Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Apoyarán los países árabes el traslado de la embajada de Brasil a Jerusalén?

La bandera israelí y brasileña se ven fuera de la Embajada de Brasil, en Tel Aviv el 28 de octubre de 2018 [Jack Guez/AFP/Getty Images]

Por Eman Abusidu

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no esperó mucho tiempo para twittear, cuatro días después de ganar las elecciones presidenciales, sus intenciones de trasladar la embajada brasileña en Israel de Tel Aviv a Jerusalén. Siguiendo los pasos del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump, Brasil se convertirá en el segundo país más grande después de los Estados Unidos en dar este paso. Bolsonaro confirmó su promesa en una entrevista con Israel Hayom, declarando: “Israel es un estado soberano. Si decide su capital, actuaremos de acuerdo a ello.”

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se apresuró a entrar en Twitter para expresar su satisfacción por el anuncio de Bolsonaro: “Felicito a mi amigo, el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, por su intención de trasladar la embajada de Brasil a Jerusalén, un paso histórico, correcto y emocionante”. De todos los asuntos en el corazón del conflicto entre Israel y Palestina, ninguno es tan céntrico como el estatus de Jerusalén. A la luz de las posiciones árabes no influyentes sobre el tema, ¿usarán esta vez los árabes su influencia para convencer al presidente brasileño de que se retire de su decisión de trasladar la embajada brasileña a Jerusalén y de que la reconozca como capital de Israel?

Denunciar la decisión

Los dirigentes y funcionarios palestinos de todo el mundo árabe abogaron enérgicamente contra esa medida, que se consideraría un “ataque” contra el pueblo palestino y una violación del derecho internacional. Como expresó el Embajador de Palestina en el Brasil, Ibrahim Al-Zabin, a la Agencia France-Presse, el traslado de la embajada del Brasil a Jerusalén es “un acto hostil”. Además, la Liga Árabe advirtió a Bolsonaro que el traslado de la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén sería un retroceso en las relaciones del Brasil con los países árabes. En señal de solidaridad con el pueblo palestino, cientos de jóvenes brasileños salieron a las calles de São Paulo para conmemorar el Día de la Tierra.

En una entrevista con el ex Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, informó a MEMO que las relaciones brasileño-árabes no sólo se basan en un intercambio comercial, sino: “Hay relaciones familiares, relaciones culturales, relaciones de influencia… También, por supuesto, hay inmigrantes árabes que juegan un papel importante en la construcción de Brasil.” La comunidad árabe constituye una gran proporción de la sociedad brasileña, y muchos de ellos ocupan posiciones prominentes dentro de ella. Según la Organización Internacional para las Migraciones, hay 13 millones de migrantes árabes en Brasil.

La visita de Bolsonaro a Israel

En marzo de 2019, dos meses después de la visita de Netanyahu a Brasil, el presidente de Brasil llegó para una visita de cuatro días a Israel. “Amo a Israel”, profesó Bolsonaro en hebreo en una ceremonia de bienvenida en el aeropuerto Ben-Gurion de Tel Aviv, con Netanyahu a su lado. “En su primera visita fuera del continente americano, está en Israel para llevar nuestras relaciones a un nuevo nivel”, anunció Netanyahu en la misma ceremonia. Netanyahu y Bolsonaro han firmado desde entonces “muchos acuerdos”, incluyendo acuerdos de seguridad.

LEER: El 95% de los palestinos en las cárceles israelíes sufren torturas

Contrariamente a las normas del protocolo diplomático, Bolsonaro fue a la Iglesia del Santo Sepulcro y al Muro de los Lamentos, mientras que, en cambio, no visitó Ramallah ni se reunió con funcionarios de la Autoridad Palestina durante su viaje. El ex alcalde de São Paulo y candidato del Partido de los Trabajadores a la presidencia de Brasil en las elecciones de 2018, Fernando Haddad, comentó en Twitter la visita de Bolsonaro a Israel: “En Brasil, los cristianos, musulmanes y judíos no sólo viven en paz, sino que también se casan entre sí. En una visita a Israel, Bolsonaro ignoró lo primero, ofendió lo segundo y frustró lo segundo, además de importar un conflicto inexistente entre nosotros. No hay ganancia”.

Durante la visita se esperaba que Bolsonaro anunciara si planeaba trasladar la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén. En contraste, Bolsonaro anunció que Brasil abrirá una oficina comercial en Jerusalén, un cambio de política debido a la oposición de los oficiales militares dentro de su gabinete.

Trump tardó nueve meses en decidirse, en dar su última palabra, para que la embajada fuera transferida”, según Bolsonaro, “quizás ahora abramos una oficina comercial en Jerusalén”.

Repercusiones en las exportaciones de carne al mundo árabe

Aunque Bolsonaro trata de reforzar los lazos con Israel, no puede permitirse el lujo de ignorar a los principales socios comerciales árabes. Brasil es el mayor productor de carne de vacuno que cumple con los estándares halal. “En el caso de reconocer a Jerusalén como la capital israelí, por ejemplo, estaría desperdiciando 6.000 millones de dólares anuales en ventas de aves de corral a los países árabes“, explicó Rubens Barbosa, ex embajador brasileño en Washington. En cuanto a los intereses financieros, las cifras demuestran que lo que Brasil adquiere de los países árabes supera con creces lo que obtiene de Israel. Según el Ministerio de Economía, las exportaciones de Brasil al mundo árabe ascendieron a 10.800 millones de dólares en 2019, en comparación con los 371 millones de dólares a Israel.

La visita de Bolsonaro a los Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Arabia Saudita

El presidente de Brasil viajó a los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Qatar y Arabia Saudita entre el 25 y el 31 de octubre de 2019, con la esperanza de pasar la página con las naciones árabes sobre una propuesta para trasladar la embajada de Brasil. El secretario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil para las negociaciones bilaterales con el Medio Oriente, Kenneth Nobrega, señaló: “Las invitaciones para visitar los Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Arabia Saudita son una prueba de que el tema ha sido superado“. El viaje también tenía por objeto dar a conocer las oportunidades de inversión en el Brasil y fomentar las exportaciones.

Arlene Elizabeth Clemesha, profesora de Historia Árabe en la Universidad de São Paulo, explica que: “Bolsonaro ha pospuesto indefinidamente la idea de transferir nuestra embajada a Jerusalén para preservar las relaciones con los países árabes. También ha viajado a los países árabes para tratar de mantener o incluso reconstruir las relaciones, a raíz de la tensión creada por la cuestión de una posible embajada en Jerusalén. Sin embargo, siempre se ha posicionado del lado de los países árabes que también son aliados de EE.UU. e Israel, como Arabia Saudita. Tiende a no mencionar en absoluto a los palestinos”.

LEER: Los ayudantes de Trump empiezan a debatir el plan de anexión de Israel a la Ribera Occidental

Eduardo Bolsonaro abrió la oficina comercial de Brasil en Jerusalén
En diciembre de 2019, tras dos meses de visitas a los países árabes, el parlamentario brasileño Eduardo Bolsonaro llegó a Israel y abrió la oficina comercial de APEX-Brasil en Jerusalén, que anunció a través de The Times of Israel que era el primer paso para trasladar la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén en algún momento del año siguiente. “Sí. Sucederá. Hagámoslo de forma inteligente”, comentó sobre el traslado de la embajada.

Eduardo Bolsonaro también predijo: “No creo que si movemos la embajada, suframos represalias contra nuestros productos brasileños. No creo que eso vaya a suceder”. Parece que confirmó lo que su padre había señalado anteriormente en enero de 2019 en una entrevista televisiva: “Hay países árabes extremistas que se opondrán a la posibilidad de que Brasil traslade su embajada en Israel a Jerusalén, pero otros países no lo harán”. Algunos informes de prensa especularon que Eduardo Bolsonaro estaba buscando mercados europeos en caso de que los países árabes se negaran a recibir carne brasileña.

Una vez que la oficina comercial de Brasil abra en Jerusalén, ¿será suficiente para Brasil? ¿O Bolsonaro volverá a plantear la cuestión en un contexto electoral, para ampliar el apoyo evangélico en su campaña de reelección de 2022, o posiblemente incluso antes? ¿Apoyarán los países árabes el traslado de la embajada brasileña a Jerusalén? Si se transfiere la embajada, ¿se las arreglarán los árabes sin la carne brasileña? Estas preguntas permanecerán sobre la mesa hasta que, un día, se hagan realidad.

LEER: Israel construye una nueva carretera sólo para colonos cerca de Belén para unir los asentamientos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBrasilIsraelPalestina
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines