Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía: ¿Renuncia inmediata de un ministro o una pelea por el poder?

El Ministro del Interior de Turquía, Suleyman Soylu (Iz), hace un gesto durante una reunión con representantes de los medios de comunicación en la Dirección General de Gestión de las Migraciones en Ankara (Turquía) el 2 de agosto de 2019. [Barış ORAL - Agencia Anadolu]

Para la opinión pública, la dimisión de Suleyman Soylu parece estar relacionada con sus deficiencias en el manejo de la pandemia de coronavirus, pero para los que están cavando más hondo, la dimisión del ministro del interior -una figura prominente del Partido de la Justicia y el Desarrollo- encabeza un largo capítulo de conflictos dentro del partido, entre un grupo dirigido por el ministro dimisionario y otro grupo dirigido por el yerno del presidente y el ministro de finanzas Berat Albayrak.

Los expertos y observadores turcos no parecían sorprendidos por la decisión de Soylu, como parecía esperarse a la luz de la parcialidad del presidente Erdogan y el continuo apoyo de su yerno, que sigue subiendo en las filas del partido y del Estado. Esto no es muy distinto del despotismo que conocemos en otro país, donde a una figura política que carece de experiencia, habilidad y las calificaciones necesarias también se le confió una enorme responsabilidad, pero también tuvo la suerte de ser el yerno del presidente – Jared Kushner.

La dimisión de Soylu es quizás la más significativa desde la ola de dimisiones de los fundadores y las figuras históricas del Partido de la Justicia y el Desarrollo, como Abdullah Gül, Ali Babacan y Ahmet Davutoğlu. Lo que distingue esta renuncia de las anteriores es que la persona que renuncia esta vez no fue uno de los fundadores del partido gobernante, sino que se incorporó recientemente, después de estar entre los más destacados opositores y críticos.

LEER: Sarraj: “El tiempo de negociación con Haftar ha terminado”

Antes de unirse al Islam político, Soylu era un símbolo del nacionalismo turco, y uno de los pilares del estado profundo del país. Participó en el ataque a Erdogan y su partido, hasta que decidió empezar a luchar en el frente contrario, convirtiéndose en una punta de lanza en manos del partido y el presidente, y se convirtió en el símbolo más cruel y opresivo del establishment gobernante.

El Presidente turco Recep Tayyip Erdogan (8º R), el Primer Ministro turco Binali Yildirim (9º R), el Vicepresidente del Partido de la Justicia y el Desarrollo (Partido AK) y el portavoz del Partido AK Mahir Unal (7º R), el ex Primer Ministro turco Ahmet Davutoglu (12º R), los ex presidentes de la Gran Asamblea Nacional de Turquía (TBMM), Bülent Arinc (5º R), Cemil Cicek (3º R), Mehmet Ali Sahin (4º R), el Viceprimer Ministro de Turquía Mehmet Simsek (R) asisten al 16º Aniversario de la fundación del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AK) en el distrito de Sincan de Ankara, Turquía, el 14 de agosto de 2017. [Murat Kaynak – Agencia Anadolu]

La renuncia de Soylu no fue recibida como una buena noticia por el presidente. Erdogan juzgó que no era “apropiado” que Soylu renunciara y que el ministro continuara en su puesto, la presidencia lo anunció poco después.

La declaración de Soylu se produjo justo antes de que finalizara el fin de semana de bloqueo en 31 provincias de Turquía, incluida su mayor ciudad y centro comercial, Estambul, donde viven 16 millones de personas.

Según fuentes de los medios de comunicación, la renuncia de Soylu no significa necesariamente que dejará la política o la escena pública. Esas fuentes sugieren tres posibles escenarios: el primero es que la disputa se resuelva, aunque sea temporalmente, a la espera de una nueva ronda de conflictos dentro del partido gobernante; el segundo sería que Soylu estableciera un nuevo partido, basándose en su amplia gama de partidarios dentro del Partido de la Justicia y el Desarrollo, y el tercero, que iniciara negociaciones para unirse al Partido del Movimiento Nacional, aliado del partido gobernante, basándose en las opiniones políticas e ideológicas compartidas con la esperanza de que encabezara la lista de candidatos a la sucesión de Devlet Bahçeli.

Soylu continuará la batalla por el segundo puesto en el partido gobernante desde dentro. Si pierde esta batalla, entonces luchará por ser el segundo puesto en Turquía desde fuera del partido, y tal vez desde dentro del Partido del Movimiento Nacional – la asociación entre el Partido de la Justicia y el Desarrollo y el Partido del Movimiento Nacional parece obligatoria para ambos, para interponerse en el camino de la oposición democrática secular turca, que se está fortaleciendo a medida que el público se aleja más del gobernante.

LEER: Argelia: El jefe de inteligencia fue arrestado inmediatamente después de su despido

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónTurquía
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines