Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Egipto: Las declaraciones de Etiopía sobre la presa del Renacimiento, “un insulto inaceptable”

El Primer Ministro de Etiopía Abiy Ahmed (C), el Presidente de Egipto Abdel Fattah al-Sisi (D) y el Presidente del Sudán Omar Al Bashir (Iz) participan en una cumbre tripartita sobre una presa en el río Nilo, en Addis Abeba (Etiopía) el 10 de febrero de 2019. [Presidencia de Egipto / Folleto - Agencia Anadolu]

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto ayer criticó los recientes comentarios del gobierno etíope sobre la resolución de la Liga Árabe para la disputa de la Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD).

En una declaración oficial, el ministerio describió los comentarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Etiopía como “inapropiados, faltos de diplomacia, e hicieron un insulto inaceptable a la Liga Árabe y sus miembros”.

“La postura y la posición de Etiopía durante estas negociaciones, que ha sido criticada por la Liga Árabe, pone de manifiesto su intención de ejercer la hidrohegemonía y de ungirse como el único beneficiario indiscutible sobre el Nilo”, dijo el ministerio, y añadió que Addis Abeba “insistió en llenar la GERD unilateralmente en julio de 2020 sin llegar a un acuerdo con los estados río abajo [Egipto y Sudán], mientras mantenía las negociaciones sobre la GERD como rehén de las consideraciones políticas nacionales”.

En la declaración se señaló que la resolución de AL reflejaba “la consternación y el descontento por el historial de Etiopía a lo largo de las interminables rondas de negociaciones sobre la GERD, en particular desde la conclusión del Acuerdo de 2015 sobre la Declaración de Principios”.

El Ministerio señaló que la postura de Addis Abba constituía una “violación material de la Declaración de Principios y demostraba, sin lugar a dudas, la mala fe de Etiopía y su falta de voluntad política para alcanzar un acuerdo justo y equilibrado sobre la GERD”.

Al hacer un llamamiento a la comunidad internacional “para que se sume a la Liga Árabe en el reconocimiento del continuo desafío y unilateralismo de Etiopía, que amenaza con socavar la estabilidad y la seguridad regionales”, el Ministerio subrayó que El Cairo seguía teniendo una “solución justa y equilibrada que satisface los intereses de las partes en litigio y brinda una oportunidad histórica de escribir un nuevo capítulo de cooperación entre los tres países”.

“Se trata de una solución en la que todos salen ganando y que debería aprovecharse en beneficio de más de 240 millones de egipcios, etíopes y sudaneses”, reiteró el Ministerio de Relaciones Exteriores.

LEER: Sudán rechaza los borradores egipcios sobre la presa del Renacimiento

Etiopía está construyendo una presa de 5 mil millones de dólares cerca de la frontera con el Sudán. Dice que proporcionará al país la tan necesitada electricidad y la regeneración económica. Egipto cree que cuando se llene la barrera, se restringirá el ya escaso suministro de agua del Nilo.

Egipto depende casi por completo del agua del Nilo, ya que recibe alrededor de 55,5 millones de metros cúbicos al año del río, y cree que el llenado de la presa afectará al agua que necesita para beber, para la agricultura y para la electricidad.

Después de que fracasaran las conversaciones a tres bandas entre los países africanos, se establecieron en los EE.UU. como mediadores externos.

En noviembre, los Estados Unidos mediaron en una reunión en Washington, fijando el 15 de enero como fecha límite para resolver la disputa, que en un momento dado parecía destinada a estallar en un conflicto militar entre El Cairo y Addis Abeba. Acordaron cuatro rondas de negociaciones. La primera se celebró en la capital etíope, la segunda en El Cairo y la tercera en Jartum.

A pesar de que las discusiones parecían mejorar, en Navidad se estancaron de nuevo después de la tercera ronda en la capital sudanesa.

El Cairo quiere que Etiopía garantice que Egipto recibirá 40 mil millones de metros cúbicos o más de agua del Nilo. El Ministro de Irrigación de Etiopía, Seleshi Bekele, dijo que Egipto ha abandonado esta demanda, pero Egipto insiste en que no lo ha hecho y emitió una declaración a tal efecto.

También hay un conflicto no resuelto sobre la rapidez con que se llenará la presa, con el temor de Egipto de que si se llena demasiado rápido, podría afectar a la electricidad generada por la presa de Aswan. Egipto quiere que se llene en siete años, por lo menos, mientras que Etiopía está presionando por cuatro.

Categorías
EgiptoEtiopíaNoticiasOriente MedioSudán
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines