mientras que en Libia se nos criticó por no haberlo detenido”, añadió Salameh.

Desde su nombramiento como jefe de la misión de la ONU en junio de 2017, Salameh ha tratado de promover las negociaciones entre las partes en conflicto para encontrar una solución. Sin embargo, ha fracasado más de una vez. Salameh señaló que el ataque Haftar, que fue lanzado con el apoyo militar de Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Rusia, así como con el apoyo de Francia: “Condujo a detener el proceso de paz en el que hemos estado trabajando durante todo un año.”

LEER: Turquía pide a Francia que se disculpe por el incidente del buque de guerra en el Mediterráneo

Categorías
ÁfricaEuropa y RusiaFranciaLibiaNoticiasRusiaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba