Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las incursiones saudíes destruyen el Patrimonio de la Humanidad del Yemen

Un hombre yemení camina entre los escombros de un edificio destruido por un ataque aéreo llevado a cabo por la coalición saudí en Sanaa, Yemen, el 5 de septiembre de 2018 [Mohammed Huwais/AFP/Getty Images]

Tres antiguos edificios se derrumbaron en la capital yemení, Sanaa, después de que sus cimientos se debilitaran por los ataques aéreos de la coalición saudí sobre la ciudad, dijeron las autoridades.

Las estructuras, que habían sido inscritas en la Lista del Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), se han visto amenazadas repetidamente como resultado de la guerra de cinco años entre la coalición árabe liderada por Arabia Saudita y el grupo Houthi.

Las fuertes lluvias que causaron inundaciones erosionaron aún más los cimientos de los edificios, provocando su derrumbe, explicaron los funcionarios, y añadieron que los propietarios murieron como consecuencia de ello.

“Primero, los cohetes hicieron temblar las casas de la Ciudad Vieja, y luego la lluvia también”, dijo Abdullah Al-Hadrami, residente de la Ciudad Vieja de Sanaa.

LEER: Argelia enfurece a Marruecos calificando al Sahara Occidental como “ocupado”

La histórica Ciudad Vieja de Sanaa es conocida por sus numerosas mezquitas y “hammams”, además de 6.000 casas de ladrillo de barro que datan de antes del siglo XI.

Se cree que Sanaa fue fundada hace 2.500 años.

La UNESCO ha prometido casi 70.000 dólares para restaurar los edificios dañados durante la temporada de lluvias en el Yemen, dijo Amat Al-Razzaq, director de la Organización General para la Preservación de las Ciudades Antiguas. Añadió que esta cantidad será suficiente sólo para la restauración de 40 viviendas.

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioUNESCOYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba