Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La destrucción de los grupos de la acción árabe conjunta

Cumbre de la Liga Árabe en Túnez, Túnez, el 31 de marzo de 2019 [Organismo Yassine Gaidi/Anadolu]

Por Hamada Faraneh

 

Han transcurrido cinco meses desde que los empleados de la Unión Árabe de Transporte Terrestre recibieron sus salarios, lo que significa que sus salarios fueron retenidos antes de la propagación de la pandemia de coronavirus y la devastación que ésta causó. No es debido a la cuarentena que los países árabes miembros del sindicato no pueden pagar al sindicato, a su junta directiva y al órgano general.

El sufrimiento de la Unión Árabe de Transportes Terrestres no es único, y el fracaso y la negligencia árabes hacia las instituciones de la Acción Árabe Conjunta no se limita a no pagar sus cuotas para estas instituciones.

En primer lugar: La capacidad financiera de muchos países árabes es débil debido a las guerras interárabes que destruyeron Siria, Iraq, Libia y Yemen y al agotamiento de las capacidades de otras partes árabes. Esto los ha puesto en un estado de confusión e incapacidad para cumplir sus obligaciones, lo que se refleja en la labor y las tareas de estas instituciones nacionales.

Segundo: La disminución del entusiasmo político hacia la Acción Árabe Conjunta. La prioridad nacional ya no tiene mucha importancia para muchos partidos árabes, especialmente después de la ausencia de los principales países árabes en la gestión de la Acción Árabe Conjunta y su interés por las instituciones de la Liga Árabe y el fortalecimiento de sus funciones. Cada uno de ellos tiene sus propias circunstancias y problemas.

LEER: Más de 100 violaciones por parte de Israel en Palestina en una semana

Tercero: Es una respuesta a una política maliciosa, incitada por las conspiraciones estadounidenses e israelíes, que se está aprobando con diversos pretextos, nombres y motivos con el fin de eliminar la acción árabe conjunta y poner fin a la cohesión nacional entre el pueblo de una sola nación. Esto es evidente en los nombres de nuestra región, el Oriente Medio y el Norte de África, evitando utilizar los términos los países del mundo árabe, el mundo árabe, o los países árabes, o cuando dicen la Asociación Euromediterránea en lugar de la cooperación árabe-europea, entre dos grupos de países, y entre dos pueblos: árabes y europeos. El objetivo es incluir a la colonia israelí como miembro de este grupo como parte de los países de la cuenca mediterránea y eliminar cualquier acción conjunta árabe-europea y los intentos de dividir a los países árabes, como fue el caso del Sudán y lo que está ocurriendo actualmente con Iraq y Siria por motivos maliciosos, aunque los kurdos tengan un derecho legítimo a la plena igualdad, al igual que los árabes.

El programa agresivo trabaja para maximizar las diferencias árabes con Irán, Turquía y Etiopía, que están involucrados en políticas que se apoderan de los derechos de los árabes, interfieren en sus asuntos internos, dañan su independencia y causan incitación entre sus doctrinas como en Irak, Yemen, Siria y otros.

LEER: Israel detiene el llamado a la oración en la mezquita Ibrahimi de Hebrón

La pérdida de capacidad financiera y el empobrecimiento de las organizaciones e instituciones de acción conjunta árabes no es intrascendente, como tampoco lo es la suspensión de sus actividades. Por el contrario, forma parte de una política sistemática y deliberada para eliminar las manifestaciones de la solidaridad árabe y los intereses nacionales contra el enemigo nacional común: el proyecto colonial expansionista israelí que 1. Ocupa las tierras de tres países árabes, a saber, Palestina, Siria y el Líbano 2. Se ha convertido en un proyecto de desarrollo económico y social. 3. Viola y profana los sitios musulmanes y cristianos más sagrados, entre ellos la mezquita de Al-Aqsa, la primera de las dos Qiblas, la segunda de las dos mezquitas, la tercera de las tres mezquitas sagradas y el sitio del Viaje Nocturno del Profeta Mahoma y la Iglesia del Santo Sepulcro. Estas violaciones apuntan a nuestros intereses nacionales, nuestros valores y santidades islámicas y cristianas, y no hay disuasión. A pesar de esto, algunos están trabajando para normalizar las relaciones con Israel y promoverlo como un partido cuya existencia es inevitable.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Addustour el 29 de mayo de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba