Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Escepticismo ante la apertura de los cafés y restaurantes en Egipto

Un camarero lleva una orden en un café de la capital egipcia, El Cairo, el 27 de junio de 2020, después de que las autoridades flexibilizaran las medidas de bloqueo vigentes para frenar la propagación del coronavirus. [MOHAMED EL-SHAHED/AFP vía Getty Images]

Egipto ha abierto sus cafés y restaurantes a medida que las autoridades se disponen a reabrir el país después de tres meses con nuevas directrices.

Los locales comprueban la temperatura de los clientes y les piden que se higienicen las manos al entrar.

Las autoridades han establecido un límite de ocupación del 25%, pero algunos establecimientos afirman que sólo tienen el 10% de sus clientes.

Los bares de Shisha han sido prohibidos y aunque las mezquitas han reabierto, no estarán abiertos para las oraciones del viernes, cuando asista una gran multitud.

Las iglesias tienen permitido servicios limitados, excluyendo la misa del domingo y el toque de queda nocturno también ha sido levantado.

EgyptAir ha dicho que reanudará los vuelos a 24 destinos durante la primera semana de julio y también los vuelos nacionales a los puntos turísticos de Sharm El-Sheikh, Hurghada, Luxor y Asuán.

Se prevé que la aerolínea nacional opere con una capacidad del 20 al 30% y está buscando un préstamo de 3.000 millones de libras egipcias (186,10 millones de dólares) para que pueda superar la era de COVID.

LEER: Etiopía comenzará a llenar la presa del Nilo en dos semanas

Como parte de las medidas para ayudar a mitigar la crisis de la vivienda, Egipto cerró sus aeropuertos en marzo y dejó en tierra casi todos los vuelos internacionales, lo que significó que la industria del turismo, una importante fuente de ingresos para el país, se vio muy afectada.

Las medidas para abrir cafés, cines, clubes y gimnasios han sido criticadas en medio de la preocupación de que el gobierno no tenga el virus bajo control.

El mes pasado el sindicato médico advirtió que el sistema de salud estaba a punto de colapsar debido a años de falta de financiación crónica y la falta de un adecuado PPE disponible para los médicos.

Egipto ha registrado oficialmente 65.188 infecciones y 2.789 muertes, sin embargo, los expertos han advertido que es probable que las cifras reales sean mucho más altas debido a la falta de pruebas y a los esfuerzos del gobierno por suprimir las cifras.

Las autoridades han arrestado a médicos y periodistas que cuestionan la narrativa del gobierno sobre la pandemia.

El gobierno egipcio sigue adelante con sus planes de coexistir con el virus en un intento de salvar su maltrecha economía.

Alrededor del 60% de los egipcios son pobres o vulnerables y la crisis de la vivienda ha exacerbado esta situación.

El FMI acaba de aprobar otro préstamo de 5.200 millones de dólares para Egipto, que se suma a los 2.800 millones de dólares ya prometidos para mitigar los efectos económicos del virus.

Las medidas de austeridad aplicadas en el marco de un préstamo del FMI de 12.000 millones de dólares en 2016 causaron circunstancias atroces a los egipcios comunes y corrientes que lucharon por hacer frente al aumento de los costos del combustible, la electricidad y los alimentos a medida que se reducían los subsidios.

Categorías
ÁfricaCoronavirusEgiptoNoticiasOriente Medio
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines