Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las condiciones de las cárceles de Israel matarán a los prisioneros palestinos antes de que el coronavirus lo haga

Prisioneros palestinos [Foto de archivo]

Por Anjuman Rahman

Los prisioneros palestinos están hoy atrapados luchando en dos frentes: uno contra la pandemia del coronavirus, y el otro contra las horribles condiciones carcelarias de Israel; mueren tratando de sobrevivir.

Cuatro prisioneros palestinos han dado hasta ahora positivo para el coronavirus con el número

se espera que aumente en gran medida. Otro detenido dio positivo para el virus unos días después de su liberación.

Hay aproximadamente 5.000 prisioneros políticos palestinos en las cárceles israelíes, según el grupo de derechos de los prisioneros Addameer.

Los trabajadores palestinos desinfectan los lugares de culto como medida preventiva en medio de los temores de la propagación del nuevo coronavirus el 12 de marzo de 2020 [Ashraf Amra/ApaImages]

Más de 700 presos y presas de las cárceles israelíes necesitan atención médica seria, 17 de los cuales se encuentran en estado crítico en el hospital de la cárcel de Ramla, que carece de normas adecuadas de atención médica.

La mayoría de ellos se encuentran hacinados en espacios reducidos, donde los presos no pueden practicar ningún tipo de distanciamiento social, y se les deja sin el equipo de limpieza y la atención médica necesarios para garantizar su seguridad frente a un contagio incluso menos mortal, por no hablar del coronavirus potencialmente mortal.

Numerosas organizaciones han advertido de que sólo se necesitaría una persona infectada para propagar el virus a toda la población cautiva y provocar una tragedia devastadora.

LEER: Los enfrentamientos en Egipto dejan 8 muertos y 3 heridos

A pesar de los llamamientos para que se libere a los prisioneros para salvar vidas, las autoridades israelíes no están asumiendo la responsabilidad y mitigando las preocupaciones internacionales protegiendo a los prisioneros palestinos.

En su lugar, Israel está utilizando el pretexto del coronavirus para aumentar su abuso de los detenidos palestinos imponiéndoles restricciones más severas. El Servicio de Prisiones de Israel (IPS) ha limitado las visitas de los prisioneros enfermos y heridos a las clínicas médicas y ha cancelado todos sus chequeos a pesar de que muchos sufren síntomas del virus.

También ha prohibido a los representantes legales de los prisioneros palestinos la comunicación directa, permitiéndoles únicamente ponerse en contacto con sus clientes por teléfono, lo que les impide evaluar con precisión la salud y la seguridad de los detenidos.

Se han notificado casos de presos a los que se les ha negado el acceso a productos de limpieza y se les ha pedido que utilicen calcetines como mascarillas. Esto se suma a que los comedores de las cárceles israelíes han dejado de suministrar un total de 140 productos, incluidos los suministros de limpieza vitales.

El Director del Centro de Estudios de Prisioneros, Raafat Hamdouna, dijo que la política israelí de negligencia médica se compone de cuatro elementos: la falta intencional de un examen médico adecuado, la falta de medicamentos apropiados, la falta de pruebas de laboratorio y el aplazamiento de cirugías urgentes.

Añadió que las autoridades israelíes impiden que el Ministerio de Salud palestino envíe medicamentos a los prisioneros palestinos.

A medida que crece la alarma por el peligro que el virus representa para los prisioneros, muchos han olvidado la tortura y la falta de atención médica que han estado matando a los detenidos palestinos desde 1967.

LEER: El turismo de Túnez podría perder 1.400 millones de dólares, el gobierno busca una garantía de préstamo para emitir bonos

Desde entonces, al menos 222 prisioneros palestinos han muerto en las cárceles israelíes; al menos 65 como resultado de la falta de atención médica, según el Centro de Prisioneros Palestinos.

A finales del año pasado, el preso político Sami Abu Diak murió de cáncer terminal y sufrió una insuficiencia renal y pulmonar mientras estaba detenido. Las pobres e inhumanas condiciones de la prisión y la deliberada negligencia médica dieron lugar a la propagación de tumores en el cuerpo del preso de 36 años.

Abu Diak se sometió a varias cirugías y sufrió varias complicaciones, sin embargo, las autoridades de ocupación israelíes se negaron a ponerlo en libertad por motivos humanitarios.

Los que sobreviven a los frecuentes decenios de detención viven sus vidas con enfermedades prolongadas que los acompañan para siempre. Es un asesinato lento.

Nunca se tomaron precauciones para proteger la vida de los prisioneros antes de la enfermedad altamente contagiosa. ¿Es realmente tan impactante que nada haya cambiado?

Durante décadas, los palestinos han perdido la vida como resultado de la negligencia médica en las prisiones, mientras que la Comisión de Asuntos de los Prisioneros explicó que el 95% de los detenidos son sometidos a tortura desde el momento de su arresto.

Esto continúa durante los interrogatorios e incluso después de que los prisioneros son colocados en los centros de detención.

En lugar de acceder al tratamiento en el hospital, muchos son a menudo recluidos en régimen de aislamiento.

Los diagnósticos erróneos son comunes, señaló Ehteram Ghazawneh, coordinador de la unidad de documentación e investigación de Addameer. Esto retrasa el acceso de los prisioneros al tratamiento necesario y, en muchos casos, resulta en la muerte, explicó.

LEER: El problema de dejar que Al-Assad “gane”

Los prisioneros han dicho que piensan tomar medidas contra su condición de detenidos; esto significa a menudo que inician huelgas de hambre abiertas, que los dejan debilitados y más susceptibles a las enfermedades.

La ausencia de medidas sanitarias de IPS para proteger a los prisioneros palestinos durante la pandemia mundial hace cada vez más evidente que Israel busca aprovechar el virus mortal para librarse de su problema palestino.

Mientras el mundo se preocupa por tratar de hacer frente al coronavirus mortal de rápida propagación, los palestinos siguen luchando por sobrevivir bajo una realidad que los ha dejado no sólo prisioneros de la ocupación sino también susceptibles a enfermedades que habrían sido tratables, si sólo fueran israelíes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónCoronavirusIsraelOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba