Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La estrategia de Rusia en el Mediterráneo puede aumentar el apoyo de EE.UU. a Turquía

El Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov (D), se reúne con el comandante militar Khalifa Haftar de Libia oriental en la Casa de Recepción del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia en Moscú, Rusia, el 13 de enero de 2020. [Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia / Folleto - Agencia Anadolu]

Por Firas Faham

Los Estados Unidos han aumentado las apuestas en respuesta a la creciente influencia rusa en Libia, habiendo tratado de mantener un equilibrio entre las partes en conflicto y evitar ponerse del lado de una a expensas de la otra. Durante todo un año Washington se contentó con exigir el fin del asalto a la capital Trípoli por las fuerzas leales al mariscal de campo Khalifa Haftar e impulsar un acuerdo político bajo los auspicios de la ONU.

El 27 de mayo, sin embargo, el Comando de África de EE.UU. reveló que Rusia había transferido 14 aviones de guerra a Libia, después de camuflarlos en Siria. El movimiento de Moscú se hizo para apoyar a los mercenarios de la Compañía Wagner que luchaban junto a las fuerzas de Haftar.

La respuesta inicial de Estados Unidos fue hacer contacto directo con el Ministerio de Defensa de Túnez para discutir el posible despliegue de tropas estadounidenses cerca de la frontera con Libia. Esto contrarrestaría la creciente influencia rusa en el norte de África a las puertas de Europa.

Los Estados Unidos están haciendo sonar la alarma sobre la influencia de Moscú en Libia, donde la estratégica base de Al-Jafra en el centro del país alberga aviones de guerra rusos, y donde podrían desplegarse sistemas de misiles de largo alcance. Esto se suma a los esfuerzos rusos por conseguir la concesión para que su marina utilice los puertos de Tobruk y Derna en la costa este de Libia. Si eso ocurre, Rusia estará en una posición fuerte en el Mediterráneo oriental, dado que ya tiene una base naval en Tartus, Siria.

LEER: Turquía rechaza la propuesta egipcia de alto el fuego para Libia

Siria y Libia son los dos puntos centrales de la estrategia rusa de bloqueo de Europa Occidental y tienen más influencia en las políticas de Turquía, por lo que poco a poco se va deshaciendo de la alianza de la OTAN. Sin embargo, parece que Washington ha interpretado bien los movimientos de Moscú y ha trabajado para proporcionar apoyo político a la presencia de Turquía en Libia. El embajador de los Estados Unidos en Libia, Richard Norland, acogió con satisfacción lo que describió como el papel positivo de Turquía para poner fin a la influencia de los mercenarios Wagner (rusos) y Janjaweed (sudaneses) durante una conferencia de prensa el 4 de junio. Estos mercenarios han estado involucrados en operaciones militares en Trípoli desde octubre del año pasado.

Los países de la UE están acostumbrados a tener a los estados de Europa del Este como un amortiguador entre ellos y Rusia. Habiendo impuesto el hecho consumado de su anexión de Crimea a Ucrania, Moscú ha aumentado su presencia militar en Siria y ahora en Libia. Esta es una nueva amenaza para Europa Occidental.

Los países europeos, incluyendo Francia, Alemania e Italia, han construido una dependencia del petróleo libio de bajo costo para no poner todos sus huevos en la cesta de petróleo de Rusia. Las estadísticas de 2016 muestran que Europa importó alrededor del 70% de sus necesidades totales de petróleo de Rusia. Ahora, sin embargo, Moscú parece reacio a renunciar a su control sobre el suministro de petróleo a Europa. La influencia rusa en los puertos exportadores de petróleo de Libia, y las concesiones e inversiones que seguirán en el sector de la energía, permitirán a Moscú seguir controlando la energía que fluye hacia Europa. Además, el acceso de Rusia a las reservas de petróleo de Libia ayudará a Moscú a continuar con su plan de aumentar las exportaciones de petróleo a China hasta 30 millones de toneladas anuales, manteniendo al mismo tiempo el control del mercado petrolero europeo y asegurando sus propias necesidades.

La costa libia es una importante puerta de entrada para que los inmigrantes crucen el Mediterráneo hacia Europa con la esperanza de buscar asilo allí. Una vez establecida en Libia, Rusia podrá influir en la seguridad de Europa, lo que probablemente llevará a los países europeos a buscar un entendimiento con Moscú. A su vez, esto podría conducir a un debilitamiento de la Unión Europea, con países como Italia, Grecia y Francia tratando de aumentar su coordinación y cooperación con Moscú por el deseo de preservar su seguridad nacional y energética. También es necesario que Europa refuerce su posición contra Turquía en lo que respecta a la demarcación de las fronteras marítimas en el Mar Mediterráneo y la lucha por los recursos naturales, especialmente por parte de Grecia y Francia.

Las acciones de Rusia en Idlib tienen que ser vistas en el contexto de los esfuerzos para tener influencia en toda Europa y empujar a los Estados de la UE a impulsar sus vínculos con Moscú. Turquía debe ser consciente de ello porque ha aumentado su presencia militar en la provincia siria desde febrero para asegurarse de que mantiene la tarjeta Idlib; la provincia significa mucho para Ankara y la seguridad nacional turca.

LEER: Reunión de emergencia de la OCI examina el plan de anexión israelí

Desde la intervención militar directa de Rusia en Siria en septiembre de 2015, Moscú ha logrado imponerse como uno de los principales actores del conflicto. Ankara abrió canales de comunicación con el Kremlin después de que la Fuerza Aérea Turca derribara un avión ruso cerca de la frontera de Turquía con Siria en noviembre de 2015.

Con el fortalecimiento de la presencia de Rusia en Siria, Turquía está convencida de que no hay alternativa a la coordinación entre los dos países para garantizar sus intereses de seguridad en su vecino del sur. Esta coordinación dio como resultado el proceso de paz de Astana, luego las relaciones evolucionaron hacia un acuerdo para la compra de un sistema de defensa aérea ruso S400. Esto último exacerbó las diferencias entre Ankara y Washington.

Es muy posible que Rusia intente extender su influencia en Siria a través de las regiones que afectan directamente a la seguridad nacional turca; podrían establecerse bases militares en la región de Kessab, por ejemplo, y en algunas zonas montañosas con vistas a la frontera turca. Se trata de un esfuerzo de Moscú por aumentar su influencia en la política exterior de Turquía, y así empujar a Ankara a acercarse a Rusia y alejarse de la OTAN.

La estrategia de Rusia podría limitar la influencia de EE.UU. en Europa y en Turquía, lo que quizás explica el cambio de tono de Washington en Libia, y el esfuerzo por desplegar tropas en Túnez. Sin embargo, también puede empujar a los EE.UU. a dar más apoyo a Turquía para evitar que Moscú controle las reglas y el juego.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 7 de junio de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRusiaTurquíaUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba