Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ocupación israelí arresta al imam de la mezquita de Al-Aqsa

Gran Muftí de Jerusalén Jeque Ekrima Sa'id Sabri en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén el 25 de febrero de 2019 [Agencia Faiz Abu Rmeleh/Anadolu]

Las fuerzas israelíes arrestaron al Sheikh Ekrima Sabri, presidente del Consejo Supremo Islámico e imam de la mezquita Al-Aqsa, tras asaltar su casa en la Jerusalén ocupada, según el Centro de Información Palestina (CPI).

Las fuerzas de ocupación han asaltado varias veces la casa del Sheikh Sabri y lo han sacado de Al-Aqsa con el pretexto de incitar a los ciudadanos a rezar en la mezquita.

El Sheikh Sabri ha rechazado cualquier medida israelí para restringir la oración en la mezquita de Al-Aqsa y ha hecho un llamamiento: “Nuestros compañeros palestinos se preparen para defender a Al-Aqsa de cualquier amenaza en los próximos días.”

El Sheikh Sabri tiene 79 años y nació en Qalqilya. Es el clérigo de la Mezquita Al-Aqsa, el antiguo gran muftí de Jerusalén y cofundador y presidente del Consejo Supremo Islámico.

El viernes por la mañana, las fuerzas de ocupación impidieron que los ciudadanos palestinos llegaran a la Mezquita Al-Aqsa y arrestaron a la jerosolimitana Hanadi Al-Halawani, profesora de las escuelas de la Mezquita Al-Aqsa, mientras se encontraba en la zona de Bab Al-Asbat. Al-Halawani forma parte de un grupo de palestinos que permanece voluntariamente en la Mezquita de Al-Aqsa para supervisar, en un esfuerzo por detener el esfuerzo de Israel por judaizar el lugar.

La Mezquita Al-Aqsa se enfrenta a los planes de judaización, ya que las organizaciones del templo llamaron a asaltar y ocupar el lugar sagrado, y dividir el tiempo y el espacio de oración entre musulmanes y judíos.

LEER: Qatar revela la verdad sobre su “retirada” del Consejo de Cooperación del Golfo

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba